Es mejor frente al mar

 -  -  5

Por Quique Pérez

Tomando como punto de partida el km 0, el Congreso de la Nación, en el Km 206 rumbo a la costa nos encontraremos con la localidad de Dolores. Típica ciudad del interior bonaerense. Con su plaza principal como centro neurálgico del pueblo, rodeado por la iglesia, el municipio, la escuela, el club, el destacamento policial y los juzgados.

Fue fundada en 1917, convirtiéndose en la primera población creada por el naciente estado argentino y un territorio ganado a los pueblos originarios de la zona. Actualmente cabecera judicial de la pujante zona costera que abarca las localidades de Villa Gesell, Pinamar y el Partido de la Costa. Municipios que han adquirido relevancia en los últimos años, porque, como diría el faro del pensamiento argentino Mauricio Macri, hoy presidente, “pasaron cosas”.

Respetando la historia, debemos reconocer que, desde la época colonial, estos parajes son ricos en acontecimientos. Lugar elegido por los grandes terratenientes de la época para realizar contrabando, lejos de las aduanas capitalinas. Como reliquia pintoresca de esa etapa queda el recuerdo del primer cauce fluvial dragado de américa “la Ría de Ajo” y decenas de buques traficantes víctimas de naufragios que duermen sobre sus finas arenas.

Pago de Santos Vega, gaucho, payador y rebelde. Playas famosas a nivel internacional no por su belleza sino por la aparición de centenares de cuerpos atados, encapuchados y sin manos, víctimas de los vuelos de la muerte de la última dictadura.  En democracia, la lujosa Ferrari de Menen; los mítines veraniegos con olor a rosca política; las leyendas de los puertos de Duhalde; el brutal asesinato de José Luis Cabeza, que dejó en evidencia el dominio de Yabrán; hasta el médano de Boudu, son solamente un puñado de casos resonantes ocurridos en esta zona de repletas soledades invernales y bullicios estivales.

Actualmente se está librando una batalla judicial impensada. En lo personal, no creo que la justicia sea la misma después de la irrupción del Juez Alejo Ramos Padilla y su denuncia de extorsión, apadrinado por la familia De Jesús “dueña del poder real desde los años 70” con una influencia tal, que a un secretario de su intendencia lo catapultaron a la Vicepresidencia de la Nación, el hoy procesado Amado Boudou.

Entre la espuma y la sal, se habría llevado a cabo un importante chantaje, cosa rara en este irracional país, pero lo especial de este, es que habría sido llevado a cabo por un fiscal, nada mas ni nada menos que Stornelli, quien para la mitad de la población es el que carga en sus espaldas la mayor investigación contra la corrupción, y para la otra mitad es el protagonista de la mayor opereta judicial de la historia con fines políticos y extorsivos. Así de irracionales somos. 

El “facha Alejo”, aparte de seducir con su presencia y su dialéctica, patió el tablero y va a fondo. Pero no va a ser un desafío de códigos judiciales únicamente, sino que el destino de estas causas se dirimirá en las urnas en octubre.

De triunfar algún espacio ligado a Cristina Fernández de Kirchner, don Alejo, pasará a ser un prócer a la altura de Dalmasio Vélez Sarsfield o Juan Bautista Alberdi.

Si se impusiera el espacio que pretende ser moderado, liderado por los 4 fantásticos o por la versión argentina del profesor Xavier de los X- MEN, el inteligente Dr. Lavagna, el máximo castigo que recibirán el fiscal y el juez será escribir en un pizarrón mil veces “esas cosas no se hacen”. Duros los muchachos de la ancha avenida del medio. 

Si el ganador fuera el colectivo “Cambiemos”, Stornelli, será el héroe de la película y Ramos Padilla, el juez rebelde deberá abandonar la justicia. Pero tranquilo Alejito, que sin trabajo no te vas a quedar, la familia De Jesús, te dará el puesto de guardavida en la mejor playa de la costa.Si te toca reír lo vas a hacer en la justicia, pero si te toca llorar, y te lo digo por experiencia propia, siempre es mejor frente al mar.    ♣♣♣

5 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *