El desempleo también es un gran problema federal

 -  - 

Por Cristian Franchi


De 24 distritos tan solo tres logran estar por encima de la barrera del desempleo generado durante los cuatro años del macrismo. En Buenos Aires se perdieron más de 86 mil puestos de trabajo.  

La recesión macrista pegó duro en todos los sectores de la ya castigada economía argentina y en los últimos cuatro años se han batidos los records negativos. La ola de despidos y de falta de fuentes laborales no discriminó regiones geográficas y solo unas pocas lograron quedar por encima de la línea marginal.

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), reveló el desastre: de 24 distritos solo tres lograron evitar la crisis laboral de los últimos años y en la mayoría los números preocupan a más de uno.

Para tener dimensión de lo sucedido en los últimos años vale la pena agarrar el mapa del desempleo y ver el impacto que tuvo en cada provincia.

La provincia de Buenos Aires picó en punta, con un registro de más de 86 mil puestos laborales perdidos y despidos desde diciembre de 2015 a noviembre de 2019. Es decir, durante los años en donde gobernó Mauricio Macri y María Eugenia Vidal en territorio bonaerense.

En el distrito más grande del país, el sector industrial fue el más castigado, trayendo aparejado una crisis laboral nunca antes vista. Índices de dos dígitos que siempre fueron progresivos.

A la provincia gobernada ahora por Axel Kiciloff le sigue la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con un volumen de 57.000 puestos perdidos en cuatro años, Córdoba con algo más de 14.000 y Santa Fe, con más de 12.000 posiciones destruida.

Los números del último año asustan a cualquiera, según el informe elaborado en base a estadísticas Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y la Secretaría de Gobierno, Trabajo y Empleo entre noviembre del 2018 y el 2019 en el sector privado se destruyeron 155.699 puestos de trabajo, 12.975 por mes, 427 por día, 18 por hora.

Al hacer la división por provincias en el último año la provincia de Jujuy con -3,7% encabezó la destrucción de empleo acumulado durante 2019. La siguen Chaco (Gran Resistencia) con -3,5%; Entre Ríos (Gran Paraná) -3%; y Córdoba con -2,9%.

En cuanto a la evolución del empleo privado formal por provincia, las caídas han azotado en mayor medida a algunas provincias que no se corresponden con ser las más ricas del país, lo que demuestra que la crisis ha afectado, en forma asimétrica, a las más necesitadas.

Por caso, la principal afectada ha sido Tierra del Fuego, que perdió el 24,1% de los puestos de trabajo del sector privado formal en el último año y medio, unos 10.379 empleos, seguida por San Luis, donde se destruyó más del 16% de la masa laboral, equivalente a casi 10.000 empleos. Sigue en tercera posición Formosa, con un retroceso del 15,9%, lo cual representa una destrucción de 4.611 posiciones.

A excepción de Tierra del Fuego, las provincias patagónicas fueron las únicas que lograron sobrevivir a la debacle laboral. Es que en Neuquén, Chubut y Santa Cruz los números fueron positivos. Los tres distritos petroleros fueron los que mostraron una leve tendencia de recuperación.

Cómo se puede observar los números hablan por sí solos. Tan solo cuatro años bastaron para hacer subir todos los índices negativos a niveles exorbitantes. Las provincias no estuvieron ajenas a ese mal. La lluvia de inversiones que nunca llegaron trajo consigo a despidos masivos y una realidad de la que pocos pueden estar a salvo. ♣♣♣

#PA.

DOMINGO 8 DE FEBRERO DE 2020.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *