Milani, de Generalísimo a enjuiciado múltiple

 -  -  1

Por Camilo Cagnacci

Pésima, pero desmejorando. Así es la situación del teniente general César Milani, que pasó de Generalísimo durante el kirchnerismo a enjuiciado múltiple en la era M. Preso desde hace más de dos años, el militar retirado se encuentra en Campo de Mayo a la espera de que la Justicia resuelva su suerte, que parece estar echada.

A continuación, la agenda judicial del exjefe del Ejército:

El próximo 3 de mayo, Milani deberá enfrentar el inicio del primer juicio oral y público en su contra. Será en la provincia de La Rioja, en el marco de la causa por el secuestro y las torturas contra Pedro Olivera y su hijo Ramón durante la última dictadura militar. El exjefe del Ejército pidió estar en el debate.

Así lo confirmó a #PuenteAereo la abogada Mariana Barbitta, quien lleva su defensa en el caso. La letrada también reivindicó la inocencia de Milani y, en ese sentido, recordó que “fue nombrado jefe del Ejército por Cristina Kirchner, la presidenta que más hizo por los derechos humanos”.

Sin embargo, Barbitta reconoció a este medio que será “difícil” que la Justicia termine absolviendo a Milani “después de tenerlo con prisión preventiva más de dos años”. 

El exmilitar será juzgado por los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, allanamiento ilegal, partícipe necesario del delito de imposición de tormentos agravados de Pedro Olivera, partícipe necesario de imposición de tormentos a Ramón Olivera y de haber sido miembro de una asociación ilícita.

“La acusación por asociación ilícita se la agregó el juez (Daniel) Herrera Piedrabuena dos o tres días después de haber ordenado la detención de Milani”, cuestionó su defensora. Vale recordar que el exjefe del Ejército quedó detenido el 17 de febrero de 2017, luego de prestar declaración ante el magistrado por el caso Olivera.

Esta no es la única causa por delitos de lesa humanidad que llevará a Milani al banquillo de los acusados. El 16 de mayo, en Tucumán, empezará el juicio oral y público por la desaparición del conscripto Alberto Ledo durante el Operativo Independencia, en julio de 1976. En ese entonces, Milani era subteniente.

En este debate será representado por un abogado oficial –en diciembre, Gustavo Feldman renunció a su defensa– y dará el presente por videoconferencia. El Tribunal Oral provincial deberá determinar la responsabilidad de Milani en la desaparición de Ledo.

Al elevar el caso a juicio, el juez federal de Tucumán Luis Poviña sostuvo que Milani “confeccionó falsamente el acta de deserción del desaparecido soldado Ledo, con la finalidad de encubrir el hecho delictivo y la responsabilidad de sus perpetradores”. El apuntado por el asesinato es el excapitán Esteban Sanguinetti, que también será juzgado.

***

Última estación: Cómodoro Py

Al margen de su presunta participación en el terrorismo de Estado, Milani también deberá afrontar un juicio oral y público por enriquecimiento ilícito.  El caso fue elevado por el juez federal Daniel Rafecas en septiembre de 2018, luego de que el militar retirado no pudiera justificar su nivel de gastos ni la compra de una mansión en La Horqueta. Deberá responder a las acusaciones junto a un compañero de armas que habría actuado como testaferro: el capitán retirado Eduardo Enrique Barreiro, quien ya cumple arresto domiciliario por crímenes durante la última dictadura militar.

El debate oral aún no tiene fecha de inicio. “Hay mucha prueba por producir”, explicó a #PuenteAereo el abogado Alejandro Rúa, quien patrocina a Milani en este expediente.

Por otro lado, el exjefe del Ejército se encuentra bajo la lupa de la Justicia por su presunta participación en el secuestro y las torturas contra Oscar Schaller en La Rioja y el secuestro de Plutarco Schaller (padre de Oscar). Según consignó La Izquierda Diario, Milani fue imputado por la querella que encabeza la diputada Myriam Bregman (PTS).

El caso del fiscal fallecido Alberto Nisman, en tanto, también aparece en el mapa judicial de Milani. Si bien no está siquiera imputado, el nombre del teniente general aparece en el expediente a partir del análisis de un entrecruzamiento de llamados entre personas de inteligencia horas antes de la aparición sin vida del extitular de la UFI-AMIA.

La relación de Milani con los “servicios” siempre fue motivo de suspicacias.  Incluso llegó a ser sindicado como el jefe de un aparato de “inteligencia paralela” servil al kirchnerismo. Por ello se abrieron dos causas. Una en el juzgado de Claudio Bonadio, la otra en el de Julián Ercolini. Ambas naufragaron por falta de pruebas.

Quizá el hecho más rimbombante del caso haya sido la declaración de Antonio Stiuso, exdirector de Contrainteligencia de la ex Secretaría de Inteligencia (SI). Ante el juez Bonadio, el exespía declaró: “Milani era un engranaje más del aparato paralelo que habían armado.  Pero él no era el vértice”. Fue en marzo de 2017. Ahí quedó. ♣♣♣

comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *