Ramonet: “Hoy nos vigila Google mucho más que el Estado”

Ramonet: “Hoy nos vigila Google mucho más que el Estado”


En un mundo tan monopolizado por las redes sociales nuestra privacidad es casi nula, y lo poco que nos quedaba se lo ha llevado la pandemia la cual impulso este espionaje cibernético. Esta es la mirada de Ignacio Ramonet un periodista y escritor español.

“El periodista Ignacio Ramonet asegura que la pandemia intensificó “la manipulación generalizada, el imperio de la vigilancia” que está hoy en manos de las grandes plataformas informáticas conocidas como GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) y sostiene que si bien internet generó una “democratización de la comunicación” las sociedades deben plantearse cómo resistir la dominación de estas corporaciones “que saben más sobre nosotros que los Estados”.

***

—¿Cree que los medios pueden seguir lidiando hoy entre los poderes y la gente?

Creo que en cada época la tecnología comunicacional ha determinado la organización de la sociedad. Finalmente el ser humano es un ser gregario, que vive en sociedad, que vive en grupo y, por consiguiente, a lo largo de la historia cada vez que el grupo dominante ha tenido una forma diferente de comunicar, el grupo ha cambiado. Cuando apareció internet todos pensamos -como especialistas de la comunicación- que internet permitía liberarnos de la dominación de los grandes medios. En el momento en que aparece, a finales de los años 80, la televisión predominaba sobre el resto de los medios: la prensa escrita, la radio, el cine, la fotografía. Al mismo tiempo que los grupos multimedia empezaban a fusionarse para tratar de dominar.

¿Internet aparecía en ese momento como la respuesta democratizadora a un proceso de concentración mediática y a la necesidad de diversificar las voces y ampliar las representaciones ciudadanas?

Cuando aparece internet pensábamos que ante la posibilidad de circular desde el punto de vista planetario, ya no habría distancias comunicacionales: alguien en Europa podía leer un periódico mexicano, alguien en México podía leer un periódico indio. Esa especie de planetarización de la comunicación hizo que pensáramos que podíamos liberarnos de los grupos mediáticos dominantes en cada uno de nuestros países. Y de hecho fue lo que ocurrió: se produjo una democratización de la comunicación. Y es lo que estamos haciendo ahora, no nos cuesta nada, es gratuito. Es la democratización de la comunicación. Ahora, ¿esto ha resuelto el problema de nuestra autonomía intelectual, de nuestra autonomía cultural, de la manipulación eventual de la comunicación? No, obviamente no.

Cuando los seres humanos encuentran la solución a un problema, esa solución es otro problema. Entonces siempre los habrá. La dificultad consiste en identificar el problema y ahora ver cuál es la solución a este nuevo problema. Nosotros aspirábamos a la democratización de la comunicación para no depender de tal o cual medio. Zoom por ejemplo no existía antes de la pandemia. Uno de los efectos de la pandemia es la expansión brutal en bolsa de Zoom, que se ha transformado en una empresa millonaria y hoy ha sustituido a Skype, por ejemplo, o a otras herramientas que permitían este tipo de cosas con más protocolos tecnológicos. Hoy podemos decir que Google, Amazon, Facebook, Apple (conocidas como GAFA) dominan el mundo de la comunicación. Hemos salido de la dominación de unos grupos para estar en manos de otros grupos, menos numerosos y globales. Y, además, tienen toda la información sobre nosotros. Por consiguiente, hoy el mundo que plantea Orwell en “1984” es posible.

Y, paradójicamente, parecemos someternos voluntariamente a este control o al menos lo naturalizamos…

Es la manipulación generalizada, el imperio de la vigilancia. Durante la pandemia cuando todos estábamos confinados, hubo una crisis de producción y una crisis de consumo. Las fábricas no producían y los ciudadanos no consumían. Pero lo que se hizo, más que antes, fue consagrarse a las pantallas, consumir pantallas. Ya sea suscribiéndose a Netflix, descubriendo TikTok, comunicándose a través de Zoom y de todas las redes existentes. Por consiguiente, mientras en la bolsa se caían los gigantes aeronáuticos o de hotelería y las automotrices, subían las acciones de las empresas que las personas encerradas en sus casas utilizaban. Tenemos que lidiar con esta situación y plantearnos cómo resistir a la dominación de estos cuatro enormes gigantes. Esta es la tarea de hoy. Ellos saben más sobre nosotros que los Estados. Orwell en “1984” estaba denunciando el régimen estalinista, un régimen político-estatal, pero hoy nos vigila Google mucho más que el Estado.

#PA. Télam.