Intrigas palaciegas de la transición judicial

 -  -  3

Por Sol Rodríguez Garnica

Sexto piso del palacio de Tribunales. Un juez se sienta en la sala de audiencias de siempre. Están allí la secretaria del tribunal, una fiscal auxiliar y un defensor. Un hombre lo mira. Está detenido y junto a él se encuentra el agente del Servicio Penitenciario Federal. En un movimiento rápido, el imputado se para y forcejea con el uniformado. La secretaria grita, cree que el hombre logró sacarle la pistola y que se acerca para disparar contra juez. Finalmente, el sujeto es reducido y el incidente no tuvo mayores consecuencias.

Esa anécdota le llegó a Marcela Losardo a través de dos funcionarios judiciales. La abogada tiene, hasta ahora, todos los números para ser ministra de Justicia y en tribunales lo saben. Las dos personas que le mencionaron el episodio coincidieron en un análisis: a nadie en todos estos años le importó la Justicia nacional. Este episodio, dentro de una sala en Comodoro Py, hubiera sido una catástrofe, aseguran desde el Palacio.

“Tenemos expedientes en los baños desde siempre porque no hay espacio, pero las notitas salen cuando Py tiene que poner un cuerpo de una causa en el pasillo”, se queja un juez que hace más de veinte años está en Talcahuano 550. Edificios cerrados por la cantidad de peso, invasión de murciélagos y ratas, ascensores que no funcionan hace años. “Ellos son la realeza: ven excremento de rata y al día siguiente tienen a todos los canales velando por la independencia judicial”, ironiza una fiscal.

La grieta entre los de Talcahuano y los de Retiro no es novedad: cualquier mínimo movimiento la agranda más. Los palaciegos están, además, en estado de alerta y movilización: ven el traspaso a la Justicia de la ciudad más cerca. Para los jueces nacionales (los penales, civiles, laborales) ir a la Justicia que “armaron” Mauricio Macri y Daniel Angelici es irse a la B. El (hasta el 10 de diciembre) oficialismo intentó en estos cuatro años el famoso traspaso y nunca pudo concretarlo: los magistrados les ganaron en todos los frentes. Alberto Fernández ya dijo, durante la campaña, que el país no debe pagar la justicia que sólo utilizan los porteños. En la plataforma de propuestas de Matías Lammens, uno de los puntos era justamente el traspaso de la Justicia. Este hecho encendió las alarmas de jueces y fiscales que se preparan otra vez para la lucha.

Otra cosa que molestó (y bastante) fue la presencia de Losardo y Wado de Pedro en la jura de Juan Bautista Mahiques como fiscal General de la Ciudad de Buenos Aires en el Teatro Colón. Pero los molestos, en este caso, fueron los progresistas y algunos cercanos al costado kirchnerista judicial. “¿Cuatro años para esto? ¿Para que todos nos saquemos fotitos y seamos amigos?”, dispararon. 

***

El que espera, ¿desespera?

En Py, mientras tanto, aguardan ansiosos (y ansiosas) el nombre del interlocutor (o interlocutora) que recorrerá los bastante feos pasillos de su edificio. A Fernández lo conocen hace años, pero apuestan a que no será el presidente el que se encargue de los diálogos diarios, aunque sigue usando el mismo celular de siempre. Otros, sin embargo, no están tan felices. La figura de Gustavo Béliz les es antipática: el ministro de Justicia de Néstor Kirchner fue siempre un enemigo de la Justicia federal. Uno de los proyectos que tenía en 2004 era renovarla a través de una fusión con la Justicia nacional. La sola idea genera repulsión en Retiro.

En el entorno del presidente electo son extremadamente cuidadosos cuando mencionan los temas judiciales. Cualquier nombre está a tiro de ser carpeteado y todos los proyectos pueden terminar en fracaso si se los revela antes de tiempo. La idea que deslizó Fernández es la de sacar del foco mediático a Comodoro Py: que la judicialización de la política no les dé de comer a ciertos sectores y que la politización de la justicia no continué de manera tan evidente.

Béliz también genera resquemor por otro aspecto: su pelea con los servicios de inteligencia. Su idea de reformular la entonces SIDE y mostrar luego la foto de Jaime Stiuso por televisión le costó su puesto. En Py, no creen que haya erradicado esa idea. Los servicios son la pata fundamental de muchas de las investigaciones judiciales –para bien, pero en una gran parte de los casos para mal–. Esa relación de amiguimismo-dependencia que mantienen jueces y servicios les ha permitido a ambos la supervivencia.

El misterio sobre quiénes serán los nuevos huéspedes de La Casa será la primera señal de cómo imagina Fernández que debe ser el esquema de la inteligencia argentina. Mucho se habló de un proyecto para “dinamitar” la AFI (ex SIDE), que fue rápidamente desmentido por Santiago Cafiero en un tweet que le contestó a Luli Salazar. Entre la rosca y las operaciones, lo que si quedó claro es que el funcionamiento de la AFI va a cambiar. La duda es cuándo y cuánto.

***

Y si se habla de cambios, el otro lugar donde todo está por rearmarse es el Consejo de la Magistratura. Desde ahí, un Gobierno puede impulsar juicios políticos, armar las ternas para los nuevos jueces, abrir sumarios y otras vicisitudes. Durante tres años, Cambiemos tuvo una mayoría simple que le permitía aprobar sólo ciertas cosas. Para lo más importante (inicios de jurys y ternas) se necesita el voto de nueve de los trece consejeros. 

Está difícil que Fernández consiga el número mágico por lo que dependerá de las negociaciones que se tejan allí adentro. También, está la posibilidad de que el número y composición del Consejo cambien: hay en la Corte un planteo aún no resuelto sobre ese tema en particular. ¿Lo beneficiaría un Consejo con 20 personas?

La Corte mira los movimientos político-judiciales con paciencia. Todos los magistrados supremos recibieron con agrado las palabras elogiosas que tuvo Alberto sobre ellos durante la campaña. Que la idea de una ampliación la haya descartado el mismísimo presidente electo en on los tranquilizó. No obstante, siempre alertas, aguardan la llegada de los no tan nuevos a la Casa Rosada para terminar de adivinar las jugadas que se vienen. ♣♣♣

#PA.

Sábado 9 de noviembre de 2019.
3 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *