¿Fin de un ciclo?

 -  -  1

Por Fiorella Del Piano

En las últimas semanas los pueblos latinoamericanos vivimos varios episodios convulsionados. Las crisis en Ecuador y Chile, el regreso del peronismo al gobierno en Argentina, la excarcelación del expresidente Lula Da Silva en Brasil, son algunos de los hechos que en una especie de efecto dominó se fueron dando uno tras otro; generando expectativas por lo que puede llegar a pasar en un futuro no muy lejano.

Años atrás, cuando comenzó el avance de la derecha en el continente, hubo quienes plantearon el fin del ciclo de las izquierdas, el fin del populismo y el regreso de un viejo conocido que se presentaba como lo nuevo. Como eso, que podía combatir “todos los males” que afectaban a la región.

Días atrás en una publicación de Project Syndicate, el gran Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía) escribió sobre “el fin del neoliberalismo y el resurgimiento de la historia”, en esas líneas describe: “Tanto en los países ricos como en los pobres, las élites prometieron que las políticas neoliberales conducirían a un crecimiento económico más rápido, y que los beneficios se reducirían para que todos, incluidos los más pobres, estuvieran mejor. Sin embargo, para llegar allí, los trabajadores tendrían que aceptar salarios más bajos, y todos los ciudadanos tendrían que aceptar recortes en importantes programas gubernamentales”.

La aplicación y ejecución de esas políticas neoliberales, tuvieron su consecuente efecto: la depreciación del salario real, el aumento de la pobreza, la inflación y el desempleo, (entre otros) que no hicieron otra cosa que alimentar la crisis. Con lo cual podríamos asegurar que las derechas latinoamericanas están en la cuerda floja, y parecería que el “giro a la derecha” que planteaban algunos, no fue más que una simple ilusión.

***

Vientos de cambio en el mapa latinoamericano

En nuestro país, Mauricio Macri –quién en 2015 había ganado la elección con un amplio porcentaje de votos– hace dos semanas perdió la reelección. Con ese resultado, de la mano de Alberto Fernández el peronismo volvió a la Casa Rosada.

Colombia también eligió. El país caribeño, tuvo elecciones regionales para alcaldes y gobernadores, en ellas gran parte de los candidatos respaldados por el expresidente derechista Álvaro Uribe fueron derrotados por partidos emergentes que se encuadran –de algún modo– dentro de la ideología de izquierda.

En las controvertidas elecciones de Bolivia, el triunfo oficial fue para Evo Morales, y aunque la elección está bajo sospecha, si existe la decisión de ir a una segunda vuelta Evo sigue siendo el favorito.

Donde no hubo elecciones fue en Chile, sin embargo, el país vecino es el claro ejemplo de que el crecimiento económico no es sinónimo de igualdad. Las profundas diferencias entre las elites y el resto de la población son la causa de la crisis que vive el país desde hace tres semanas.

A principios de octubre, Ecuador también atravesó una grave crisis política y económica. Siguiendo las recetas del FMI, Lenin Moreno aplicó una serie de medidas que trajeron como consecuencia varias protestas lideradas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

La gestación de un nuevo giro en las preferencias políticas Latinoamericanas está a la vista. América Latina resiste al neoliberalismo. La rebelión popular, la lucha en las calles y la decisión en las urnas muestran un quiebre en el camino… que al parecer, estaría retornando hacia la izquierda. ♣♣♣

#PA.

Domingo 10 de noviembre de 2019.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *