La Hidrovía, el futuro para las provincias

 -  - 

Por Cristian Franchi


Fue la primera gran decisión de Alberto Fernández para un grupo de distritos. La Hidrovía Paraná-Paraguay pasará a ser administradas por aquellas que la utilizan y los recursos serán coparticipables.

La primera visita oficial de Alberto Fernández a una provincia fue un día después de asumir como presidente. En Santa Fe, más allá de colocarle la banda de gobernador al peronista Omar Perotti llevó un anuncio que con el correr del tiempo cobró vital importancia. La Hidrovía Paraná-Paraguay pasará a ser administrada por las provincias que la utilizan. No en lo inmediato, sino dentro de dos años.

Esta autopista fluvial que atraviesa Argentina, Brasil y Paraguay se ha transformado en una vía estratégica para las exportaciones. Por allí pasan por año más del 80% del comercio exterior argentino, 4.400 buques -cuya mayoría carga granos- que transportan 100 millones de toneladas y que representan ingresos cercanos a los 70.000 millones de dólares.  

Si bien el anuncio presidencial no abundó en demasiados detalles, la idea del mandatario argentino es traspasar a las provincias la administración de la autopista fluvial, con un formato bastante federal: mediante la coparticipación de recursos.

Durante todo el 2019, el vencimiento de la concesión fue noticia periódicamente. No sólo por la inquietud e incertidumbre de actores de múltiples sectores involucrados en el negocio fluvial. Sino porque el gobierno de Mauricio Macri intentó apurar el proyecto de licitación. En ese momento, el ministerio de Transporte a cargo Guillermo Dietrich había propuesto una serie de modificaciones que dejaba afuera a los puertos del NEA, con la promesa de sumarlos en una segunda etapa de las licitaciones.

De hecho, ese proyecto llegó bastante lejos: en los últimos días macristas, se presentaron los pliegos preliminares del contrato por un plazo de 10 años que contemplaba dragado y balizamiento del canal central hasta Timbués, núcleo agroexportador santafesino. Pero esas acciones no llegaron a buen puerto, finalmente en abril de 2021 -26 años después de concesionarla al consorcio belga Emepa-Jan De Nul- será la fecha de caducidad del contrato.

Respecto a esta compañía de dragados, confirmó su interés en participar de la nueva licitación. De hecho, Pieter Jan De Nul, country manager para Argentina, estuvo en noviembre en Barranqueras (Chaco). En ese escenario, contradijo al gobierno y habló de profundizar el canal principal de la Hidrovía no sólo hasta Rosario sino incluyendo a los puertos de Diamante, Santa Fe y Barranqueras, porque tienen mucho potencial.

***

El 2020 será un año de definiciones, ya que se deberá acordar el formato para la administración de la vía fluvial entre gobernadores que responden al Presidente, a saber: Axel Kicillof de Buenos Aires, Gustavo Bordet de Entre Ríos, Omar Perotti de Santa Fe, Jorge Capitanich de Chaco, Gildo Insfrán de Formosa, Oscar Herrera Ahuad de Misiones y el radical correntino Gustavo Valdés, quien tiene un color político opuesto al de Nación.  

Pero más allá de las futuras discusiones, el anuncio de Alberto fue un aliciente para los líderes provinciales. Para el chaqueño Capitanich la Hidrovía forma parte de un recurso estratégico, pero advierte que requiere obras para que las mejoras logísticas se noten realmente fronteras adentro de su provincia.     

En su primera y maratónica visita a Buenos Aires para múltiples reuniones, el mandatario mantuvo 14 audiencias en 12 horas, entre las cuales no estuvo el ministro de Transporte, Mario Meoni. El encuentro para perfeccionar los detalles de la futura administración de la vía fluvial quedó para una nueva gira por gestiones.

Misiones es una de las provincias que pasará a formar parte de esta vía comercial mediante la habilitación del puerto de Posadas en el próximo semestre y la autorización del dragado en Santa Ana. El propio gobernador Oscar Herrera Ahuad celebró el anuncio de Alberto al que describió como “una enorme fortaleza”.

La buena recepción de la noticia no es para menos. Es que para la Tierra sin Mal pasar a formar parte de la Hidrovía no solo le dejará grandes ganancias a las arcas provinciales, sino que también le significará la reducción de gastos de flete por vía terrestre, teniendo en cuenta la lejanía con los puertos de Buenos Aires y Rosario. “Es una cuestión no menor que hace a la economía de la provincia”, sostuvo el exultante mandatario por estos días.

El gobierno de Entre Ríos –uno de los que propuso la idea a Fernández junto con Santa Fe- resaltó que la decisión fue un “paso histórico para el Litoral”. Según declaraciones del fiscal de Estado Julio Rodríguez Signes, lamentó que durante tanto tiempo la provincia haya estado de espaldas a la Hidrovía, ya que sus puertos –Diamante, La Paz e Ibicuy- no están conectados a ella.

“Es como tener una gran autopista pero la provincia no está conectada, y como si fuera una gran autopista que está asfaltada hasta Rosario y de para arriba nada más” ejemplificó el funcionario entrerriano. No será de la noche a la mañana, pero es un paso que podría convertir en grandes a pequeñas ciudades. La primera gran decisión del nuevo gobierno para las provincias les representa a éstas una gran oportunidad de crecimiento. ♣♣♣

#PA.

Sábado 28 de diciembre de 2019.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *