La acción ambiental es ahora

Por Penélope Canónico

Por Penélope Canónico


Desde los últimos años del siglo XIX, la temperatura media global aumentó aproximadamente 1ºC por encima de los niveles preindustriales debido a la creciente generación de gases de efecto invernadero, producto de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, la deforestación y algunos métodos de producción agropecuaria.

“Abramos nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad”, enseña el Papa Francisco. El termómetro global sigue en aumento y Argentina no es la excepción.

Desde los últimos años del siglo XIX, la temperatura media global aumentó aproximadamente 1ºC por encima de los niveles preindustriales debido a la creciente generación de gases de efecto invernadero, producto de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles, la deforestación y algunos métodos de producción agropecuaria.

La pandemia nos obligó a reflexionar sobre la importancia de la salud humana y su interrelación con la del planeta. El cambio climático es una realidad que está afectando a la humanidad en su conjunto y exige una acción inmediata y coordinada de los líderes de todo el mundo. La cooperación internacional y el multilateralismo juegan un rol protagónico dentro de este esquema.

***

La contribución argentina

La República Argentina manifestó su voluntad concreta de contribuir a la acción climática de manera decidida y urgente. Hace falta una nueva conciencia. El cambio climático es un hecho concreto que se traduce en la reducción del caudal de agua en la cuenca del Paraná (la principal vía navegable del MERCOSUR), en las pérdidas de producción agropecuaria o en el récord de temperatura de 20 °C en la Antártida.

Es algo que se evidencia en las sequías pronunciadas en diferentes regiones del país, en el aumento de los incendios forestales y de pastizales, en los procesos de desertificación de los suelos, en el incremento de los eventos climáticos pronunciados y en la aparición de enfermedades zoonóticas que tienen vínculo con la deforestación, la destrucción de hábitats naturales, entre otras señales de agotamiento de un modelo de desarrollo que descarta personas y bienes.

Para cuidar nuestra casa común y proteger a nuestro pueblo, no podemos hacernos los distraídos frente al cambio climático o desconocer que sus consecuencias requieren acciones concretas por parte del Estado.

La contribución determinada a nivel nacional -NDC- es el compromiso que asume cada país para hacer frente a la crisis ambiental. El desafío es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y realizar mayores esfuerzos respecto de las medidas de adaptación a las consecuencias del cambio climático con foco en las poblaciones más vulnerables.

En diciembre de 2020, Argentina presentó una segunda NDC donde actualizó su acuerdo con la limitación de emisiones de gases de efecto invernadero. Presentó una meta de mitigación más ambiciosa que la de la anterior contribución, de 2016, a través de la cual se comprometió a no exceder la emisión neta de 359 millones de toneladas de dióxido de carbono (equivale a una disminución total del 19 % de las emisiones, en comparación con el máximo histórico que fue alcanzado en el año 2007 y una reducción del 25,7% respecto de la NDC anterior) en el año 2030.

Además, para el mismo año, se propuso disminuir la vulnerabilidad, aumentar la capacidad de adaptación y fortalecer la resiliencia de los diferentes sectores sociales, económicos y ambientales a través de medidas de concientización y construcción de capacidades que le permitan al país responder solidariamente al desafío urgente de proteger el planeta.

***

Nueva iniciativa

2021 es un año decisivo para tomar medidas tendientes a frenar el calentamiento global y reducir los impactos del cambio climático, que incluyen sequías, inundaciones y tormentas cada vez más frecuentes e intensas.

En tal contexto, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación se adhirió a la iniciativa de la comunidad meteorológica mundial para concientizar acerca de la urgencia de tomar medidas frente al cambio climático.

La campaña “Show Your Stripes”, impulsada por el Servicio Meteorológico Nacional, se basa en visibilizar los gráficos de “rayas cálidas” del profesor Ed Hawkins -científico climático de la Universidad de Reading en el Reino Unido-.

Se trata de representaciones visuales del cambio de temperatura medido en cada país durante, al menos, los últimos 100 años. Cada franja figura la temperatura promedio de un año.

“El informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre el estado del clima mostró que 2020 fue uno de los tres años más cálidos registrados. La temperatura global promedio fue 1,2 °C por encima de los niveles preindustriales y los glaciares continuaron retrocediendo, con impactos a largo plazo en el aumento del nivel del mar y la seguridad del agua”, sostuvo el secretario General de la OMM, el Prof. Petteri Taalas.

Asumamos la responsabilidad histórica de convertirnos en artífices de un mundo mejor, edificado sobre los sólidos pilares de un desarrollo ambientalmente sostenible, innovador, solidario e inclusivo. ♣♣♣

#PA.

Notas Relacionadas

“Habrá un antes y un después” de la movilización en Uruguay

Con la emoción contenida bajo un cielo de un solo color, una multitud de uruguayas y uruguayos de distintos ámbitos y procedencias, de los más diversos colores y sectores del sector productivo, social y económico del país, este miércoles 15 se celebró una jornada de lucha y reflexión, de propuestas y señales, de esperanza y futuro.