Tácticas monopólicas y anticompetitivas

Tácticas monopólicas y anticompetitivas

Por Adrián Machado


Esa fue la acusación que recibieron esta semana los gigantes tecnológicos por parte del Congreso estadounidense. Google, Facebook, Apple y Amazon fueron acusados de concentración económica y prácticas abusivas hacia otras empresas y a los usuarios. El Informe presentado es una herramienta que puede posibilitar la sanción de una ley que afecte el poder de los titanes corporativos, así como sentar un precedente internacional.

Este martes el Subcomité Antimonopolio del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos publicó un informe titulado “Investigación de la Competencia en el Mercado Digital”, cuya conclusión principal es que la economía digital está ampliamente concentrada y afectada por el poder monopólico de Apple, Amazon, Google y Facebook. El trabajo es resultado de más de 16 meses de investigación sobre el estado de ese sector, dominado por las Big Tech.

450 páginas dan cuenta de un proceso que incluyó siete audiencias del Congreso, la producción de casi 1.300.000 documentos internos, exposiciones de 38 expertos en políticas antimonopólicas y entrevistas con más de 240 personas involucradas en la industria -ex empleados de las plataformas investigadas, entre otros-. Según las conclusiones del comité legislativo, estas compañías usaron tácticas de “adquisiciones agresivas” para aniquilar a la competencia, aplicando tarifas abusivas y forzando a los pequeños negocios a firmar contratos “opresivos” para acceder a supuestos beneficios.

El Informe expone docenas de casos en los que Google, Amazon, Apple y Facebook abusaron de su poder, lo que revela una actitud corporativa de hacer lo que sea necesario para mantener su posición dominante sobre una parte importante de Internet. “Por ponerlo de una manera sencilla, empresas que en su momento estaban comenzando y desafiaron al statu quo se han convertido en el tipo de monopolios que veíamos en la era de los barones del petróleo y los magnates del ferrocarril”, señala el texto. “Estas empresas suelen dirigir el mercado y al mismo tiempo competir en él”, continúa el reporte, lo que permite a los gigantes tecnológicos “escribir un conjunto de reglas para los demás, mientras juegan con otro, o participar en una forma de su propia cuasi regulación privada que no rinde cuentas a nadie más que a ellos mismos “.

“Tal como existen en la actualidad, Apple, Amazon, Google y Facebook poseen cada uno un poder de mercado significativo en grandes sectores de nuestra economía. En los últimos años, cada empresa ha expandido y explotado su poder de mercado de manera anticompetitiva”, afirmaron el presidente del Comité Judicial, Jerrold Nadler – congresista del 10mo distrito de Nueva York- y el presidente del Subcomité Antimonopolio, David N. Cicilline -congresista del primer distrito de Rhode Island-, en una declaración conjunta. “Nuestra investigación no deja ninguna duda que existe una necesidad clara y apremiante de que el Congreso y las autoridades de aplicación de las leyes antimonopolio tomen medidas que restauren la competencia, mejoren la innovación y protejan nuestra democracia. Este informe describe una hoja de ruta para lograr ese objetivo”, afirmaron.

Entre los entrevistados de esta larga pesquisa estuvieron los representantes de GAFA -Google, Apple, Facebook y Amazon-: Sundar Pichai, Tim Cook, Mark Zuckerberg y Jeff Bezos. En julio pasado, por videoconferencia, los cuatro coincidieron en señalar que no ostentan ningún tipo de posición dominante o monopólica, al contrario, apoyan a los pequeños comercios estadounidenses y que, si ellos no fuesen tan grandes, los gigantes chinos podrían imponerse en el país. Estos cuatro emporios fueron acusados por los legisladores de forzar a los vendedores de su plataforma a ajustarse a sus normas o perecer -Amazon-, apropiarse de contenidos de terceros -Google-, discriminar a desarrolladores -Apple- y planificación estratégica para adquirir a cualquier potencial competencia -Facebook-.

Luego de la sección descriptiva, el informe analiza y sugiere posibles soluciones para restaurar la competencia en el mercado digital, fortalecer las leyes antimonopolio y revitalizar su aplicación. Entre las recomendaciones efectuadas por los Representantes se encuentran:  separaciones estructurales para prohibir que las plataformas operen en líneas de negocio que dependen o interoperan con la plataforma; prohibir a las plataformas participar en la auto-preferencia; exigir que las mismas hagan sus servicios compatibles con las redes de la competencia para permitir la interoperabilidad y la portabilidad de datos; obligar a que las plataformas proporcionen el debido proceso antes de tomar medidas contra otros actores del mercado; establecer un estándar para proscribir adquisiciones estratégicas que reduzcan la competencia; mejoras en la Ley Clayton, la Ley Sherman y la Ley de la Comisión Federal de Comercio, para alinearlas con los desafíos de la economía digital; eliminar las cláusulas de arbitraje forzoso anticompetitivas; fortalecimiento de la Comisión Federal de Comercio y la División Antimonopolio del Departamento de Justicia; promover una mayor transparencia y democratización de las agencias antimonopolio.

Estas recomendaciones, para dejar de serlo y transformase en leyes, deben pasar por el Congreso, debido a que afectarían a la economía general de Estados Unidos, no solo a las empresas afincadas en Silicon Valley. Dicha tarea también está expresada como crítica al gobierno federal por el Comité Antimonopolio de la Cámara de Representantes: el objetivo de la regulación federal es no permitir la formación de gigantes corporativos sin equivalencia, como los investigados. El gobierno ha “fracasado, en ocasiones clave, en evitar que los monopolistas absorbieran a sus competidores y no protegió al pueblo estadounidense de los abusos del poder del monopolio”, sentencia el documento. En líneas generales lo que se propuso a la administración federal es el endurecimiento y aplicación de las leyes antimonopolio, en el tintero quedó la opción planteada, entre otras, por la Senadora Elizabeth Warren, que proponía dividir a las Big Tech.

Algunas de las sugerencias fueron fuertemente repudiadas por los congresistas republicanos, por lo que se avizora una férrea batalla legislativa. Incluso, algunos legisladores del partido que hoy gobierna Estados Unidos presentaron sus propios hallazgos, denunciando -en línea con el presidente Donald Trump- el “sesgo y la censura” que supuestamente sufren los conservadores por parte de las distintas plataformas.

Google al banquillo

Enlazado con el informe del principal comité en cuanto a prácticas monopólicas se encuentra el inminente juicio en el que se enfrentarán los Estados Unidos contra Alphabet -el holding que reúne todas las divisiones del famoso buscador-. Se prevé que el proceso judicial comience después del 12 de este mes y se convierta en el caso antimonopolio más importante desde la acusación contra Microsoft a fines del siglo pasado.

El procurador general -William Barr, republicano, ex ejecutivo de la industria de las telecomunicaciones, que ya había ocupado el mismo cargo con George Bush entre 1991 y 1993- y el Departamento de Justicia lideran el proceso que involucra a 50 fiscales de todo el país. La investigación realizada, cuyo objetivo es demostrar el poder desmedido en cuanto a las búsquedas online, va en paralelo a la que hemos reseñado, por lo que se desconoce si dicho material será utilizado por la demanda presentada por el Departamento de Justicia.

La influencia de las grandes empresas tecnológicas sobre los consumidores y la falta de competencia posibilitada por sus prácticas son problemáticas que obtienen consenso bipartidista. La indagación se inició en junio del año pasado y, en aquel entonces, los abogados de la división antitrust del Departamento de Justicia anhelaban participar. Según el New York Times, “algunos lo describieron como el caso del siglo, a la par con el desmembramiento de la Standard Oil durante la Era Dorada a fines del Siglo XIX. También ofrecía la posibilidad de que Estados Unidos se pusiera a la par con los reguladores europeos, que han sido agresivos guardianes del sector tecnológico”.

Tendremos más ediciones de este boletín, habrá que aguardar si el enfoque prioritario es el de los precios que pagan los consumidores a las empresas o el abrumador poder de las corporaciones en la economía y la política de los Estados Unidos. ♣♣♣

#PA.

Viernes 9 de octubre de 2020.