La destrucción de la Amazonía desde el cielo

Sobrevolamos los focos de deforestación mientras activistas advierten que las elecciones están desencadenando una ola de actividades ilegales.

Por Flávia Milhorance 

Desde arriba, la región amazónica refleja dos mundos antagónicos que coexisten.

Desde uno de ellos, el denso bosque impide que la luz y la vista penetren más allá. Los ríos adquieren contornos únicos, como si dejaran sus huellas dactilares en el bosque. Las comunidades ribereñas e indígenas casi se funden con la vegetación. 

Por otro lado, la agricultura mecanizada corta rectángulos que se pierden de vista. La minería desgarra la selva como cicatrices en la piel, a lo largo de kilómetros. El ganado salpica de blanco los pastos de colores pastel.  

Pero la serie de incendios que convierte rápidamente en cenizas vastas zonas verdes pone de manifiesto una clara asimetría: un mundo avanza sin que el otro pueda reaccionar.

imagen aérea de la selva amazónica de brasil
El vuelo atravesó zonas de selva amazónica preservada, como el Bosque Nacional de Tapajós, en Pará (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)
imagen aérea amazonía brasil
Los ecosistemas preservados son esenciales para controlar el calentamiento global y las reservas de carbono (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

En los últimos meses, este avance se ha hecho cada vez más perceptible para quienes siguen desde arriba las transformaciones en la Amazonía. 

“Creo que la proximidad de las elecciones presidenciales, y esta indefinición de quién será el nuevo presidente el año que viene, ha motivado una carrera por la destrucción del bosque”, comentó Roni Lira, que lleva más de dos décadas monitoreando el bioma desde el aire.

El 26 de agosto, Diálogo Chino acompañó un vuelo del Instituto ClimaInfo sobre las zonas de deforestación que avanzan rápidamente: los municipios de Santarém, Belterra, Trairão, Itaituba y Jacareacanga, en Pará. Durante el vuelo, Lira anotó los cambios en el terreno que observó en su sistema de geotecnia y a simple vista.

Roni Lira monitorea la deforestación de la amazonía desde una avioneta
Roni Lira trabaja con un sistema de geotecnia: además de monitorear la zona, permite la navegación en tiempo real (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)
vista aérea de zona deforestada en la amazonía para la producción de soja
Deforestación en el municipio de Belterra. La región está orientada a la producción de soja (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

“El presidente, desde sus discursos pre electorales, ha señalado un incentivo para devastar la Amazonía en aras de un desarrollo que no podemos ver”, dijo Lira.

Además de la retórica belicosa contra la protección de los bosques y los pueblos tradicionales, Lira recuerda que el presidente cambió a los delegados que investigaban los delitos ambientalesredujo el presupuesto del Ministerio de Medio Ambiente, especialmente en el control de los incendios por parte del Ibama, el organismo de inspección medioambiental, garantizando un “apoyo institucional”, según él, a los grandes deforestadores.

Mientras las encuestas indican que Bolsonaro podría no ser reelegido en las elecciones presidenciales del 2 de octubre, la destrucción de la selva amazónica avanza aún más rápido. 

“Como el año que viene no hay garantías de que el gobierno siga con esta bondad para los que deforestan, están deforestando a diestro y siniestro”, dijo Lira.

vista aérea de la concesión forestal en el rio arapiuns
Concesión forestal en el río Arapiuns: el tráfico de balsas es frecuente en la región, hogar de ribereños (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

El clima húmedo de la selva amazónica impide que los incendios se produzcan de forma natural. Esto significa que los incendios en la región son provocados por el propio hombre, generalmente para despejar el bosque del paso de las actividades económicas que se han establecido en la región, como la extracción de madera, la soja, el ganado y la minería. Los incendios comienzan a multiplicarse en cuanto cesan las lluvias torrenciales, desde mediados de mayo. 

En la Amazonía, entre mayo y agosto de este año, ya se han registrado un total de 44.338 alertas de incendio, según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE). Este número es el más alto en la administración de Jair Bolsonaro, que asumió la presidencia en enero de 2019, y representa más del doble de las alertas de 2018, antes de su toma de posesión. Para el mes de agosto, el número de incendios ya es el más alto de los últimos 12 años.

Aunque la legislación determina el mantenimiento de la “reserva legal”, es decir, que el 80% de la vegetación nativa de la Amazonía brasileña se conserve dentro de las propiedades rurales, la determinación parece estar más en los papeles que en el mapa.   

En el sobrevuelo, Lira registró la deforestación de 1.125 hectáreas de una propiedad dentro del Área de Protección Ambiental de Tapajós. La tala del bosque, que no respetó la reserva legal, se realizó en tan sólo 34 días, entre abril y mayo de este año (imagen y gráfico inferiores).

La frontera agrícola continúa a toda velocidad a través de Mato Grosso y Pará, los estados amazónicos que más han sufrido la deforestación en los últimos años y que se fortalecen como centro de producción y distribución de materias primas. A través de ellos cruza la carretera BR-163, cuya construcción se inició en la década de 1970, pero cuya pavimentación se completó durante el gobierno de Bolsonaro. La carretera forma parte del corredor vial para la exportación de granos a través de los estados amazónicos hacia el norte del país. 

A partir del 15 de septiembre, Diálogo Chino lanza la serie de podcasts Amazonía Ocupada, que recorre la carretera para contar cómo se produjo la colonización de la región desde la época de la dictadura militar y cómo ese camino traduce el modelo de desarrollo -y explotación- predominante hasta hoy para la selva.

vista aérea minería ilegal amazonía
La minería ilegal avanza rápidamente en zonas preservadas dentro del territorio indígena Munduruku (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

Pará es también donde la minería ilegal está avanzando más rápido en la Amazonía, y en gran parte de ella dentro de los territorios indígenas, como el de los Munduruku. Allí la deforestación ilegal se triplicó en 2019 en comparación con el año anterior; y sólo se ha expandido desde entonces.

“La minería ha crecido muy rápido en el territorio desde 2019, cuando comenzaron las promesas de que se iba a poder hacer minería en tierras indígenas”, dijo a Diálogo Chino Alessandra Munduruku, coordinadora adjunta de la Federación de Pueblos Indígenas de Pará

Los datos recogidos por Lira en base a información del INPE confirman la explosión de la actividad ilegal durante el gobierno de Bolsonaro. Mientras que en 2018 se abrieron 470 hectáreas de bosque nativo para la minería en tierras indígenas en Pará, el número saltó a 2.404 en 2019 y ha seguido aumentando desde entonces. Hasta agosto de este año, ya se han abierto 584 hectáreas para la actividad ilegal, más que en todo el año de la preelección de Bolsonaro.

vista aérea minería ilegal amazonía
La minería ilegal provoca la contaminación y destrucción de ríos que se utilizaban para el consumo (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)
vista aérea campamentos mineros amazonía
Entre 2019 y agosto de 2022, la minería 37.780 hectáreas más en seis estados amazónicos (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

Aunque el proyecto de ley 191/2020, propuesto por el presidente para liberar la exploración minera dentro de los territorios, todavía se está tramitando en el Congreso, en la práctica es como si ya estuviera en vigor, dice el líder de Munduruku: “El proyecto de ley ni siquiera está aprobado, pero los invasores ya están allí, con enormes máquinas, pistas y aviones clandestinos”.

“Esto nos trae mucho sufrimiento. Han acabado con los ríos, los arroyos, es sólo barro. Ya no hay peces, y cuando los hay, están contaminados por el mercurio. Hay familias indígenas que compran agua, esto ocurre dentro de la Amazonía”, añadió. 

La escalada de violencia se traduce no sólo en la destrucción del entorno natural, sino también de quienes viven y cubren la región. En julio, la atención mundial se centró en el asesinato del activista indígena Bruno Araújo y del periodista británico Dom Phillips

Pero este crimen no es una excepción en Brasil, que ocupa el cuarto lugar entre los países que más activistas medioambientales matan, según una encuesta de Global Witness. La organización contabiliza 317 muertes en la última década, una cifra subestimada. 

“No nos cansamos de pedir justicia para los que lucharon por defender las políticas ambientales del país”, dijo Auricelia Arapiun, una de las líderes de las comunidades ribereñas en las orillas de los ríos Tapajós y Arapiuns. “Ha habido muchas muertes, no sólo la de ellos [Bruno y Dom], sino que son un símbolo de la gravedad de la situación que vivimos hoy en la Amazonía”.

vista aérea de una comunidad ribereña en la amazonía
Comunidad ribereña a orillas del río Arapiuns: las poblaciones se enfrentan a la contaminación del agua por la minería (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

En entrevistas y discursos, el presidente Bolsonaro insiste en que Brasil sigue siendo un ejemplo en la protección de los bosques y sus pueblos. En cambio, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que lidera las encuestas, ha dicho que quiere acabar con la minería ilegal, lanzar una alianza de países con bosques tropicales y crear un ministerio indígena

Las promesas del candidato, sin embargo, aún generan escepticismo entre los ecologistas consultados por Diálogo Chino, incluido el líder de Arapiún.

“Tengo más expectativas en el nuevo Congreso que en el Ejecutivo. Con más líderes indígenas y poblaciones tradicionales ocupando ese espacio, hay más esperanza. Eso es lo bueno de esta elección”.

vista aérea alter do chao
Caribe amazónico: Alter do Chão sufrió la afluencia de residuos mineros hace un año (Imagen: Flávia Milhorance/Diálogo Chino)

♣♣♣

#PA. Diálogo Chino.

11 de septiembre de 2022.
Facebook Notice for EU! You need to login to view and post FB Comments!

Notas Relacionadas