La interna en Santa Fe al rojo vivo

 -  - 


Una marcha en la localidad de Rafaela culminó con un violento escrache en la casa del gobernador Omar Perotti. Declaraciones y acusaciones cruzadas entre el peronismo y el socialismo.

En la tarde del primer jueves del año la tranquilidad de la ciudad santafesina de Rafaela se vio alterada por lo que hasta ahí era una marcha más. Unos cinco mil habitantes se movilizaron primero hacia la Municipalidad, luego a la Jefatura de Policía, más tarde a la Fiscalía y finalmente a la casa del gobernador Omar Perotti.

A medida que la movilización atravesaba las diferentes estaciones, los incidentes iban tomando mayor intensidad. En las calles adyacentes al edificio comunal quemaron cuatro cubiertas, en la Fiscalía rompieron vidrios y todo culminó con un escrache que incluyó huevazos, pintadas y vidrios rotos donde reside el mandatario.

Este jueves, una multitud se manifestó en las calles en pedido de justicia por la muerte de Gonzalo Glaría, quien murió tras chocar su moto contra una camioneta mientras perseguía a dos motochorros.

El episodio tuvo lugar el martes 31 de diciembre de 2019, cuando los dos maleantes le robaron a una persona en el centro rafaelino. Ante el grito de ayuda, Glaría se lanzó con su motocicleta a atrapar a los delincuentes y tras algunas cuadras los alcanzó, reclamándoles por las pertenencias de la víctima del asalto.

En ese momento, comenzaron los golpes y forcejeos de una moto a otra, ante lo cual Gonzalo perdería el control de su vehículo y embestiría de frente a una camioneta que se encontraba estacionada, en una secuencia final que quedó registrada por una cámara de vigilancia.

***

Más allá del trágico y lamentable hecho, tanto el incidente como las posteriores protestas desataron una interna más en la política santafesina. En uno de los territorios más calientes a la hora de hablar de oficialismo y de oposición, los reproches por buscar culpables estuvieron a la orden del día.

Primero fue el ministro de Seguridad, Marcelo Saín, quien acusó a militantes del socialismo y del Frente Progresista de realizar el violento escrache a la casa del gobernador. Para no quedarse corto, el funcionario le puso nombre a los responsables: el ex gobernador Miguel Lifschitz y el ex diputado provincial socialista Rubén Galassi.

Los referentes socialistas no tardaron en salir a repudiar dichas declaraciones y defender su postura negando que el escrache haya partido de sus militantes.

En ese sentido, uno de los que salió a defenderse fue el diputado nacional Enrique Estévez, quien advirtió: “Sain nos conoce muy bien, sabe que somos incapaces de pensar una acción semejante, fue parte del gobierno del Frente Progresista, sabe cuáles son nuestros valores. Sabe que esto no es Buenos Aires, que en Santa Fe se respeta la institucionalidad y se tiene mesura, sobre todo en el tema de la inseguridad cuando hay una víctima fatal”.

Por su parte, el dirigente socialista Rubén Galassi sostuvo que las declaraciones de Saín son “incomprensibles” y dudó de la “estabilidad emocional que necesita el cargo de ministro de Seguridad de Santa Fe”.

El testimonio más esperado era el del gobernador Omar Perotti. Este viernes en una conferencia de prensa dijo que “pudo haber gente que aprovechó la situación”, respecto al ataque a su casa.

“Todos conocemos los actores y cada uno sacará sus conclusiones. Yo me quiero quedar con el hecho de que la gente se hartó y se manifestó en contra de años y años de inseguridad”, afirmó el mandatario.

Y agregó: “Cuando hay dolor uno acompaña el dolor, en este tipo de cosas se debe resguardar y no cargar las tintas. Soy muy respetuoso de estas situaciones”.

#PA.

Sábado 4 de enero de 2020.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *