A los 64 años falleció el Juez Claudio Bonadío como consecuencia de un tumor cerebral

A los 64 años falleció el Juez Claudio Bonadío como consecuencia de un tumor cerebral


El deceso se produjo a las 6:20 de este martes, según fuentes judiciales, en 2019 había sido operado de un tumor en el cerebro. Emblema de los Tribunales de Comodoro Py, fue designado magistrado con 6 años de ejercicio de la abogacía. Un símbolo de los tiempos de la connivencia de la Justicia, la política y el poder.

El juez federal Claudio Bonadio, hombre incónico de los Tribunales de Comodoro Py, falleció hoy a los 64 años, como consecuencia de un cáncer que afectó su salud en los últimos años.

“Hasta diciembre estaba trabajando y estaba bien. Ahí tramitamos una licencia compensatoria. El doctor era de trabajar mucho”, manifestó Mónica. “La última vez que hablé con él fue esta semana y lo escuché bien”, dijo la secretaria de Bonadío que trabajó con él durante más de 20 años. Consideró que el magistrado “ha trabajado muchísimo durante estos últimos años” y añadió: “Era una persona reservada y siempre el primero en trabajar”.

Referente de la Justicia Federal, en los últimos años había mantenido un duro enfrentamiento con la actual vicepresidenta, Cristina Kirchner, a quien había procesado con prisión preventiva en varias causas por presuntos hechos de corrupción.

Bonadio, que había cumplido 64 años el pasado sábado, había anunciado a finales de enero que no iba a regresar a su Juzgado en febrero tras la feria judicial por una “compensación de licencia”, es decir vacaciones no tomadas en años anteriores. El magistrado había tomado licencia hasta marzo próximo y se encontraba con cuidados paliativos en su domicilio, según informaron las mismas fuentes.

El deceso de Bonadio ocurrió poco después de las 6 de la mañana y, según fuentes judiciales, “no será velado” y sus restos serán trasladados este mediodía a un cementerio privado del municipio bonaerense de Pilar.

***

Causas de alto impacto

Bonadío estuvo a cargo de la causa por los cuadernos de la corrupción del remisero Oscar Centeno, en el marco de la cual procesó con prisión preventiva a la actual vicepresidenta Cristina Fernández Kirchner como supuesta jefa de una asociación ilícita.

A fines del año pasado, el juez federal envío todos esos expedientes a juicio oral.

También, Bonadio fue quien procesó con prisión preventiva y envió a juicio oral a la actual vicepresidenta y a otros ex funcionarios de su gestión presidencial por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán, en base a la denuncia que había realizado el fiscal Alberto Nisman en 2015, poco antes de ser hallado muerto con un tiro en la cabeza.

Finalmente, a fines de diciembre pasado, el Tribunal Oral Federal número 8 resolvió dejar sin efecto la prisión preventiva que pesaba por la ex mandataria y actual vicepresidenta.

El juez también investigó la tragedia del tren de Once y procesó a ex funcionarios kirchneristas y empresarios actualmente condenados por el siniestro ferroviario que causó 51 muertos.

***

Del menemismo a la Justicia Federal sin escalas

Ícono de Comodoro Py, el magistrado había iniciado su carrera en la política de la mano de Carlos Corach: en 1992 el entonces secretario de Legal y Téncica lo había designado como su asesor en Asuntos Legales.

Su historia siempre quedó ligada a ése mismo funcionario menemista: en reiteradas ocasiones, sus opositores recordaron que su nombre había aparecido en la “servilleta de Corach”, en la que figuraban los jueces que “jugaban a favor del Gobierno” del riojano.


Pese a que su pliego para ser juez federal en lo Criminal y Correccional de Morón fue aprobado por el Senado en 1993, Bonadio nunca asumió el puesto y pocos meses después ingresó en Comodoro Py luego de que el entonces presidente Carlos Menem ampliara a doce la cantidad de juzgados de primera instancia.

Su figura fue cuestionada tanto en la arena política como en el Consejo de la Magistratura, donde fue denunciado en varias ocasiones: una de las presentaciones más importantes fue hecha en 2004 cuando la Oficina Anticorrupción lo denunció penalmente por manejos sospechosos en una causa para supuestamente favorecer a un ex director del PAMI de los tiempos de la gestión de Víctor Alderete.

***

Un juez a la medida del poder

Oriundo de la localidad de San Martín, en el noroeste del Gran Buenos Aires, inició su militancia política en los´70 en la agrupación peronista Guardia de Hierro. Y en los ’80, ya instalado politicamente en la Capital Federal, se sumó al FUP donde estrechó lazos con Miguel Ángel Toma y fundamentalmente Carlos Corach, que luego devino en su jefe directo.

Fue nombrado juez federal de Morón por el menemismo y convertido después por decreto en uno de los magistrados de la servilleta en Comodoro Py, con apenas seis años de ejercicio como abogado.

La vacante del juez que nació en San Martín se abrió gracias a otra innovación del gobierno de Carlos Menem, que amplió a 12 los juzgados federales criminales.

***

Luces y sombras

A lo largo de su carrera, Bonadio llegó a tener 51 denuncias ante el Consejo de la Magistratura que luego fueron desestimadas. Algunas de ellas eran por delitos graves.

En 2005, el magistrado fue denunciado por “encubrimiento” en el Consejo de la Magistratura. El entonces senador Miguel Pichetto fue quien encabezó la defensa del juez y logró los votos para desestimar la denuncia.

Bonadio fue apartado de la causa que investigaba el encubrimiento y las pistas falsas plantadas en la causa por el atentado terrorista a la mutual judía AMIA. Los motivos del apartamiento eran varios, pero la acusación más significativa era por haber estado cinco años sin mover el expediente, beneficiando así a su colega amigo Juan José Galeano y a su ex jefe Corach, ambos acusados de manipular la causa AMIA.

Las dos salas de la Cámara Federal lo sancionaron varias veces por arbitrariedad, dado que no dejaba a las partes acceder a los expedientes en trámite. La instrucción es secreta excepto para los involucrados.

A fines de 2017 y con menos de 62 años había comenzado a tramitar su jubilación siendo uno de los más antiguos en el fuero federal.

***

Expresiones diversas

Javier Timerman, lamentó hoy la muerte del juez federal Claudio Bonadio porque estaba “ilusionado” con poder testificar contra el magistrado en el futuro, por el supuesto mal desempeño.

“Soy respetuoso de la vida y de la muerte. De la vida tengo una opinión muy categórica por lo que significó Bonadio para mi familia y para la sociedad argentina por el daño que ha causado”, dijo Timerman.

El hermano del fallecido ex canciller Héctor Timerman venía denunciando al magistrado por presuntas arbitrariedades en numerosas causas, después de un hecho ocurrido en diciembre de 2017 que marcó a su familia. En ese momento, Bonadio le denegó la autorización para salir del país al entonces ex canciller, quien había solicitado permiso para viajar a los Estados Unidos a tratarse por un cáncer que lo aquejaba y que finalmente lo mataría un año después.

Gregorio Dalbón, uno de los abogados de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sostuvo hoy que “hubiera preferido” que el juez federal Claudio Bonadio “tenga una larga vida y que pague por sus atropellos y persecuciones”.

“Se muere una página oscura de la Justicia, un hombre que no tuvo carrera judicial, un arbitrario”, dijo Dalbón en declaraciones a Radio 10. “Lamento profundamente que se haya muerto porque me hubiera gustado que el Consejo de la Magistratura le dé al menos una posibilidad de defenderse frente a todas sus arbitrariedades”, agregó el letrado.

“Ahora, quienes tendrán que responder son (los camaristas) Leopoldo Bruglia y Martín Irurzun, porque apoyaban cada una de las arbitrariedades manifestadas” por el juez federal que falleció esta mañana en su casa del barrio porteño de Belgrano.

Graciana Peñafort, directora general de Asuntos Jurídicos del Senado, envió hoy su pésame a la familia del fallecido juez Claudio Bonadio y disparó duras críticas contra el magistrado.

“Se murió Claudio Bonadio. Sin explicarle ni pedirle disculpas a la familia Timerman por el espanto que les hizo transitar”, dijo la abogada.

Peñafort era defensora del fallecido ex canciller Héctor Timerman en 2017 en la causa por el memorándum con Irán por la que el magistrado procesó al ex funcionario con prisión preventiva

En diciembre de aquel año Bonadio le denegó la autorización para salir del país al entonces ex canciller, quien había solicitado permiso para viajar a los Estados Unidos a tratarse por un cáncer que lo aquejaba y que finalmente lo mataría un año después. “Espero que la justicia de Dios sea mas justa y misericordiosa de lo que fue Bonadio como juez. Mi pésame a la familia”, dijo ahora Peñafort tras el fallecimiento del juez.

La coalición opositora Juntos por el Cambio lamentó hoy el fallecimiento del juez federal Claudio Bonadio y reclamó que las causas judiciales que llevaba adelante “sigan el ritmo que los judiciables precisan para que la justicia llegue a tiempo”.

“Lamentamos el fallecimiento del juez Claudio Bonadio. Le brindamos nuestro más sentido pésame a la familia y colaboradores del juez”, sostuvo el espacio integrado por la UCR, el PRO y la Coalición Cívica-ARI.

A través de un comunicado, Juntos por el Cambio subrayó que espera que las causas que el titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal número 11 “llevaba adelante sigan el ritmo que los judiciables precisan para que la justicia llegue a tiempo y sea verdaderamente justicia”.

“Uno de nuestros valores inclaudicables, como Juntos por el Cambio, es seguir trabajando por una justicia autónoma del poder e independiente que sea el equilibrio que todo sistema precisa”, concluyó el comunicado difundido a través de las redes sociales.

El texto lleva las firmas de los presidentes de la UCR, Alfredo Cornejo; del PRO, Patricia Bullrich; y de la Coalición Cívica-ARI, Maximiliano Ferraro; y del ex senador y ex candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto.

#PA. Télam. NA.

Martes 4 de febrero de 2020