“No es un acuerdo donde unos han ganado y otros perdido”

“No es un acuerdo donde unos han ganado y otros perdido”

Así lo manifestó el embajador francés, Pierre Guignard, sobre el pacto entre la Unión Europea y el Mercosur. Consideró, además, que Europa teme una invasión de productos agrícolas del Mercosur como ellos la de los productos manufacturados de la UE.

#PA

El embajador de Francia en la Argentina, Pierre Henri Guignard, sostuvo que el acuerdo firmado entre la Unión Europea y el Mercosur “no es un acuerdo donde unos han ganado y otros perdido” sino que tiene “como base la reciprocidad” y además, explicó los motivos de la especial atención que pone su país en el cuidado del medioambiente.

Tras ser consultado sobre cómo definiría este acuerdo, el diplomático galo, dijo “pensamos que los intercambios son generadores de crecimiento, entonces son generadores de empleo. No es un acuerdo donde unos han ganado y otros perdidos, es un acuerdo balanceado, que tiene como base la reciprocidad”.

También manifestó que “la UE y el Mercosur dependen mucho del resto del mundo para surtirse, como importadores y exportadores, y este acuerdo va en la buena dirección. Pero no estamos reinventado la relación entre ambos bloques, estamos tomando lo que ya existe y los estamos mejorando, y en un plazo de tiempo que en algunos casos puede ir hasta 10 años, estamos aplicando un acuerdo para facilitar los intercambios”.

En esa misma linea, también aseguró que “Argentina y Francia han estado particularmente activos en esta negociación, que abre más el mundo al intercambio entre nuestros productores. Ambos somos países que queremos un mundo más abierto y, de hecho, después de 20 años de negociaciones hemos llegado a la base de un acuerdo. Ahora tenemos largos procesos en ambos lados del Atlántico para afinar el texto”.

Respecto a por qué finalmente se logró el pacto, desde la perspectiva de francesa y la argentina, sostuvo que “al tener dos líderes con compromiso en favor de un mundo más abierto, como Macri y (Emmanuel) Macron, ya que ambos apuestan a que los intercambios son beneficiosos. Es una evidencia que la aceleración (de las negociaciones) surgió después de asunción de Macri, que había hecho de ese uno de sus puntos de su proyecto de inserción inteligente en el mundo”.

“Todos hemos visto que la presidencia argentina del Mercosur en los últimos meses ha sido clave para adelantar las negociaciones. Frente a ellos tenían una Comisión Europea presidida por (Jean-Claude) Juncker que también tenía la intención de ir adelante. Esas voluntades se encontraron y permitieron que la negociación llegara a esos términos. Del lado de Macron, desde su campaña ha expresado su interés por un mundo más abierto, con críticas a los gobiernos que tienen la tentación del proteccionismo, ya que considera que eso no resuelve los problemas del mundo actual”.

Sobre cómo interpreta advertencias o críticas que surgieron en ambos bloques dijo que “primero hay que entender que esto no significa inmediatamente más intercambio, la gente en Europa teme una invasión de productos agrícolas del Mercosur. Y la gente del Mercosur teme una invasión de productos manufacturados en la UE”.

Agregó además que “en este momento los volúmenes van a quedar más o menos iguales, pero las tarifas van a bajar, con lo cual el primer beneficiario va a ser el consumidor, y después poco a poco, según las evoluciones del mercado, vamos a tratar de lograr más intercambio. Pero no estamos haciendo una revolución, estamos haciendo más fácil la voluntad de intercambio que hay entre ambos bloques, sin provocar catástrofes de un lado ni del otro”.

Respecto a que el gobierno francés ha fijado tres condiciones medioambientales, sanitarias y de salvaguarda al acuerdo antes de rubricarlo, consideró que  “es importante para nuestra sociedad civil y nuestros parlamentos saber lo que vamos a firmar, no se olvide que hace pocos días conocimos el texto del acuerdo, que estaba en manos de la Comisión Europea. Es legítimo que tengamos una evaluación de lo que se ha negociado”.

Concluyó asegurando que los negociadores hicieron bien su trabajo,” pero quizás haya alguna corrección, e iremos a los parlamento para la ratificación después. Pasaron 20 años, si tomamos algunos meses para evaluar está bien, estamos formando a la opinión pública, es un proceso democrático, no significa que el gobierno de Francia no está comprometido. Sí lo está, y Macron se lo ha dicho a Macri. Hay que ir más allá de las resistencias para que la gente entienda los beneficios del acuerdo. Además el acuerdo no es solo comercial, tenemos la voluntad de tener una integración e intercambios políticos”.

Redacción PA. Agencia Télam.