La boa y el elefante

 -  -  3

Por Quique Pérez

La increíble historia de El Principito nos aporta la cuota de irracionalidad necesaria para comprender la actualidad de la política nacional. 

Antoine Saint- Exupéry de carácter aventurero, piloto y escritor intentó demostrar que lo “Esencial es Invisible a los Ojos” y entre todas las historias resalta la imagen de ese sombrero que él y solo él, irracionalmente, ve como un elefante devorado por una boa.

El gobierno de coalición de Cambiemos está empeñado en convencernos que lo esencial es invisible a las matemáticas. 

Las últimas apariciones públicas de Mauricio Macri y del súper ministro Marcos Peña dejan entrever la crisis comunicacional. Jaime Durán Barba deberá entrar a boxes y replantear la estrategia para convencernos del beneficio de deber un PBI.

Las tarifas de energía impuestas son cada vez mayores, como si viviéramos en Suiza, pero los salarios se asemejan a los de algún país remoto de África. 

El mismo razonamiento se aplica a los peajes, al sector financiero y a otros rubros beneficiados por estas políticas de ajuste. Históricamente las empresas de Franco Macri tuvieron y tienen incidencia directa y beneficios extraordinarios en estos rubros.

El mensaje sería: “estamos creciendo, pero en forma invisible, baja la pobreza y baja el desempleo”. 

Creo cada vez más lo del elefante deglutido por la boa. 

Si El Principito decidiera transportarse a esta increíble Argentina, tierra en la que el autor vivió un lapso de su vida, encontrará sus queribles personajes. Aquellos que con sus comportamientos socialmente normalizados terminan resultándonos irracionales en sí mismos:

La vanidad enquistada en la dirigencia política como también en los comunicadores y periodistas.

Una gran mayoría de trabajadores se identificarán con el farolero, trabajando de sol a sol, perdiendo derechos y calidad de vida, pero sintiéndose felices por no caer en la desocupación.

Para su decepción y para alegría de su rosa que dejo en el diminuto asteroide B612, muy pronto El Principito abandonaría nuestro país, que lo manejan los tres personajes más cuestionables de esta historia: los zorros, los contadores y los hombres de negocios. Entre sus vivezas, sus números enredados y sus fortunas mal habidas, formaran la boa perfecta que irremediablemente terminara devorando al ingenuo pueblo argentino.   ♣♣♣

3 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *