De feminista, ni el relato

 -  - 

Por Fiorella Del Piano

En los últimos años, el feminismo ha ganado terreno en todo el continente latinoamericano incorporando nuevos elementos en cada región, reconociendo que no sólo la violencia machista oprime a las mujeres sino también su condición económica, laboral, su lugar geográfico, sus características físicas, sus cosmovisiones e interpretaciones religiosas/filosóficas, etcétera.

En Argentina, particularmente, este movimiento se caracteriza por representar uno de los frentes de discusión contra diversos temas que dan cuenta de las desigualdades económicas, políticas y sociales que existen entre hombres y mujeres. Aunque cabe aclarar que, dentro del feminismo, existen muchos feminismos.

En este contexto, con la revolución de las mujeres en curso, el presidente Mauricio Macri se encontró con una disyuntiva: para ser un líder moderno no puede ser machista y por eso, a través del discurso, intentó aggiornarse a los cambios de paradigma que se vienen dando de manera progresiva. Pero, aunque quiera construir(se) una nueva imagen y pretenda ponerse a tono con el momento histórico que protagonizan las mujeres, sus actitudes lo condenan.

***

Recortes y medias a medias

Durante 2018, el gobierno nacional le quitó $14 millones a la Formulación e Implementación de Políticas Públicas de la Mujer y el Presupuesto 2019 destinó sólo un 0,11% de fondos a las mujeres, esto incluye desde programas de salud, hasta redes de contención ante la violencia de género.

Para este año, la adjudicación presupuestaria fue de un total de 264 millones de pesos. Que si bien representó un 13% de aumento en términos nominales, teniendo en cuenta el promedio de inflación prevista por encima del 50%, implica una fuerte caída en términos reales.

Pero busquemos algo positivo. Con el incremento de los casos de violencia hacia la mujer, el presidente intentó ocuparse un poco más del tema. Por eso, en septiembre de 2017 creó el Instituto Nacional de las Mujeres, a cargo de Fabiana Túñez, para darle mayor jerarquía al Consejo Nacional de las Mujeres. Esta entidad, pasó a tener rango de Secretaría del Estado y entre sus principales metas figuran las Escuelas Populares de Formación de Género, la Protección Integral y Articulación de Acciones Directas, y el Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

Ahora viene la mala noticia, la violencia hacia las mujeres no se previene con buenas intenciones, sino con políticas públicas reales. Los 235 femicidios en lo que va del 2019, según el monitoreo del Observatorio “Ahora que sí nos ven”, muestran un panorama complicado e indican un recrudecimiento de la violencia hacia la mujer.

Las medidas a medias, no solo no alcanzan, sino que aumentan el riesgo. En Argentina, cada 31 horas, una mujer es asesinada. Si existe un correlato presupuestario que apunte a revertir esa cruda realidad, el panorama es poco alentador.

Otra de las propuestas del Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres es la construcción de hogares refugios. Esta fue una de las “prioridades” planteadas por el actual gobierno, no obstante, hubo muy pocos avances concretos. Algo para traer a la memoria del lector respecto a este punto, es que en 2017 (dando muestras de su completa ineptitud en la materia), presidencia difundió una gacetilla indicando la dirección exacta de los hogares de refugio para las víctimas.

Si bien, en total en todo el país hay 83 refugios en funcionamiento (según los datos más actuales, correspondientes a 2018), hay que decir que los mismos no se encuentran al alcance de todas las mujeres. Necesitamos políticas públicas que garanticen el acceso a la justicia, a la educación sexual integral, a políticas de empleo y capacitación laboral para promover la autonomía económica de las mujeres.

***

IVE, especulaciones y oportunismo

Tras años de lucha solicitando el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, en 2018 se habilitó el debate, algo aplaudido por todos los sectores políticos y también por gran parte de la sociedad que entiende que este tema es un problema de salud pública, a pesar de que por momentos la discusión se deslice hacia cuestiones de orden religioso o moral.

Durante todo ese año, el presidente jamás se había pronunciado a favor o en contra de la legalización. Sí lo hizo posteriormente a las PASO, después de perder por más de 15 puntos de diferencia contra Alberto Fernández, e intentando recolectar votos de otros espacios con los que los sectores “pro vida” se identificaban y así, de alguna manera, acortar la diferencia de puntos de cara a las elecciones generales.

Cuando el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) se trató en la cámara baja, gran parte de los diputados y las diputadas del oficialismo rechazaron el proyecto, y en el Senado la vicepresidenta Gabriela Michetti llegó a festejar con un “vamos todavía” cuando ganó el voto negativo.

El Estado, no sólo no garantizó el acceso a la IVE, cuando tuvo la oportunidad. Sino que tampoco garantiza el acceso a métodos anticonceptivos ya que la entrega de partidas ha disminuido en términos considerables. De hecho, en septiembre del año pasado, siguiendo las reglas que impone el FMI y con el afán de reducir el gasto público, el presidente de la nación decidió bajar el rango del ministerio de Salud a secretaría. Y como si todo esto no bastara, a días de dejar el gobierno, decidió revocar el Protocolo de aborto no punible.

A través del Boletín Oficial, se había publicado una resolución actualizando el protocolo de ILE (Interrupción Legal del Embarazo). Ese mismo día Macri decidió anularla. Esto trajo aparejada la renuncia del secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, quién afirmó que la actualización buscaba “garantizar los derechos que están consagrados en nuestro Código Penal y refrendados por el fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia”.

A esta altura del partido, y con todo lo expuesto, se puede ver que la construcción del relato friendly feminist, quedó reducida ─una vez más─ a una puesta en escena que no hizo más que responder a especulaciones oportunistas.

#PA

Domingo 1 de diciembre 2019.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *