Piñas van

Por Adrián Machado

El 19 de noviembre de 2004 se produjo una batalla campal en el Palacio de Auburn Hills, donde los Detroit Pistons hacían las veces de local. Además de los locales, estuvieron involucrados sus rivales de esa noche, los Indiana Pacers, y parte del público local. “Untold: Malice at the Palace”, repasa con pericia ese hecho.

Partido definido, minutos basura en juego -aunque continuaban algunos titulares en cancha-, la temporada había comenzado poco más de 15 días atrás, solo había un detalle que sacaba al encuentro de la categoría de rutinario partido de la temporada regular: Pacers y Pistons habían protagonizado un intenso duelo en las finales de la Conferencia Este del año anterior, con triunfo de los de Detroit -que a la postre se consagrarían campeones de la NBA-. Algunas cuentas no habían quedado saldadas.

A menos de 50 segundos de la finalización del encuentro, Ron Artest le propinó una dura falta a Ben Wallace cuando éste intentaba una penetración hacia el aro. Fue en ese momento que se desató la furia: golpes entre jugadores, breve apaciguamiento de la situación hasta que un vaso de cerveza impactó en la humanidad de Artest, quien inmediatamente saltó a las gradas para golpear a su agresor. Piñas entre jugadores de Indiana y los hinchas de Detroit, que fueron socorridos por los integrantes de los Pistons. La casi nula presencia policial contribuyó a que el episodio se extienda por largos minutos.

La serie documental de Netflix “Untold” recrea eventos memorables del deporte a través de material de archivo y de entrevistas actuales a los protagonistas de distintos hechos. Esta nueva producción constará de cinco episodios, cuya primera entrega es la que recrea la batalla de Detroit bajo el nombre “Malice at the Palace” -así se conoce popularmente a ese acontecimiento-. El audiovisual incluye material inédito de la televisión y de las cámaras de seguridad desde 17 ángulos diferentes, así como entrevistas a los protagonistas: jugadores, hinchas, personal de seguridad y policías.

“Nos dieron acceso a todas las secuencias en bruto de unos 17 ángulos de cámara diferentes, todas las cámaras del interior del Palacio esa noche. Ver el material de alta resolución, ver el material sin editar que nunca se hizo público fue increíblemente revelador y muy, muy envolvente e intenso”, dijo Chapman Way, creador del documental junto a su hermano Maclain. “Cuando obtuvimos esas imágenes, supimos de inmediato que teníamos que hacer algo sobre la historia y sumergirnos en ella y hablar realmente con [los jugadores de los Pacers] Stephen Jackson, Metta Sandiford-Artest (conocido entonces como Ron Artest) y Jermaine O’Neal. Te haces una idea muy pronto, de la carga que todavía llevan de esa noche de hace 15 años”.

***

***

Los hechos

Artest se acostó sobre la mesa de anotadores y, justo cuando las cosas se habían calmado, un vaso de cerveza golpeó al alero de los Pacers, enviándolo a las gradas a buscar al responsable. Su compañero Stephen Jackson le siguió inmediatamente, provocando una pelea con los aficionados. Artest golpeó a un hincha de Detroit, otro de ellos, John Green, le dio un golpe de puño al jugador de Indiana. Fred Jones, jugador del equipo visitante, recibió un puñetazo de David Wallace, hermano de Ben, pivot de los Pistons. Los Pacers Eddie Gill y David Harrison también se fueron a la tribuna. Artest volvió a la cancha y golpeó a otro hincha junto a Jermaine O’Neal.

Artest, Jackson y varios otros Pacers se dirigieron entonces a los vestuarios mientras los fanáticos de Detroit les arrojaban basura. Bryant Jackson, un aficionado, lanzó una silla al público cuando los jugadores abandonaban la cancha. O’Neal fue tras otro espectador mientras se dirigía a los vestuarios, Anthony Johnson (jugador de Indiana) lanzó un puñetazo a un hombre en la cancha y Harrison fue identificado más tarde por golpear a otro hincha mientras salía del estadio.

“No hay excusa para que los aficionados actúen de esa manera y no hay excusa para que los jugadores (respondan)”, dijo entonces el entrenador de los Pistons, Larry Brown. “Estaba preocupado por las familias de nuestros jugadores y por los niños pequeños. Nunca había visto algo así. No sabía qué hacer, personalmente”, expresó el coach en aquella ocasión.

El entrenador de los Pacers, Rick Carlisle, respaldó a sus jugadores. “Es lamentable porque hemos hecho un gran partido”, dijo. “Apoyo a mis chicos al 100%. Vamos a seguir juntos en esto. Ir más allá no le conviene a nadie”.

***

***

Sanciones

El comisionado de la NBA de ese momento, David Stern, citando el “shock, la repulsión y el miedo” personales al ver la repetición de la jugada, impuso los siguientes castigos (incluyendo la suspensión de los jugadores por un total de 146 partidos):

  • Artest (Pacers) – 73 partidos, 5.288.545 dólares
  • Stephen Jackson (Pacers) – 30 partidos, 1.865.854 dólares
  • O’Neal (Pacers) – 25 partidos, 4.510.975 dólares (posteriormente se redujo a 15 partidos, 2.706.585 dólares)
  • Ben Wallace (Pistons) – 6 partidos, 439.024 dólares
  • Anthony Johnson (Pacers) – 5 partidos, 120.000 dólares
  • Reggie Miller (Pacers) – 60.000 dólares
  • Elden Campbell, Chauncey Billups y Derrick Coleman (todos de los Pistons) – un partido cada uno por abandonar el banco de suplentes e ingresar a la cancha
  • David Harrison (Pacers) fue identificado golpeando a un aficionado después de que se repartieran las suspensiones y no fue castigado por la NBA

Tras el anuncio de las suspensiones, el propietario de Indiana, Herb Simon, calificó la decisión del comisionado de “sin precedentes e inapropiada”.

O’Neal, Artest, Harrison, Johnson y Stephen Jackson fueron acusados del delito menor de asalto y agresión, con una pena máxima de 93 días de cárcel, una multa de 500 dólares o ambos. O’Neal, Artest, Stephen Jackson, Johnson y Harrison fueron condenados a un año de libertad condicional y a pagar una multa de 250 dólares tras declararse inocentes de los cargos de agresión. Además, O’Neal, Artest y Stephen Jackson fueron condenados a realizar 60 horas de servicio comunitario, Johnson a 100 horas y Harrison a realizar una cantidad no revelada de servicio comunitario y a someterse a asesoramiento para el control de la ira.

Cinco hinchas de Detroit -Green, Bryant Jackson, David Wallace, Paulson y John Ackerman- fueron acusados de delito menor de agresión y lesiones, y Jackson también fue acusado de delito grave de agresión por lanzar una silla. Bryant Jackson fue condenado a dos años de libertad condicional y a pagar 6.000 dólares de indemnización. David Wallace fue condenado a un año de libertad condicional y a realizar trabajos comunitarios por golpear a Fred Jones. Los cargos contra Paulson fueron desestimados tras determinarse que estaba defendiendo a un amigo contra Artest. Green fue condenado a 30 días de cárcel por un cargo de agresión y dos años de libertad condicional por golpear a Artest. No se le acusó de un segundo cargo por lanzarle un vaso al mencionado jugador. También se le ordenó asistir a clases de control de la ira y a Alcohólicos Anónimos y mantenerse alejado de los Pacers mientras esté en libertad condicional. Green y Charles Haddad fueron expulsados del Palace of Auburn Hills (estadio demolido en 2017).

***

Cambios en la NBA

Meses después de la pelea, la liga estableció directrices para el personal de seguridad del estadio. En el pasado, la NBA había contratado a algunos policías e incluso a antiguos agentes del Servicio Secreto como seguridad, pero la reyerta llevó a los equipos a incorporar personal más experimentado.

“Siempre hemos tenido seguridad de la liga desplegada en cada (estadio)”, dijo en 2014 el actual comisionado de la NBA, Adam Silver, “pero hubo muchas lecciones aprendidas de este incidente, por lo que mejoramos la seguridad en cada partido y eso incluyó mejorar algunos de los antecedentes de algunas de las personas de seguridad también. …Hubo una mejora importante después de este incidente, en todos los ámbitos”, aseguró.

La NBA también revisó las directrices de los estadios que restringían “el tamaño (24 onzas) y el número (dos) de bebidas alcohólicas vendidas por cliente individual” y también prohibió la venta de alcohol durante el cuarto periodo. Además, la NBA definió un código de conducta de nueve puntos para los aficionados que se ha expuesto en todos los estadios y se ha anunciado antes de los partidos.

En 2005, la liga puso en marcha NBA Cares, una iniciativa de involucramiento y cuidado de la comunidad local a la que pertenece cada franquicia, y también impuso un código de vestimenta que exige a los jugadores que lleven un atuendo “informal de negocios” siempre que realicen actividades del equipo o de la liga. Aunque Silver y el ex Comisionado Adjunto y Jefe de Operaciones de la NBA, Russ Granik, niegan que la creación de NBA Cares y el código de vestimenta hayan sido resultado directo de la pelea, ésta se sumó a un creciente problema de imagen contra el que la liga estaba luchando.

***

***

Las consecuencias

Después de la batalla de Auburn Hills, los Pacers se quedaron con sólo seis jugadores disponibles para enfrentarse a los Orlando Magic. Artest, Stephen Jackson y O’Neal habían sido suspendidos ese mismo día por la NBA. Reggie Miller, Scot Pollard y Jamaal Tinsley ya eran bajas por lesión. En los playoffs de esa temporada volvieron a enfrentarse contra los Detroit Pistons (esta vez en semifinales de conferencia) con el mismo desenlace, eventualmente, los de Michigan caerían en las finales de la NBA contra San Antonio Spurs.

En diciembre de 2005, Artest exigió un intercambio y pasó a Sacramento Kings. En octubre de 2006, Stephen Jackson se enfrentó a cargos por delitos graves y menores tras disparar una pistola a la salida de un club de striptease y fue traspasado casi a principios de ese año. El equipo pidió al base Jamaal Tinsley que no se presentara en 2008. Y ese mismo verano, los Pacers traspasaron a O’Neal a Toronto.

Las heridas de aquel episodio recuperado por “Untold: Malice at the Palace” tardaron en cicatrizar: Artest y O’Neal no se hablaron durante 14 años. Lo hicieron recién una semana antes de jugar en un partido de Big 3 (una liga de 3 contra 3 para ex jugadores de la NBA) el 29 de junio de 2018.

Fue la primera vez que nos sentamos“, dijo O’Neal sobre su compañero en los Pacers entre 2001 y 2006. ♣♣♣

#PA.

Notas Relacionadas

“Habrá un antes y un después” de la movilización en Uruguay

Con la emoción contenida bajo un cielo de un solo color, una multitud de uruguayas y uruguayos de distintos ámbitos y procedencias, de los más diversos colores y sectores del sector productivo, social y económico del país, este miércoles 15 se celebró una jornada de lucha y reflexión, de propuestas y señales, de esperanza y futuro.