Llegó con tres heridas

 -  -  11

Por Quique Pérez

En momentos difíciles cuando la realidad me supera mi escape preferido es la lectura, hay quien opta por jugar al Fortniteo mirar algún partido de fútbol de alguna liga de un país, que por lo general no tenemos idea de qué continente proviene. Yo elijo la literatura y si es poesía mejor. Entre los grandes de la pluma hispa prefiero las obras de Miguel Hernández, supongo que es por su esperanzador pesimismo perfectamente entendible por las cicatrices de una vida extremadamente intensa y que terminó de manera trágica, con guerra civil española incluida y la muerte en una prisión franquista por su lucha en el bando republicano.

Uno no puede más que asombrarse y emocionarse con Las nanas de la cebollaTristes guerrasCanción última, quizás más conocida con el nombre de Para la libertad, que rebautizó Serrat para hacerla canción; Las manosy la terriblemente bella Elegía, seguramente lo más doloroso y bello que se le puede escribir a un ser amado en su sepultura. Todo esto solo en 31 años de vida, desde su nacimiento en Orihuela por el año 1910 hasta su desaparición física y su inmortalidad artística en Alicante para el año 1942. Tal vez, de los más grandes literatos mundiales, haya sido él con quien menos tiempo contó para plasmar tan fecunda obra.

Entre los poemas de Miguel hay uno en especial que relaciono con nuestra irracional argentina y es sin duda la que dice:

Llego con tres heridas
La del amor
La de la muerte
La de la vida

En estos tiempos que nos quieren hacer creer que estamos como estamos por una especie de compendio de errores provocados, inicialmente en el último gobierno K, luego se extendió a tres gobiernos anteriores, de 4 a 12 años, y ya después de los últimos discursos, se escuchó a comunicadores y funcionarios hablar de 40 a 80 años de infinitos vicios populistas que arruinaron la nación.

Si la crisis continua ya me imagino a un Mauricio gruñón echando culpas a la tribu Tilcara, habitantes del maravilloso Pucará (imperdible para entender el grado de cultura de nuestros pueblos originarios masacrados irracionalmente) que hace 10.000 años empezaron con el populismo y la locura de creer en una sociedad justa e igualitaria.

Si yo no viví en otro país y en otra dimensión, nunca jamás nuestro país vivió 80 años de populismo. Con muy mala voluntad a lo sumo podemos llegar a cuatro décadas de las 21 que está por cumplir el país, a veces estaría bueno leer un poco de historia para que no nos embauquen tan fácilmente. Hasta los años 70, los cuales los viví como adolecente, todavía había pleno empleo, la educación y la salud estaban en los primeros puestos del mundo, no existía la deuda y absolutamente a ningún integrante de la clase media que abarcaba a casi toda la población, le interesaba el valor del dólar.

A partir de ahí pasaron cosas, nos agarró la tormenta, no pudimos trepar a la montaña y chocamos el autito de la calesita, pero no necesariamente por los populismos, no precisamente porque hayan hecho las cosas maravillosamente bien, sino porque nuestras dos grandes caídas en el nivel de vida de nuestra población fueron en periodos de apertura indiscriminada y toma de deudas irracionales.

Con el manejo de las recetas del FMI, a partir de la dictadura militar del 76 y luego del Menemato pasamos a instalar un país con serias problemáticas sociales (pobreza, desempleo, desigualdad), antes nunca imaginadas. Estoy convencido que los gobiernos mal llamado populares, se equivocaron muchísimo y en algún punto fueron nocivos para la economía, pero de ninguna manera podemos igualar al que te clava un cuchillo con el que no sabe o no quiere curarte la herida.

Unas de mis pocas certezas es pensar que a un gobierno es casi imposible juzgarlo hasta pasada por lo menos una década y es mi enorme y profundo deseo no tener que pedirle al inconmensurable Miguel Hernández una licencia literaria para modificar su poema y describir así a la Argentina:

Murió por tres heridas
Por tres heridas Dios
La de Dujovne
La de Cavallo
La de Martínez de Hoz

♣♣♣

comments icon 1 comment

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *