El visionario de Silicon Valley

El visionario de Silicon Valley


Marc Andreessen se convirtió en uno de los primeros millonarios de Internet y triunfó con todas las ideas que se le ocurrieron: desde Instagram hasta Airbnb. ¿Qué tiene en la mira ahora?

En febrero de 1996, cuando tenía 24 años, la revista Time lo bautizó “El rey del futuro”. Y no se equivocó. Meses antes había creado uno de los primeros buscadores de internet, Netscape, que en 1999 lo terminó vendiendo por 10.000 millones de dólares. Además, vio el potencial de Facebook cuando apenas era una plataforma universitaria y se convirtió no solo en uno de sus principales accionistas, sino en la mano derecha de Mark Zuckerberg. Y para completar, por su compañía pasan cada año 1500 startups que esperan ser patrocinados. Pero ¿cómo llegó Marc Andreessen a convertirse en el visionario de Silicon Valley?

Andreessen creció en Nueva Lisboa, Wisconsin. En 1989 entró a la Universidad de Illinois, en Urbana-champaign, el escenario perfecto para lo que vendría, ya que era uno de los cuatro centros nacionales de supercomputación en Estados Unidos, donde se levantaron los primeros cimientos de internet. Y justo allá, Andreessen creó Netscape, que disparó el boom de las páginas web y es el precursor de otros buscadores, como Firefox, Chrome y Safari.

Luego, la gigante de las comunicaciones AOL compró Netscape y con ese capital, Andreessen y Ben Horowitz, a quien conoció precisamente trabajando para esa compañía, invirtieron en 50 empresas, entre ellas Facebook, Twitter y Linkedin. Después, crearon su propia rma de capital de riesgo, Andreessen Horowitz, que respaldó en un principio a Instagram, a Skype, a Airbnb y a otros 150 negocios que apenas arrancaban, pero que prometían cambiar el mundo. Hoy todavía, miles de empresas como estas tocan sus puertas cada año, pero Andreessen y su gente solo nancian el 2 %. De hecho, ellos son conscientes de que cinco de cada diez de sus inversiones fracasarán, pero tienen la esperanza de que al menos una tenga éxito.

Desde que Andreessen empezó en esta industria, alrededor de 1994, internet ha cambiado muchísimo. En ese entonces se conocía como la World Wide Web ( WWW) y 20 millones de personas tenían acceso intermitente. Actualmente, cuando 3000 millones de personas usan internet a diario, todo es diferente y parece cambiar muy rápido. Pero para Andreessen toda- vía no hemos visto nada. Aunque hay empresas que ya sobrepasaron las barreras digitales y se metieron al “mundo real” — como Uber, Airbnb y Tesla—, esto apenas es la punta del iceberg.

 Ahora Andreessen quiere apuntarle a todo lo nuevo, a eso que la que tecnología no ha llegado, sobre todo en campos como la salud, la educación y las leyes. De hecho, por estos días anda encarretado con la medicina y está obsesionado con saber cómo la inteligencia artificial y las nuevas ciencias de la computación han colonizado la tecnología. Se especula, incluso, que está trabajando en un robot capaz de detectar de manera inmediata cualquier tumor.

El trabajo actual de Andreessen seguro tendrá un impacto en cómo cuidaremos de nosotros mismos y en cuántos años viviremos. Por eso, hace poco su compañía invirtió 11 millones de dólares en una empresa antienvejecimiento que planea atacar la vejez desde sus síntomas: enfermedades cardíacas, diabetes y alzhéimer. ¿Vivir para siempre? En eso está trabajando ahora el visionario de Silicon Valley, el rey del futuro.

#PA, Soho.

Sábado 18 de enero de 2020.