“En la renegociación de la deuda, está la sociedad argentina primero”

 -  - 


Ante el pleno de la Cámara Baja, el ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso durante poco más de una hora. Trazó un panorama de la situación del país en relación a la deuda, habló de los desafíos a futuro y aclaró que no iba a dar detalles públicos de la negociación. También estuvieron presentes representantes de la CGT, los empresarios, la Iglesia, intendentes y funcionarios. Les hizo una dura advertencia a los Fondos de Inversión Extranjeros y desde Juntos para el Cambio insistieron en pedir más definiciones.

El ministro habló en el marco de una sesión especial, ante un recinto casi a pleno -se registraron unas treinta ausencias-, donde la mayoría de los bloques opositores tuvieron la posibilidad de formularle preguntas, más allá de las que le habían adelantado por escrito.

“Los detalles sobre la negociación no se adelantan para proteger a la sociedad argentina, y porque estamos en una negociación justamente”, dijo Guzmán al exponer el mismo día en que llegó al país una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), que auditará las cuentas públicas y mantendrá diversas reuniones con funcionarios del gobierno nacional.

Juntos por el Cambio, principal bancada opositora de Diputados, decidió concurrir al recinto para escuchar al ministro pero, en disconformidad con los tiempos asignados para preguntar, no participó de las preguntas posteriores a la primera exposición de Guzmán.

Pese a ello, el funcionario agradeció en más de una oportunidad a Juntos por el Cambio y al resto de los bloques opositores por el apoyo en la sanción de la ley de renegociación de la sostenibilidad de la deuda externa.

“La misión que me encomienda el presidente no es sólo resolver una crisis de deuda de forma aislada sino resolverlo de una manera que siente las condiciones para un proceso de desarrollo sustentable por el cual Argentina se ponga de pie y crezca en el tiempo”, definió.

Si bien mantuvo un tono sereno, Guzmán no soslayó críticas hacia el Gobierno de Cambiemos: dijo, por caso, que la crisis de deuda que atraviesa la economía “es consecuencia de que hubo un esquema económico que en cierto momento generó optimismo en los mercados internacionales”, pero que a partir de abril del 2018 se demostró que “estuvo lejos de ser exitoso”.

***

Principales definiciones

Al trazar un panorama de la situación de país, el ministro dijo que “en los últimos 2 años 465.000 argentinos han entrado en situación de indigencia. La pobreza ha aumentado desde 2017 al 2019 del 28.6% al 35.4% y sigue escalando. Más de 2 millones de personas han caído bajo la línea de pobreza en los últimos 2 años. El producto cayó en 3 de los últimos 4 años. La caída acumulada es superior al 4.5% en los últimos 2 años”

“Es hora de dar vuelta la página y decirle nunca más a los ciclos de endeudamiento. Hay que acabar con esto para vivir en una Argentina tranquila y con oportunidades”, aseveró y remarcó: “Nunca más a los ciclos de sobreendeudamiento. Nunca más a ciclos que destruyen oportunidades”.

Además, dijo que la Argentina “vive una profunda crisis económica y social. El país padece una carga de deuda insostenible que, de no resolverse, profundizaría el descalabro macroeconómico y el descalabro que el país ha venido experimentando”.

Por otra parte, recordó que en abril de 2016 Argentina volvió al mercado de créditos internacionales y “hubo euforia” basada en la idea de que aquel cambio “iba a generar una dinámica virtuosa” a partir de una “lluvia de inversiones” que luego permitiría pagar la deuda.

“Vinieron inversiones especulativas y deuda pero nunca llegaron las inversiones productivas”, denunció Guzmán, que analizó que la economía ingresó en una secuencia de “caída libre” a partir de abril de 2018.

“El programa anterior no ayudo a estabilizar, no se cumplieron los objetivos, pero sí las premisas. Hizo todo lo que decía el programa: austeridad fiscal y contracción monetaria, bajo la idea de que eso iba a generar una restauración de la confianza. La premisa era de que iba a haber un shock de confianza”, rememoró, tras lo cual dio evidencias de lo fallidos que resultaron tales pronósticos.

***

El que avisa no traiciona

También admitió que la renegociación de la deuda provocará “frustración” entre los bonistas al anticipar una quita importante que la haga “sostenible” y aseguró que el FMI “también es responsable de la crisis económica” que atraviesa el país.

Así lo dijo al exponer en la Cámara de Diputados, donde consideró que la Argentina “se tiene que quitar de encima el peso de una deuda que asfixia” para volver a crecer y más allá de la crítica situación señaló que el Gobierno tiene “el control de la situación”.

“Hay una voluntad firme de pagar la deuda, el problema es que no hay capacidad para hacerlo. Para poder pagar la deuda, Argentina tiene que crecer”, sostuvo durante la sesión informativa especial.

En medio de su discurso, que duró una hora exacta, evaluó que en el proceso de crisis de deuda que afronta el país las “responsabilidades” son compartidas entre el Estado argentino, los bonistas que invirtieron con una tasa alta “por si la cosa iba mal”, y también el FMI.

***

Advertencia para los Fondos de Inversion

Una de las expresiones de Martín Guzmán que generó más aplausos fue “No vamos a permitir que fondos extranjeros nos marquen la pauta de la política macroeconómica”.

Señaló el producto industrial “se viene desplomando. La inflación alcanzó el 52,9% en 2019. Año a año ha habido una divergencia muy fuerte entre las metas de inflación anunciadas de lo que fue la inflación”.

Sostuvo que en los últimos dos años hubo un “brutal crecimiento de la deuda pública”, y precisó que esta pasó “del 52.6% del PBI en 2015 al 88,8% en 2019”, al alertar que “al país lo pisa la carga de deuda”.

“Los países con estas crisis no salen hasta que les dejan de pisar la posibilidad de crecer. Es una condición absolutamente necesaria para romper una dinámica de recesión que se profundiza sacarse de encima esa carga de deuda que no se puede pagar”. Y dijo que esto es “la consecuencia de que hubo en esquema económico que en cierto momento generó optimismo en los mercados internacionales y que resulto muy lejos de ser exitoso para darle consistencia a un proceso de desarrollo. Es la consecuencia, sencillamente, de un colapso muy fuerte de un esquema económico”.

Consideró que “los escenarios que están planteando no suenan tan optimistas, pero sí realistas. La situación es dura, si se dejase la inercia recién en 2026 la economía podría alcanzar el equilibrio fiscal”.

Agregó que “en 2020 no es realista ni sostenible una reducción del déficit fiscal. No se está apuntando a esto”. “Los responsables de la deuda somos todos. Los bonistas que arriesgaron y el Fondo”, afirmó.

***

El modelo que se pretende

En este marco, Guzmán precisó que su gestión trabaja en un esquema que ponga “el modelo productivo en el centro, que sí sea capaz de genera capacidad productiva que eventualmente le permita al país cumplir los compromisos con los acreedores pero sobre todo los compromisos con la sociedad”.

En otro orden, anunció que para 2020 el Gobierno no plantea una “reducción del déficit fiscal primario” dado que no sería compatible con la prioridad de corto plazo que es “expandir la demanda” interna.

“No es un año en que se achique el déficit fiscal primario”, confirmó el economista, y agregó: “No hay peor opción que la austeridad fiscal en una recesión. Cualquier otra alternativa es menos mala”.

En esta línea, sostuvo que “un escenario alcanzable, factible y más realista implica alcanzar el equilibrio fiscal en 2023 y converger unos años después a un superávit fiscal primario entre 0,6 y 0,8 del PBI”.

En tanto, subrayó que se encaró una estrategia de reducción de la tasa de interés, que a fines de 2015 estaba en el orden del 63% y que ahora descendió al 48%.

“Si no revertíamos esta dinámica ya sabíamos lo que iba a pasar. Esto lo hicimos. Los primeros signos son positivos. Esto está empezando a andar”, dijo, con optimismo.

***

Reclamos desde Juntos para el Cambio

Una vez finalizada la exposición, el interbloque de diputados de Juntos por el Cambio brindó una conferencia de prensa tras la exposición del ministro de Economía, Martín Guzmán, y consideró que su presentación “tuvo gusto a poco”, al tiempo que volvió a pedir un programa económico.

En el Salón Delia Parodi de la Cámara baja, el presidente de la bancada opositora, Mario Negri, sostuvo que la exposición del ministro “tuvo gusto a poco” y agregó: “Coincidimos en que tenemos que hacer un nunca más de los ciclos de endeudamiento, pero también creemos que se necesita un nunca más a los ciclos de déficit”.

“Nos preocupa no tener presupuesto. Nos preocupó que no haya un programa económico”, continuó el diputado cordobés, quien además remarcó que Guzmán no respondió la totalidad de las preguntas que Juntos por el Cambio le envió por escrito.

También pidió “dejar de lado el relato de que el endeudamiento nació hace cuatro años” y subrayó: “Por supuesto que hacemos la autocrítica, pero la deuda no nació con el gobierno de Cambiemos, es un problema estructural, la Argentina no crece desde 2010”.

Por su parte, el diputado Luciano Laspina, uno de los referentes del PRO para temas económicos, criticó que el ministro no dijera “cuál es el plan para bajar la inflación” dado que, según remarcó, “Argentina no tiene moneda” debido a la suba sostenida de precios y ello obliga al país a endeudarse en moneda extranjera.

Por último, el diputado Alfredo Cornejo, presidente de la UCR, dijo que “la quita puede ser sobre el capital, pero después hay más intereses y al final no hubo quita, entonces hay que dejar de jugar para la tribuna y ver la letra fina del acuerdo”.

#PA. Télam. NA.

Jueves 13 de febrero de 2020.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *