Droga en los medios

 -  - 

Por Adrián Machado


¿Qué dice la prensa misionera cuando habla de “drogas”? Temas, fuentes y géneros periodísticos.

En una entrega anterior hacíamos referencia a la tendencia hacia la espectacularización de la gestión Patricia Bullrich en materia de seguridad y particularmente en lo que fue una de las grandes banderas de la exministra: la lucha contra el narcotráfico. Omnipresente a través de operativos y apariciones en los medios de comunicación y en sus redes sociales, la actual presidenta del PRO encarnó una conducción en materia de Seguridad que priorizaba los golpes de efecto, las cifras siempre “record”, las imágenes y videos que acompañaban a las mismas, incluso incorporó el detalle de entregar las supuestas dosis resultantes de las sustancias incautadas.

Esta semana el ministerio de Seguridad de la Nación publicó un informe, elaborado por la Subsecretaría de Acción Criminal y Cooperación Judicial, con datos de las cuatro fuerzas de seguridad federales –Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria– en el que se observa que el 80% de los operativos fueron realizados contra consumidores o pequeños vendedores.

En tres de los cuatro años de la gestión Macri/Bullrich se aumentaron los operativos pero bajó la cantidad de marihuana, cocaína o drogas sintéticas incautadas. Es decir, en la mayoría de los decomisos se obtuvo menos de 100 gramos de marihuana, cocaína o 50 unidades de sustancias psicoactivas de diseño. “Vamos a correr el eje: las fuerzas federales no están para perseguir consumidores sino para ir contra redes grandes de narcotráfico y cuestiones vinculadas al delito complejo. Vamos a direccionar dónde poner el esfuerzo, la inversión de horas de trabajo del personal y desalentar el comercio de drogas ilícitas y otros delitos como la trata de personas”, planteó la ministra del área, Sabina Frederic.

***

Todo es Droga

¿Cómo trataron los medios de comunicación esta política hacia el narcotráfico llevada a cabo en el periodo 2016/2019? Vamos a centrarnos en la provincia de Misiones durante los últimos seis meses del año 2017 y los primeros tres de 2018. En una investigación realizada por quien esto escribe –Todo es Droga, Machado, 2019– se analizaron alrededor de 900 artículos periodísticos sobre drogas, sin distinción de día ni sección, de tres medios masivos de la prensa misionera: Misiones Online, Primera Edición y El Territorio. Allí se observaron aspectos tales como los temas tratados, las fuentes periodísticas utilizadas, la extensión de los textos, el uso de hashtags y tags, las secciones y los géneros periodísticos. El perfil de lo investigado que conseguimos fue político, judicial y policiaco. La sección “policiales”, por ejemplo, es la sección de las fuerzas de seguridad y del Poder Judicial, ellos son los protagonistas excluyentes.

Veamos algunos resultados generales:

Predomina el material de un medio. Los textos examinados se mantienen equilibrados en cuanto a su extensión, fueron clasificados como extensos los de más de cinco párrafos y como breves los que tenían menos de esa cantidad en su estructura. Aquí podemos esbozar algunas hipótesis: se publican muchos comunicados oficiales –que usualmente son textos cortos– y la dinámica de la lectura vía portales o redes sociales exige publicar notas de rápida lectura. En cuanto a los artículos periodísticos que incluimos bajo la denominación de extensos, es evidente cuando existe mayor producción periodística por parte del profesional y espacio brindado por el medio para su publicación.

Comprobamos nuestra hipótesis acerca de los géneros periodísticos: las noticias son predominantes, representan el 90% del total de lo publicado en el periodo abarcado. El 10% restante se distribuye entre la crónica, el informe, la entrevista y la columna de opinión. La noticia es el género que domina lo que se publica en los diarios y sus portales, pero también es característico de la sección donde se encuentran la mayoría de los artículos relacionados al narcotráfico, “policiales”. Es un género cerrado, no polisémico. No promueve el debate.

Los temas que monopolizan este tipo de publicaciones son: la incautación de algún tipo de estupefaciente y los procesos judiciales ligados a esas infracciones. Más del 90% de los artículos periodísticos tratan sobre alguno de estos dos tópicos –separados en el trabajo a fines analíticos ya que pueden incluirse los dos o más en la misma noticia, por ejemplo–. En un plano secundario encontramos anuncios de alguna autoridad política o fuerza de seguridad, adicciones –reclamos de familiares de personas bajo consumo problemático de sustancias o informes periodísticos sobre esta problemática– y lo relacionado con el acuerdo de colaboración entre la DEA y el gobierno nacional a principios de 2018.

Con respecto a las fuentes periodísticas, una aclaración: trabajamos con fuentes mencionadas. Intuimos, suponemos, especulamos que muchas son fuentes implícitas de las fuerzas de seguridad, del Ministerio de Seguridad de la Nación o del Poder Judicial, por ejemplo. Pero nos limitamos a trabajar solo con las explícitas. En los tres medios indagados predominan los mismos tipos de fuentes: judiciales, fuerzas de seguridad, Ministerio de Seguridad de la Nación, medios de comunicación y gobierno provincial o municipal. Pueden alternar su ubicación según los distintos medios, pero siempre son estas cinco las principales:

  • Judiciales: son los abogados, fiscales, jueces, auxiliares de justicia y las llamadas “fuentes ligadas a la causa”. Son fuentes citadas en gran cantidad de oportunidades debido a que las causas judiciales son uno de los dos grandes temas sobre lo que publicaron Misiones Online, El Territorio y Primera Edición en el tiempo que abarcó nuestro estudio.
  • Fuerzas de seguridad: Policía de la provincia de Misiones, Gendarmería Nacional Argentina, Prefectura Naval Argentina, otras Policías –Policía Federal, de otras provincias argentinas o de países como Brasil y Paraguay–. Ampliamente consultadas y citadas las fuerzas de seguridad dan cuenta, mayormente, de las incautaciones de estupefacientes –el otro gran tema que cubrieron los medios elegidos–.
  • Ministerio de Seguridad de la Nación: trabaja en conjunto con las fuerzas de seguridad. Muchas veces se encarga de comunicar lo realizado por las mismas, además difunde los programas institucionales a su cargo –Argentina sin narcotráfico, OCAF, por ejemplo– y envía comunicados a mansalva –como nos lo han confirmado los mismos trabajadores de prensa– a los medios de comunicación –siempre nos referimos al periodo analizado, 2017/2018–.
  • Otros medios de comunicación: en lo investigado observamos lo mismo que otros autores a lo largo de las últimas décadas, el sistema de medios masivos se retroalimenta. El sistema mediático sigue utilizando como fuentes a otros medios o agencias de noticias: diarios y portales de otras provincias, del interior de Misiones, de países limítrofes, de alcance nacional, Télam, agencia de noticias NA, radios misioneras, canales de televisión de alcance nacional y de países vecinos.
  • Gobierno provincial o municipal: el gobierno provincial es citado frecuentemente por anuncios –compra de tecnología o vehículos destinados a la “lucha contra el narcotráfico”–, análisis u opiniones sobre las políticas llevadas a cabo y por su presencia en diversos operativos que terminan con detenciones y/o incautaciones –quien participa de ellos suele ser el Ministro de Gobierno–. En cuanto a los municipios, son citadas las voces de intendentes, jefes comunales o miembros de escalafones más bajos de dichos gobiernos, habitualmente por la problemática de adicciones en sus comunidades.

Un resultado del abordaje cuantitativo nos permite ver la distribución de las fuentes utilizadas. Del total relevado se contabilizaron 732 menciones a fuentes en 888 artículos periodísticos, menos de una fuente por publicación –0,82–. El 45% de las fuentes corresponde a alguna fuerza de seguridad –y del Ministerio de Seguridad de la Nación–, el 21% son fuentes judiciales, mientras que los medios de comunicación conforman el 13% de las fuentes citadas. El gobierno provincial constituye el 6% de las fuentes mencionadas, misma cantidad que los imputados/detenidos y sus familiares. En suma, más del 60% de las fuentes periodísticas mencionadas se reparten entre las fuerzas de seguridad, el Ministerio de Seguridad de la Nación y el Poder Judicial. Es decir, fuentes oficiales.

A partir de esta descripción general podemos afirmar que no existen grandes diferencias entre los medios estudiados en cuanto al tratamiento periodístico. Los tres se mantienen dentro de las características generales: la noticia predomina junto a los temas incautación y caso judicial. Utilizan mayoritariamente fuentes oficiales: judiciales, fuerzas de seguridad, Ministerio de Seguridad de la Nación, medios de comunicación y gobierno provincial o gobiernos municipales. Difieren en las preferencias de las fuentes, en los temas abordados y en la extensión de los artículos periodísticos. En ningún caso son diferencias significativas. A nivel general existe, prácticamente, un empate entre artículos breves y extensos.

El Territorio, Misiones Online y Primera Edición utilizan fuentes periodísticas idénticas, lo cual produce un empobrecimiento de su agenda y los aleja del usuario. Por la necesidad de publicar constantemente –en sus versiones digitales–, los medios considerados publican sin modificaciones lo enviado por el Ministerio de Seguridad de la Nación y/o las distintas fuerzas de seguridad. El efecto logrado es la replicación casi inmediata y textual de los comunicados del Ministerio de Seguridad.


***

El Porvenir

La guerra contra las drogas, a diferencia de otro tipo de guerras, no tiene fin. Es infinita porque permite que la actividad económica mantenga sus características a través del tiempo. Actualmente esta política y su paradigma –el prohibicionismo– tienen fuertes cuestionamientos –incluso de otrora cultores de dicho abordaje–. Pero también existen experiencias alternativas exitosas Uruguay, Bolivia, Canadá, varios estados de los Estados Unidos, por ejemplo.

Si Argentina pretende continuar con la idea “un mundo libre de drogas” por otro siglo  –el tiempo que lleva vigente la prohibición– cuyo ordenador es una brújula moral que legaliza algunas sustancias –alcohol, tabaco, ansiolíticos– mientras que ilegaliza otras tantas, los resultados y consecuencias serán idénticos a los conseguidos durante todo el periodo de aplicación del paradigma prohibicionista: crecimiento y establecimiento del crimen organizado, corrupción estatal, diversas formas de violencia –que recae principalmente sobre los grupos que han vivido en condiciones socioeconómicas desfavorables y escasas oportunidades educativas y laborales–.

Por ello, el resultado del análisis que llevamos a cabo es sombrío. De casi 900 artículos analizados solamente dos tratan acerca de la legalización del cannabis. El tratamiento periodístico que recibe el narcotráfico se mantiene dentro la línea prohibicionista y de guerra contra las drogas. Los debates sobre despenalización, regulación y legalización de sustancias ilegalizadas no serán motorizados por la prensa masiva misionera. Estos resultados podemos replicarlos al grueso de los medios masivos del país, en el marco de un posible proyecto de regulación del cannabis –tanto para uso recreativo como medicinal– y de otras sustancias psicoactivas hoy ilegalizadas, es imprescindible que el debate y sus distintas voces tengan un lugar distinto al recurrente punitivismo que circula mediáticamente. ♣♣♣

#PA

Domingo 9 de febrero de 2020.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *