El millonario negocio de la FIFA y los sponsors que apostaron a la Copa del Mundo

El Mundial de Qatar superó las expectativas, se vendieron más entradas que en la copa que se disputó en Rusia y los ingresos obtenidos de los patrocinadores fueron millonarios. La federación internacional tendrá ganancias por 7.500 millones de dólares, 1.000 millones más de lo previsto.

Si bien el Mundial suele representar una inversión para el país organizador que no siempre recupera, la organización de la Copa del Mundo le otorgará grandes réditos a la FIFA y a los sponsors.

En lo que respecta a la venta de entradas, Qatar superó los 2.400.000 tickets que se expendieron en el anterior torneo de Rusia acercándose a los 3 millones, con un 94% de ocupación en la fase de grupos. Sin ir más lejos, el partido entre la Argentina y México recibió a 88.966 espectadores, la mayor cantidad desde la final del Mundial 1994 en Estados Unidos.

Pero, al igual que con los ingresos de los sponsors y los derechos televisivos, todo quedará en manos de la FIFA y nada para Qatar, país que tampoco podrá beneficiarse de la recaudación por impuestos ya que la federación de fútbol solicita exenciones para la venta de las entradas y el merchandising.

La FIFA se hace cargo de todos los gastos operativos calculados en US$ 1.700 millones, incluyendo los premios de US$ 440 millones —de los cuales, US$ 42 millones irán al ganador—, la transmisión, los resarcimientos para los clubes y los trabajadores del evento, con excepción de los costos de la seguridad, que deberá pagar Qatar.

Sin embargo, estos gastos no le harán sombra a los ingresos: el balance de la federación madre del fútbol es que el actual ciclo comercial de este Mundial (comprendidos los años 2019 a 2022) le dará una caja de US$ 7.500 millones, US$ 1.000 millones más de lo previsto e impulsado por la entrada de patrocinadores locales como Qatar Energy, o de sectores económicos en boga, como las criptomonedas, en el caso de Crypto.com que se suman a los históricos como Coca-Cola, Visa o Adidas.

La cifra superara así, con holgura, los ingresos de US$ 5.400 millones del Mundial de 2018 disputado en Rusia. La proyección es que, con el impulso al futbol femenino y la ampliación a 48 equipos en el próximo Mundial, la entidad recibirá US$ 11.000 millones en los próximos cuatro años.

El presupuesto, presentado esta semana por la FIFA, prevé en ese marco un 50% más de ingresos, principalmente a partir de nuevos acuerdos de sponsors —hasta el momento solamente los de Adidas, Coca-Cola, y Wanda se encuentran extendidos para los próximos cuatro años— y contratos de televisación, según la agencia de noticias Bloomberg.

Dentro de los sponsors, uno de los grandes ganadores es Adidas. Pese a haber vestido a siete países contra los 13 de Nike —lejos de los dos tercios de selecciones de Mundial con los que tenía acuerdos en Italia 1990— la marca de las tres tiras logró un fuerte impulso en las ventas.

Con contrato con la FIFA hasta 2030, la firma alemana de indumentaria deportiva no sólo se ganó un lugar en la final del mundo al confeccionar las camisetas de la Argentina, sino que espera ventas por 400 millones de euros (US$ 423.780 millones) en productos vinculados con el Mundial con un incremento de 46% en su categoría de fútbol, de acuerdo con su último balance.

Notas Relacionadas

El Kremlin cierra el último bastión de la libertad en Rusia

El Gobierno ruso ha decidido cerrar el Centro Sájarov, considerado un punto de libre pensamiento, un refugio para los opositores a Putin, defensores de los derechos humanos y detractores de la campaña militar en Ucrania. Además, sus dos edificios albergan una biblioteca y dos exhibiciones permanentes, una sobre la vida de Sájarov y otra sobre la historia del movimiento de disidencia en la Unión Soviética.