“No está en cartera” un aumento de tarifas de servicios ni de transporte

“No está en cartera” un aumento de tarifas de servicios ni de transporte


El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que está “bajo análisis” lo “qué pasó” al respecto del tema tarifario durante la gestión de Mauricio Macri, a quien, dijo, sólo le preocupa la situación del país “porque sus amigos dejaron de ganar millones” y también “dejaron de expoliar a los argentinos”.

A través de declaraciones formuladas esta mañana para la radio AM 750, el jefe de Estado se refirió entre otros temas al supuesto aumento de tarifas previsto para el segundo semestre y dijo que “Lo primero no es tener un aumento de tarifas; no tenemos en cartera hoy el aumento de tarifas sino que, lo que tenemos bajo análisis, es qué pasó (con ellas durante la gestión de Cambiemos) para saber exactamente de dónde partimos”.

En la misma línea el Presidente negó que se esté analizando un aumento en las tarifas del transporte: “Lo mismo nos pasa con el transporte: ¿por qué va a haber aumento si las naftas están congeladas?”, señaló.

“Yo voy a cuidar el bolsillo de los argentinos hasta el ultimo minuto que esté acá, me lo escucharon decir más de una vez, y ese es el compromiso que yo tomé con la gente”, insistió el mandatario.

***

¿Problemas de comunicación en La Rosada?

Fernández discrepó públicamente con su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que en las últimas horas había admitido la posibilidad de que los servicios de luz, gas, agua y transporte vuelvan a sufrir una suba a mitad de año.

“No sé si en junio vamos a estar en condiciones” de incrementar las tarifas, sostuvo el Jefe de Estado.

Cafiero había dicho que “probablemente” en junio próximo aumentarían las tarifas de servicios públicos, pero aclaró el ajuste sería para “los sectores que lo puedan soportar”.

“Lo que más me preocupa es que algunos pícaros dejen de ganar en detrimento de la gente”, sentenció el Presidente, para quien el ajuste tarifario “es actualmente objeto de estudio y revisión para saber quién ganó, cuando ganó y cuánto pagamos los argentinos. Y después veremos lo que hay que hacer”.

“Pero lo primero no es un aumento de tarifas. No tenemos en carpeta el aumento, pero sí tenemos bajo análisis qué pasó para saber exactamente de dónde partir”, dijo Fernández.

***

“Que nadie se apure”

Del mismo modo señaló que “lo mismo pasa con el transporte: ¿porqué un aumento si están congelados los combustibles”?.

En las últimas horas, el ministro de Transporte, Mario Meoni, había asegurado que está en estudio una posible suba en las tarifas del transporte.

“Va a haber aumentos de tarifas desde mayo pero muy razonables. No van muy por encima de la inflación, no la equiparan, diría. Estamos pensando en un esquema escalonado pero no debería superar el 10%”, señaló Meoni, cuyas declaraciones fueron rechazadas este viernes por el propio Fernández.

“Que nadie se apure: no sé si en junio nosotros vamos a poder estar en condiciones de hacer eso, sólo me preocupa que unos pícaros ganen”, dijo Fernández y extendió al transporte su promesa de no aumentar tarifas porque, reiteró, su objetivo apunta a “cuidar el bolsillo de los argentinos”.

***

“Un triunfo de la razón”

También en la entrevista aseguró, en referencia al tema de la deuda externa, que está “un poco más claro el horizonte” porque su gobierno empezó a “arreglar el mayor problema y el mayor condicionante” para el país, que es la deuda externa, pero advirtió que tampoco hay que ser “exitistas”, luego de que el Fondo Monetario Internacional aceptara que ese compromiso “no es sostenible” para Argentina.

“Es un paso, tampoco debemos ser exitistas, es un paso muy importante; tengo la a tranquilidad de que me dieran la razón y eso no es poco, si uno persiste con la lógica y la lógica es razonable, uno finalmente puede imponer sus objetivos”, reflexionó Fernández.

El jefe de Estado se refirió así al documento que el FMI emitió esta semana, en el que sostuvo que la deuda Argentina “no es sostenible” y pidió “una contribución apreciable a los acreedores privados para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda”.

En cuanto a la deuda con los bonistas, pidió “prudencia” y evaluó que el gobierno deberá trabajar “con mucho cuidado” con ellos y “silenciosamente”, del mismo modo que lo realizado con el Fondo Monetario Internacional.

“Hemos logrado que un auditor externo diga ‘lo que dice esta gente es verdad’, pero vamos despacio porque es un juego difícil y hay jugadores de póker; no es un tema simple”, subrayó.

En este punto, el mandatario ironizó: “A la Argentina le han tocado pocas cartas pero estamos para pelear”.

“En estos 60 días de gobierno hemos empezado a arreglar el mayor problema y el mayor condicionante que es el tema de la deuda (…); ahora tenemos un poco más claro el horizonte y recién ahora se empieza a ordenar el escenario”, aseveró el Presidente.

Consideró como “un triunfo de la razón” lo logrado y, aunque evaluó que se trató de un “paso muy importante y único en la historia”, dijo que “todavía queda mucho por hacer”.

#PA. Télam. NA.

Viernes 21 de febrero de 2020.