Cambio de paradigma: periodismo democrático en la era digital

Cambio de paradigma: periodismo democrático en la era digital

Por Penélope Canónico

“Internet es la tecnología decisiva de la era de la información como el motor eléctrico fue vector de la transformación tecnológica durante la era industrial”.
Castells

La transformación de la industria de medios y la proliferación de noticias desdibujó la posición del periodismo. En términos de Waisbord, las innovaciones tecnológicas modificaron rutinas de trabajo y valores ocupacionales. Hoy, el consumo noticioso es incidental; el acceso a la información dejó de ser una actividad independiente. La expansión de los vínculos en las redes implican renovadas tramas de comunicación donde la lógica de la editorial es desplazada por la del algoritmo. La irrupción de los gigantes digitales, como Google, Facebook o Twitter, produjo un cambio de paradigma en los hábitos de consumo, producción y distribución de contenidos. Ahora algunos de preguntan si el periodismo está en crisis.

La problemática se gestó en torno al nacimiento de una nueva forma de ejercer la profesión mediante el uso de recursos multimedia. Esteban Godoy, especialista en medios digitales, señala que no hay una nueva forma de hacer periodismo sino que se presentan otros formatos vinculados con la instantaneidad, el efecto del impacto y la lógica del entretenimiento.

Por su parte, Luciano Fryszberg, jefe de redacción de DiarioVeloz.com, afirma: “El público elige navegar en una plataforma digital porque le permite encontrar respuestas a sus preguntas de forma inmediata”.

***

Periodismo ciudadano

El periodismo ciudadano nació al albor del desarrollo de la sociedad contemporánea. Vinculado con el auge de las nuevas tecnologías, entiende al usuario como partícipe necesario y activo en la transmisión de los hechos. De este modo, la audiencia se vuelve consumidora pero al mismo tiempo, productora de información; es decir, tiene la posibilidad de crear cualquier tipo de contenido y exponerlo ante  millones de internautas, sin ninguna clase de intermediario.

En la era digital, donde el usuario se convierte en productor de noticias -sea como testigo, fotógrafo o reportero- se cuestiona si el profesionalismo del periodismo tradicional resulta afectado. En esta línea, Agusto Tonet, especialista en redes sociales, sostiene que “el periodismo ciudadano se adapta y complementa al tradicional porque permite cubrir hechos a los que, por falta de presupuesto o distancia, no se habría podido acceder”.

En esa sintonía, Fryszberg lo entiende como un aporte al plantear que las redes no sustituyeron la labor del profesional porque la información que recibe siempre debe verificarse. En cambio, Godoy considera: “En la práctica, el periodismo ciudadano afecta al tradicional porque solo presenta el dato sin analizarlo, contextualizarlo ni chequearlo. El profesional no debe quedarse con el hecho de que haya un incendio, sino que su obligación es averiguar y explicar por qué sucedió”.

En este contexto, el rol del periodista merece una reflexión: debe interpretar y captar a la audiencia porque el usuario también genera y edita noticias. ¿Qué puede hacer el periodista ante la pérdida del monopolio de la información y el creciente papel del público en la producción de material? Buscar espacios, grietas, donde pueda analizar las necesidades de los usuarios para emplear la tecnología de forma inteligente: impactar en motores de búsqueda y usar recursos  interactivos, hipertextuales y multimodales.

La ética suele ser vista como un mito que refleja expectativas del reconocimiento social y disciplinamiento laboral antes que un compromiso con la causa pública. Implica un trabajo honesto en que el profesional selecciona qué publicar con respecto al material en crudo que le envían los internautas. La falta de ética reside en el periodismo ciudadano. Quien lo práctica no está sujeto a las reglas del oficio: se transmite en vivo, por ejemplo, la escena de una persona agonizando en medio de un tiroteo o se publica la fotografía de un cadáver.

***

Cómo impactan las nuevas tecnologías en las audiencias

Los avances tecnológicos permitieron el surgimiento de nuevos medios que definen a la comunicación como un proceso colaborativo y consensuado entre emisor y receptor. Ya no se percibe como una práctica unidireccional.

Ahora, la audiencia tiene la posibilidad de desempeñar un papel eminentemente activo: participar y debatir en la construcción noticiosa. No se debe perder de vista que los valores periodísticos de la veracidad y credibilidad, que son aspectos esenciales que configuran la profesión. El contenido producido por el usuario debe ser procesado en cuanto a la precisión, verificación de autenticidad e imparcialidad.

***

La tiranía del click

En la sociedad actual, existe una ruptura en la práctica de consumo de medios que dominó durante el siglo XX. En internet la audiencia se mide con los clicks que recibe la visualización de una noticia determinada. ¿Por qué? La producción de contenido está ligada con la lógica comercial. Siguiendo en esta línea, Godoy explica que “el ranking de las noticias más vistas posiciona las notas en un orden de importancia. Si tiene tráfico es porque la gente lo está buscando. Uno nunca sabe dónde puede llegar a recibir click. A veces, un simple hashtag se termina convirtiendo en nota”.

Se difunden muchas noticias sobre asuntos públicos, pero lo que más capta la atención es aquello relativo a deportes, espectáculos y estado del tiempo, es decir, los asuntos no públicos. Según Boczhowski, este comportamiento se debe a que hay una brecha entre oferta y demanda que disminuye cuando se presenta un contexto de mayor actividad política (Ej.: período de elecciones). Hay intereses contrapuestos entre lo que el periodista quiere escribir y lo que el consumidor desea leer; pero su preferencia varía conforme a las circunstancias sociales en que se vea expuesto. “Las redes son espacios para experimentar con la premisa de informar. Su utilización es estratégica para captar audiencias que no necesariamente asocian a TN como productor de noticias digitales sino como canal de TV”, asegura Tonet.

Hoy en día, el acceso a los contenidos periodísticos se produce en cualquier lugar, tiempo o circunstancia. La nueva realidad trajo consigo un cambio en el lector quien ya no representa una mera entidad pasiva. El usuario consume, pone en circulación y conecta contenidos en sus propias redes. La información aparece fragmentada en las nuevas tendencias que ofrece internet. Un camino vertiginoso que no tiene fin.   ♣♣♣

#PA.

Sábado 28 de diciembre de 2019.