Marchan contra el gatillo fácil

 -  - 

Los casos se suman y se lo pudo ver en la cantidad de personas que hubo en la protesta que se realizó ayer. Adolfo Pérez Esquivel llamó a trabajar para que casos como estos no vuelvan a suceder “nunca más” y pidió “otro tipo de democracia”.

#PA

Manifestantes repudiaron este martes el “gatillo fácil” de las fuerzas de seguridad del país en una masiva marcha en el centro de Buenos Aires a la que se sumaron organizaciones sociales y familiares de víctimas de la “represión del Estado”.

Bajo el lema “Ni un pibe menos, ni una piba menos, ni una bala más” y con multitud de carteles y camisetas en memoria de los fallecidos, se realizó la quinta Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil, una movilización para reclamar un mayor blindaje de la ciudadanía frente a las acciones policiales.

“Desgraciadamente tenemos que ver cada día más padres, madres y familias destruidas, porque cada 21 horas están matando a un pibe”, comentó Roxana Gainzos, madre de Nehuén Rodríguez, que murió en 2014 después de ser atropellado por un coche policial.

Gainzos hizo referencia al último informe anual de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, que sostiene que desde la vuelta a la democracia en Argentina en 1983 hasta el año pasado, se han producido 6.536 muertes por represión policial.

La madre de Nehuén Rodríguez contó que atropellaron a su hijo cuando volvía de los festejos por el ascenso de Huracán a la primera división del fútbol argentino y denunció que las autoridades borraron “todo tipo de pruebas” que les pudieran inculpar. “Es siempre la misma movida, ellos ya saben cómo hacer para dejar estos casos impunes, en los que los pibes de los barrios humildes no valen nada para ellos”, añadió.

Familiares de las víctimas como Gainzos encabezaron una manifestación que ocupó varias manzanas y en la que recordaron los nombres de las víctimas del llamado “gatillo fácil”.

En la conferencia de prensa previa a la marcha, Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz en 1980 y presidente del Servicio de Paz y Justicia, asociación organizadora del acto, llamó a trabajar para que casos como estos no vuelvan a suceder “nunca más” y pidió “otro tipo de democracia”.

En diciembre de 2018, el Gobierno aprobó un reglamento que da más libertad a las fuerzas federales en el uso de armas de fuego para proteger a los ciudadanos en situaciones de “peligro inminente”, sin necesidad de un primer ataque del delincuente.

Sin ir más lejos, el lunes murió un joven de 23 años detenido como sospechoso de un robo con arma blanca en la norteña provincia de Salta cuando era trasladado por personal policial y ahora se investiga si los efectivos tuvieron alguna responsabilidad, según la agencia estatal Télam.

Uno de los casos más sonados en el país fue el de Juan Pablo Kukoc, un joven de 18 años al que un policía mató a tiros después de que participara en un violento asalto a un turista americano en el barrio porteño de La Boca. Su madre, Ivone Kukoc, afirmó a que esa no es la manera de “sacar la delincuencia de la calle” y pidió un cambio en el sistema de seguridad.

“Nuestra decepción es ver cada vez más gente nueva llorando por lo mismo. Este es el segundo año que vengo yo y se suma un montón de gente, osea que por año están matando más chicos de los que habían matado”, señaló.

Redacción #PA.

comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *