La tecnología un lastre para algunas partes de nuestro cerebro

La tecnología un lastre para algunas partes de nuestro cerebro

Por Victoria S. Nadal

La tecnología cada vez ocupa más espacio en las aulas, pero puede ser perjudicial para el desempeño de los alumnos en algunos casos. Cuando en clase los estudiantes la utilizan de forma muy frecuente, disminuye su rendimiento en matemáticas. Esta es la conclusión a la que ha llegado el último informe de la Fundación COTEC, que analiza cómo la tecnología influye en las competencias de los alumnos. Los resultados muestran que usar dispositivos tecnológicos casi a diario hace que los estudiantes de matemáticas rindan menos en los 22 países analizados (incluyendo Finlandia y Estonia, reconocidos por la calidad de su sistema educativo) y las 17 comunidades autónomas españolas.

Esta disminución en el rendimiento es aún mayor para quienes tienen un nivel socioeconómico bajo y para las mujeres, aunque el perfil más habitual de alumnos que usan mucho la tecnología y sacan malas notas en matemáticas es el de hombre, repetidor y con un nivel socioeconómico alto, según recoge el informe.

El estudio se basa en los datos del informe PISA de 2018, el más reciente, en el que se evaluaron las competencias matemáticas, científicas y lectoras de 600.000 alumnos de 15 años, así como su acceso y uso a la tecnología en las aulas. Entonces, se preguntó a los estudiantes cuestiones como la frecuencia con la que usaban un ordenador para hacer los deberes, hacer trabajos en grupo, comunicarse con otros alumnos o navegar por Internet. Ahora, el análisis de COTEC cruza estos datos para entender cómo influyen los dispositivos en el rendimiento de los estudiantes en la asignatura de matemáticas. La OCDE considera que cada vez más problemas y situaciones de la vida diaria “requieren cierto nivel de comprensión y razonamiento matemático para su resolución”, de ahí la importancia de este área.

El informe concluye que no usar nada de tecnología también perjudica a los alumnos, pero no tanto como abusar de ella. “En España, quienes hacen un uso muy intensivo obtienen resultados equivalentes a los que obtendrían si estuvieran medio curso por debajo de quienes usan muy poco la tecnología”, explica el informe. Utilizar estos dispositivos en clase una o dos veces a la semana es un término medio adecuado que sí puede favorecer el rendimiento.

Pero, ¿por qué el uso diario de la tecnología baja las notas de los alumnos en matemáticas? Los datos del informe PISA no pueden responder a esta pregunta, pero algunos estudios previos sugieren que los dispositivos digitales y la multitarea a menudo distraen a los estudiantes de las actividades básicas de aprendizaje y pueden reducir su capacidad para sintetizar información. La investigación también ha encontrado que la mayoría de los docentes “todavía no están formados para usar los dispositivos digitales de manera efectiva”. Otra hipótesis es que los estudiantes de bajo rendimiento pasan más tiempo en Internet porque se aburren más fácilmente mientras aprenden y hacen los deberes.

***

Gestión de los centros educativos

Ante la llegada de la tecnología, los centros educativos están desarrollando políticas y recursos centrados en el uso de dispositivos digitales. El informe de COTEC también analiza si estas medidas tienen un impacto en el rendimiento académico de los estudiantes. “Cabría esperar que una política que se dirija a mejorar el uso de la tecnología implicaría mejoras en el rendimiento de sus alumnos”, explica el informe.

Pero no siempre es así. Cerca del 60% del alumnado español acude a escuelas que tienen un reglamento escrito acerca del uso de dispositivos digitales, pero las conclusiones del informe señalan que usar a diario la tecnología en las aulas perjudica a los alumnos en su rendimiento en matemáticas, independientemente de la política del centro educativo. “La política educativa y los recursos digitales de los centros han propiciado mejoras tímidas en el rendimiento del alumnado que utiliza la tecnología una o dos veces a la semana, pero quizá no en la magnitud que cabría esperar”, señala el estudio.

***

Diferencias entre comunidades y países

En general, las regiones más al norte obtienen mejores calificaciones en matemáticas, según el informe PISA de 2018. Además, el PIB per cápita de estas regiones y el gasto público en educación por estudiante tienden a ser mayores. Sin embargo, esto no marca ninguna diferencia: en todas las comunidades autónomas los usuarios que usan la tecnología a diario o casi a diario obtienen notas medias peores que el resto de alumnos. El informe especifica que Cataluña, País Vasco y Baleares son las comunidades donde los alumnos utilizan más la tecnología en clase.

A nivel internacional, COTEC compara a España con Estonia y Finlandia, los dos países que mejor calificación obtienen en el informe PISA de 2018. Además, la política educativa en ambos países ha apostado de manera firme por la integración de la tecnología en su sistema educativo. En cualquier caso, la conclusión es la misma: aquellos alumnos que hacen un uso más intensivo de dichos dispositivos sacan peores notas en matemáticas, aunque en los países nórdicos la puntuación media en esta asignatura es más alta que en España. ♣♣♣

#PA. El País.