Samid: “me tendrían que dar una medalla porque trabaje por el país 50 años”

 -  - 

–Re­dac­ción PA–

Luego de pasar la noche detenido en la sede de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, Alberto Samid fue trasladado a los tribunales de Comodoro Py, donde compareció frente a los jueces del Tribunal Oral Penal Económico 1 (TOPE). El empresario de la carne enfrenta cargos por una evasión millonaria e integrar una supuesta asociación ilícita.

En su esperada comparecencia, el Rey de la carne se refirió a su viaje a Belice. Sostuvo que se fue del país porque entró en una “situación de pánico”, admitió que se equivocó y pidió “disculpas” al solicitar hablar y explicar lo ocurrido.

Luego de escuchar a su defensor –quien solicitó la excarcelación, o moderar de alguna manera la prisión preventiva con dispositivos de control– Samid pidió hablar para explicar a los jueces del Tribunal los motivos por los cuales se fue a Belice y faltó a dos audiencias a las que se lo había convocado.

“Entré en una situación de pánico, me tomé unos días de vacaciones, volvía mañana”, dijo el empresario al aludir a cuestiones políticas y “persecución de la AFIP” como los motivos de la causa judicial en su contra.

También aprovechó la oportunidad para pedir perdón y desde su asiento en la sala de audiencias en el subsuelo de los tribunales federales de Comodoro Py 2002, en el barrio porteño de Retiro, agregó “Me equivoqué”.

Además, comentó que “en el juicio me encontré con situaciones que me sacaron de mí; la acusación de asociación ilícita, por ejemplo. Hay damnificados, somos nosotros; todos los gobiernos de turno usaron la AFIP contra los empresarios”. Asimismo, dijo que la causa por evasión -delito que ya prescribió- en base al cual es juzgado por “asociación ilícita”, se inició por “política” hace 23 años.

En ese sentido, el empresario afirmó “estuve en contra de (Carlos) Menem, sufrimos allanamientos que nos produjeron terribles daños” y contó que tuvo que cerrar dos frigoríficos y por este motivo, su hermano murió de un infarto.

“Soy opositor a este gobierno (por el de Mauricio Macri), no puede ser que seamos un país rico y no haya para un plato de comida”, agregó. Y remarcó “me tendrían que dar una medalla porque trabaje por el país 50 años”.

En su comparecencia Samid también aprovechó para vanagloriarse diciendo “soy solidario, atiendo 14 comedores en San Justo, nunca perjudiqué a nadie, fui boy scout, bombero voluntario, asesor presidencial, diputado, soy hoy congresal de mi partido”, continuó su monólogo.

Sobre los cargos concretos, dijo que sus empresas no debían “absolutamente nada”. Esta es una asociación ilícita sin plata, jamás sacamos plata del país; mis empleados, que dicen que la integraban, están jubilados, ni auto tienen”.

Los jueces José Michillini, Diego García Berro e Ignacio Fornari deben resolver si le conceden la excarcelación de Samid, o queda detenido, y además analizar un planteo de prescripción de la acusación hecho por la defensa de otro de los acusados.

Luego de ser deportado de Belice tras su pedido de detención, el empresario de la carne fue trasladado poco antes de las 10 desde la dependencia de la Policía Federal donde pasó la noche a Comodoro Py 2002 en medio de un estricto operativo de seguridad, e ingresó esposado, a cara descubierta sin casco ni chaleco antibalas, y sin hacer declaraciones.

Desde la puerta lateral fue llevado a la sala de audiencias, donde estaba parte de su familia que siguió atentamente la audiencia desde la primera fila destinada al sector del público. Al inicio de la misma, pasadas las 11, el abogado D’Attoli ratificó que seguirá a cargo de su defensa y pidió la excarcelación. En ese sentido planteó: “Alberto sufrió un pico de estrés, ansiedad, que alteró sus variables, y lo llevaron a una especie de shock que le impidió ver las decisiones que tomaba; al elegir entre lo bueno y lo malo, se equivocó y eligió lo que no correspondía”.

Además, el defensor de Samid insistió con que se le haga una pericia psicológica. El juicio continuaba con las dúplicas a los alegatos en los que la fiscalía pidió una pena de 6 años y medio de cárcel por constituir una asociación ilícita que habría evadido 88 millones de pesos en impuestos en sus frigoríficos.

Por ir a buscarlo de Belice, el Ministerio de Seguridad quiere que el Tribunal Federal Económico Nº1 obligue a pagar a Samid $366.567,80 que serían lo que gastó el Estado en buscarlo durante tres días. Hasta Belice llegaron dos agentes de la Policía Federal y los gastos serían por pasajes, estadías, viáticos y cobertura médica.

comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *