Los antigrieta

 -  - 

Por Cristian Franchi


La nueva conformación del Congreso y los movimientos ajedrecísticos de la política dejaron a un grupo de diputados parados en el medio de la polarización. Entre ellos tres misioneros, que obedecen al presidente y a su gobernador.

El frenético cierre del año político ─asunción de Alberto y tratamiento de leyes de Emergencia de por medio─ pegó fuerte en el Congreso de la Nación. A inicios de diciembre, cuando se estaba conformando la Cámara Baja un grupo de legisladores que responden a Consenso Federal, al socialismo y otros cuyos partidos provinciales habían prescindido de la cuestión nacional decidieron adoptar una postura antigrieta.

Unidad Federal para el Desarrollo –nombre que adoptó este interbloque- cuenta con ocho integrantes de distintas provincias. Su presidente es el mendocino José Luis Ramón que ocupa y junto a él están el rionegrino Luis Di Giácomo (Juntos Somos Río Negro), Beatriz Ávila, el santacruceño Antonio Carambia y Pablo Ansaloni quienes estuvieron en el centro de la escena por su alejamiento de Cambiemos; y los misioneros Ricardo Wellbach, Diego Sartori y Flavia Morales del Frente Renovador de la Concordia.

Respecto a los representantes de la Tierra sin Mal se especulaba que iban a unirse al bloque del Frente de Todos que lidera Máximo Kirchner, pero finalmente integrarán el flamante interbloque comandado por Ramón. No se trata de diputados opositores, sino de legisladores que tienen una mirada provincial de las cosas. Que responden pura y específicamente al mandato de sus gobernadores.

Uno de esos ejemplos se vivió hace apenas una semana, en el primer momento candente del nuevo gobierno con el tratamiento de los proyectos de Emergencia. A la hora de la votación, la lupa estaba puesta sobre los aliados que necesitaba el oficialismo para avanzar con la medida. Algo que finalmente consiguió: fueron 17 legisladores “antigrieta” los que ayudaron para redondear 134 a favor y 110 en contra.

Dentro de ese grupo de 17 estuvieron los legisladores del interbloque Federal, los tres ex Juntos por el Cambio a quienes Mauricio Macri tildó de “traidores” y que ahora forman parte de Unidad Federal para el Desarrollo. Todos votaron la iniciativa del oficialismo, incluyendo a los misioneros Diego Sartori y Ricardo Wellbach y sacando de esa lista a Flavia Morales que estuvo ausente.

Mirando al futuro, la Cámara de Diputados descartó la posibilidad de sesionar antes de fin de año y retomará la actividad después de la segunda quincena de enero. Quedaron pendientes de tratamiento la ratificación del nuevo acuerdo con las provincias y el proyecto que el Poder Ejecutivo prometió enviar para modificar las jubilaciones de privilegio de jueces y diplomáticos.

Estos temas –sobre todo el acuerdo con las provincias- tendrán a los diputados misioneros desde la trinchera dando batalla. Fue el mismo Diego Sartori el que en diálogo con #PuenteAereo afirmó que seguirán en la misma sintonía, apoyando las iniciativas del Gobierno nacional, “sin dejar de lado los reclamos de la provincia”.

Para graficarlo de alguna manera, el ex intendente de Leandro N. Alem explicó que lograron introducir modificaciones en algunos proyectos que terminaron beneficiando a Misiones, uno de esos fue el de lograr que no se aplique el 30% de recargo al precio de los pasajes en las provincias fronterizas.  

Respecto a lo que viene ─jubilaciones de privilegio de jueces y diplomáticos─ los misioneristas no tienen un mandato, pero ya adelantan que aprobarán la iniciativa que envíe Alberto Fernández, “estamos en crisis y debemos acompañar”, advierte Sartori, quien junto a Wellbach y Morales se saltean la grieta. ♣♣♣

#PA.

Domingo 29 de diciembre de 2019.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *