Una gestión sin luces

 -  - 

Por Cristian Franchi


En dos días más de 60 mil usuarios de Buenos Aires sufrieron cortes de luz en medio de una ola agobiante de calor. Reclamos en las redes sociales, protestas en las calles y silencio e inacción de la Secretaría de Energía de la Nación.

La ola de calor que vive Buenos Aires, así como la tromba de agua que cayó durante el  viernes, mantienen a miles de personas sin luz, un problema que se repite cada verano por el alto consumo de energía, los desperfectos que se producen en las instalaciones eléctricas y que evidencian falta de inversión de las empresas.

Solo en Buenos Aires, más de 60.000 usuarios se mantenían sin suministro en la tarde del sábado, la mayoría en la zona sur del Gran Buenos Aires. Según los datos que dio a conocer el Ente Nacional Regulador de Electricidad, son cerca de 50.000 los usuarios de Edesur los que no disponían de energía, mientras que los de Edenor superaban los 10.000.

Dentro del área de concesión de Edesur, que presta servicios en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires y doce partidos de la provincia de Buenos Aires, las áreas más afectadas son Villa Luro, Lanús Oeste, Temperley, Parque Chacabuco, Caballito, Balvanera, Gerli y Marmol.

En tanto, en la zona que corresponde a Edenor, que abarca 20 partidos del noroeste del Gran Buenos Aires y la zona noroeste de la Ciudad tiene como zonas más afectadas a Olivos, el Talar, Villa Luzuriaga, Gregorio de Laferere, Palermo, Villa Bosch, Belgrano y Villa Madero.

***

Silencio oficial, bronca y protestas

Desde el gobierno se mantiene el silencio absoluto respecto a la dramática situación. Hasta el momento ni el secretario de Energía, Sergio Lanziani, ni la institución han emitido un comunicado de prensa dando las explicaciones del caso.

Envuelta en un lío de internas (ya renunciaron tres funcionarios en lo que va de la gestión), la Secretaría de Energía se estuvo ocupando en las últimas horas de temas que consideran, tienen mayor relevancia. Es así que en medio del drama que padecían las miles de familias porteñas y bonaerenses a través de sus redes sociales dieron a conocer reuniones que mantuvieron con representantes de la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas licuado (CADIGAS).

En las redes sociales la gente explotó contra las distribuidoras y algunos usuarios denunciaron que están sin suministro de energía desde hace más de 12 horas. El malestar de la gente lo expresaron con fuertes y duros mensajes, denunciando quema de electrodomésticos y pérdidas de comida.

Por ejemplo, el usuario @marcelopiero le escribió a Edenor: “La tensión eléctrica sube y baja. Llamo a @edenor y te atiende una maquina sin ninguna respuesta o solución. Se me van a quemar los artefactos eléctricos. El aire acondicionado no funciona. Creo que se quemó el motor”.

Otros por ejemplo decidieron dejar las protestas virtuales y salir a las calles. Fue el caso de un grupo de vecinos que en la tarde del sábado optaron por cortar las vías del ferrocarril San Martín a la altura de la estación Villa del Parque. Argumentan que están sin luz hace más de 48 horas.

Además, los usuarios aseguran que los datos que brinda Edenor sobre la cantidad de cortes de luz son falsos, porque son muchos los barrios sin energía eléctrica y en un momento del viernes la distribuidora aseguró que no tenían servicio 1600 clientes.

***

Un problema que no es nuevo

Durante los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, se generó una fuerte polémica por los tarifazos: aumentos desmedidos y constantes en los precios de servicios públicos como el gas o la electricidad, en un contexto de alta inflación y de caída del poder adquisitivo.

De forma reiterada y ante la ola de protestas Macri defendió esos aumentos -que fueron resultado de la bajada de los subsidios públicos a las empresas distribuidoras- al considerar que durante los Gobiernos peronistas de Néstor y Cristina Kirchner las facturas estuvieron fuertemente subsidiadas y desactualizadas, provocando una fuerte caída en la inversión energética, con la consecuente falta de calidad en las instalaciones.

A poco de asumir el poder Alberto Fernández dispuso el congelamiento de las tarifas, siendo esta una medida que supone tiende a cuidar el castigado bolsillo de los argentinos. Pero al parecer el problema no tiene que ver con las mismas, sino que con la falta de inversión de las empresas distribuidoras, las cuales durante los últimos cuatro años han obtenidos ganancias exorbitantes, sin invertir ni pensar en los usuarios.

La designación del misionero Sergio Lanziani como secretario de Energía, hasta al momento, le trajo al gobierno más problemas que soluciones. En poco más de un mes de estar al frente de esa cartera, tres funcionarios renunciaron por una feroz interna que tiene como objetivo la disputa de cargos políticos. Lo que se dice hasta el momento, una gestión con pocas luces. ♣♣♣

#PA. EFE y Télam. Foto: Primera Edición.

DOMINGO 9 DE FEBRERO DE 2020.
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *