Cuadernos de campaña (apuntes de trinchera en un año electoral)

 -  -  1

Por Mauro Federico

El dólar se mete de lleno en el debate pre-electoral. El equipo económico, desconcertado, viaja a Estados Unidos a pedir la escupidera, mientras el establishment pide a gritos a Melconian. Una primera elección provincial que marca tendencia. Una operación de contrainteligencia para desarmar la causa Cuadernos, que tambalea al quedar expuestos los hilos de la marioneta. Detalles de una “cumbre” de ex espías preocupados por el clima de anarquía que reina en La Casa.

ESTOY VERDE, NO ME DEJAN SALIR (jodete por boludo). Atrapado en su propio laberinto, el gobierno de Mauricio Macri se apresta a enfrentar una semana complicada, con su principal frente de tormenta centrado en el peligro de una nueva corrida cambiaria que definitivamente dé por tierra con la impostada “tranquilidad” con la que el ministro Dante Sica salió a enfrentar la turbulencia el jueves pasado (y que nadie creyó como cierta). El mercado sigue sin encontrar señales de confianza en la política económica, por lo que los pesos que sobrevuelan la plaza no hacen otra cosa que migrar hacia la divisa estadounidense. Cómo única –y peligrosa- estrategia, el gobierno recurrió una vez más a la suba de las tasas, provocando un espiral que redundó en mayor volatilidad, mientras le prenden una vela a la liquidación de exportaciones del campo, que podrían aportar dólares frescos.

Pero no es suficiente. Para el establishment económico, el tiempo de Nicolás Dujovne al frente del palacio de Hacienda está terminado. “No otorga la confianza necesaria para superar esta nueva corrida y lo peor que uno puede hacer ante una situación como ésta, es mostrar debilidad, porque los mercados son como los tiburones: cuando perciben la sangre, se acercan a comer”, sostiene un veterano analista financiero. A cinco meses de las PASO es muy riesgoso pegar el volantazo sin que los cimbronazos tengan repercusión en el resultado. “Pero no le queda otro camino al Presidente, está atrapado en su propio laberinto”, completa el avezado economista que pide no ser identificado.

En medio de la turbulencia, un ex funcionario macrista que hoy disfruta de la punta de la Superliga en su condición de hincha de Racing, se acomoda el nudo de la corbata mientras todos susurran su nombre. Hasta que un colega (economista, no racinguista) se anima a mencionarlo públicamente. “El único que puede sacarnos de esta coyuntura es Carlos Melconian”, dispara Guillermo Nielsen. Melconian prefiere el perfil bajo y no sale a enfrentar los rumores. Pero desde su entorno hacen llegar respuesta a esta “demanda instalada” para que retorne a un staff del que se retiró –recordemos- criticando duramente la falta de decisión política de Macri para encarar “los cambios drásticos” que necesita el modelo económico. “Lamentablemente no es el momento de hacer lo que debimos hacer cuando había plafond político. Pero Carlos es un patriota y está dispuesto a ponerse al frente de la conducción económica, con una condición sine qua non: quiere todo el poder”, aporta una fuente con llegada al ex presidente del Banco Nación. ¿Y eso que significa?, pregunta este cronista. “Reunificar nuevamente el ministerio y controlar el Banco Central, lejos de la influencia de la Jefatura de Gabinete”, aporta la fuente. Y finaliza: “Porque Marcos Peña podrá saber mucho de redes sociales y de trolls, pero de economía no sabe un carajo”.

Con este escenario turbulento como contexto, el gobierno enfrentó este domingo su primera prueba electoral en una provincia donde no gobierna, pero en la cual tampoco pudo –aunque lo intentó- usar a Cristina como antagonista ideal. Neuquen, controlada desde 1962 por el Movimiento Popular Neuquino (MPN) fue escenario del primer golpe electoral para Cambiemos, cuyo candidato (Omar “Pechi” Quiroga, actual intendente de la capital provincial) no pudo imponerse ni al oficialismo, ni al hombre con el que la ex presidenta jugó su carta inaugural en este testeo inicial: Ramón Rioseco, un dirigente forjado al calor de los piquetes, hoy jefe comunal de Cutral-co, lugar emblemático donde se emplazaron los originaros campamentos petroleros de YPF. Porque claramente esta elección estuvo cruzada por los intereses que genera la explotación hidrocarburífera. En Neuquén está el polo energético de Vaca Muerta. Son los yacimientos “no convencionales” que el gobierno de Macri privilegió como un imán de inversiones, de las pocas que llegaron a raíz de la falta de logros económicos y de la incertidumbre electoral que sigue sin despejarse.

***

LOS HILOS DE LA MARIONETA. La brillante maniobra de contrainteligencia deschavada por el otrora cerebro de la organización Montoneros Horacio Verbitsky en su filoso portal de noticias, puso en evidencia los puntos débiles de la llamada “Operación Cuadernos” con la que sectores ligados a la ex SIDE –en sociedad con un juez ávido de poder y con encumbrados dirigentes de la coalición gobernante- jalonaron de obstáculos la carrera por la reelección de Cristina de Kirchner.

Los dichos del autoproclamado especialista en narcotráfico, terrorismo y agente de la DEA Marcelo D’Alessio son verosímiles. Lo que la justicia deberá determinar es si, además, son veraces. Una tarea muy compleja ya que los servicios de inteligencia operan en todos los ámbitos con el objetivo de sembrar la incertidumbre y provocar la reacción social y judicial direccionada hacia los objetivos que ponen en la mira. Es perfectamente factible que D Alessio forme parte de los servicios y que haya tenido una misión, un objetivo, cuando intentó vehiculizar una extorsión contra un supuesto empresario pagador de coimas. Los interrogantes que surgen son varios: ¿cuál era esa misión? ¿Quién le impartió las instrucciones? ¿Qué integrantes del poder político y judicial se valieron anteriormente de sus oficios para ejecutar alguna operación?

La última pregunta parece ser la más sencilla de responder. D Alessio, como Droopy, aparece vinculado a fiscales, jueces, periodistas, funcionarios de este gobierno y del anterior, legisladores, arrepentidos y narcotraficantes. Todos estos, en algún momento, usaron o fueron usados por el “operador” y no solamente lo conocen personalmente, sino que también sabían de sus “habilidades”.

Más difícil es eliminar las otras dudas que provoca su accionar: ¿qué objetivo perseguía en esta oportunidad? ¿Solamente pretendía los 300 mil dólares que le pidió al empresario agropecuario para “hacerlo zafar” de la causa Cuadernos?¿O había otro interés en juego? ¿Cuál podría ser ese interés?¿A quiénes beneficiaron los resultados de la operación? Claramente a los enemigos de los perjudicados. ¿Y quiénes fueron los principales perjudicados? Todos los que, en los diferentes ámbitos (político, judicial y periodístico) fogoneaban la causa Cuadernos. En la lista entran desde Lilita Carrió, pasando por el fiscal Carlos Stornelli, hasta el periodista Daniel Santoro.

No son pocos los que piensan (pensamos) que detrás del proceso que instruye el juez Claudio Bonadío existe una enorme operación de inteligencia coordinada por el ex Jefe de la División 85 de la SIDE Antonio “Jaime” Stiusso. ¿Por qué no pensar entonces que estamos en presencia de una brillante maniobra de contrainteligencia pergeñada por algún cerebro con la capacidad suficiente como para hacer tambalear los cimientos de la operación original? Si rascamos un poco la olla, emerge la figura del autor de la nota periodística que deschavó el accionar de D Alessio, el filoso Verbitsky, un hombre con el conocimiento y la habilidad necesarios para montar el escenario y ejecutar la acción.

Sin embargo, es el propio Verbitsky quien desde su portal conduce la respuesta a nuestra pregunta pendiente. ¿A quién respondía D Alessio? En su declaración indagatoria, el falso abogado sostuvo que estaba investigando a Etchebest por encargo de “un alto directivo de la AFI”. Se trata de Pablo Pinamonti, “de la línea directa con el Presidente a través de Daniel Angelici” según sostiene el Perro. Pero además un orgánico que responde órdenes de Silvia Majdalani, sub jefa de la AFI. Como podrá el lector apreciar, una verdadera ensalada.

***

LA CASA NO ESTA EN ORDEN. Este enorme descontrol en el manejo de las tareas de espionaje (al que se le suman los vericuetos de la causa que investiga la muerte de Natacha Jaitt, detrás de cuyo accionar también se ven los dedos de varios ex espias) ha generado la preocupación de algunos “históricos” de “La Casa”, quienes este fin de semana llevaron a cabo un cónclave secreto para evaluar la situación y plantear un plan de acción. El mitin tuvo lugar en una casa quinta ubicada en algún lugar del conurbano bonaerense, propiedad de uno de los participantes del encuentro. Ocho fue el número de ex agentes convocados, todos ellos con una característica en común: ninguno formó parte jamás de ninguna fuerza de seguridad, ni está contaminado por haber participado en alguno de los procesos políticos que –a criterio unánime de los presentes- “transformaron La Casa en una verdadera anarquía”.

La cita comenzó en la sobremesa de este sábado y se prolongó por más de cinco horas, hasta la caída del sol. “Solo tomamos café y agua, ni galletitas comimos para no distraernos y además porque la mayoría somos veteranos que nos tenemos que cuidar de la diabetes”, bromeó uno de los asistentes en diálogo con este portal. Entre los presentes había un par de hombres fuertes del organismo, que supieron ganarse el respeto de sus pares por la eficacia de sus operaciones  y que luego fuero raleados justamente por tratarse de gente “de La Casa”.

“Estamos muy preocupados por lo que está pasando en 25 de mayo, la gente que actualmente está al frente no entiende nada de inteligencia y le han faltado el respeto a los que saben, mientras que los que estaban antes quisieron poronguearnos a los más veteranos e imponer sus criterios de control político”, describe el informante.

“Todo lo que está pasando con el caso de D Alessio y de Natacha Jaitt, deja al descubierto que no controlan absolutamente nada y eso es muy peligroso porque las operaciones se cruzan, lastimando a cualquiera que se cruce en el camino”, continúa. Y finaliza con una advertencia directa: “más allá del diagnóstico en el que coincidimos, el plan es hacer llegar el mensaje de que esto no puede seguir así y que hay que tomar las riendas de este descontrol; de lo contrario saldremos nosotros a ventilar la información que guardamos en nuestros archivos y te aseguro que ahí si que estalla todo en mil pedazos”.  ♣♣♣

comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *