Paredes que hablan

 -  -  11

Por Fiorella Del Piano

Durante muchos años, la comuna 13, ubicada en el barrio San Javier de la ciudad de Medellín fue territorio de disputas. Algunos aseguran que era territorio de los sicarios de Pablo Escobar, mientras que otros lo niegan.

“En este lugar han pasado cosas terribles, no podíamos salir a la calle, no podíamos jugar, los autos civiles no podían ingresar, teníamos miedo, mucho miedo”, recordó Cristian en el recorrido por el barrio, y comentó que actualmente las cosas han cambiado ya que “la violencia se erradicó, aunque existen algunos hechos aislados”.

La comuna 13, fue la primera con asentamientos urbanos de guerrillas y paramilitares, fue un territorio de confrontación armada por el control político y territorial. Grupos como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), entre otros, ejercieron una fuerte influencia en estos territorios.

Actualmente, la zona ha cambiado y aunque aún siguen existiendo las denominadas fronteras invisibles, esta parte del barrio San Javier se ha convertido en uno de los espacios más turísticos de Medellín.

A partir del arte callejero ─como los grafitis y el Hip Hop─ los vecinos de la comuna intentan mantener presentes en la memoria colectiva aquellas tristes épocas, a la vez que buscan reivindicar su historia.

Hoy en día los grafitis ocupan la mayoría de las paredes, las calles estrechas y empinadas del barrio son invadidas por turistas y el hip-hop está presente en cada esquina (algo que 17 años atrás era impensado). 

Luego de la operación Orión, que sucedió entre el 16 y 17 de octubre de 2002, se logró expulsar a los grupos guerrilleros. Desde entonces, el cambio y proceso de urbanización comenzó a sentirse.

Ahora, este sitio, se ha vuelto un símbolo de avance y resurgimiento. Y es reconocido en todas partes del mundo como un ejemplo de que a partir de los proyectos de urbanismo social se puede transformar y revitalizar a las comunidades reivindicando su historia.

***

En esta comuna también conocida como barrio Independencia I, se realiza el Graffiti tour, dónde gran parte de los guías turísticos son miembros de la misma y narran el proceso de transformación en primera persona.

En el recorrido (tal como lo indica su nombre) los grafitis son los protagonistas; los hay de todos los tamaños. Algunos reflejan homenajes a los palenques, a los negros, a los migrantes y muchos otros son en memoria de los desaparecidos durante la operación Orión.

Cristian, el guía que me acompañó en el recorrido, reside en la comuna 13 desde que nació. Cuando sucedió la operación Orión tenía 9 años… según comentó lo que recuerda de ese momento, es el sonido de los helicópteros sobrevolando la zona y haberse tirado al piso para que las balas no lo alcanzaran.

“Yo era muy chico, y tenía mucho miedo, mi abuelo me dijo que me tire al piso y creo que del pánico me quedé dormido” relató con angustia.

Tras esta operación cientos de personas inocentes fueron heridas y muchos desaparecieron. Al día de hoy, algunas paredes aún conservan los impactos de bala, que según Cristian están ahí “en memoria de lo ocurrido, para no olvidarnos de lo que nos pasó y para que eso no vuelva a pasar”.

Al caminar por la comuna 13, al ver su proceso de transformación, al hablar con su gente y escuchar la historia en primera persona, se experimenta una montaña rusa de sensaciones.

Las historias chocan con la realidad y todos tienen algo que decir, pero sobre todo, todos quieren dejar atrás el imaginario de delincuencia y criminalidad que los ha marcado. Por eso, a partir del arte callejero encontraron la forma de sustituir las armas por el aerosol, y el dolor, por la memoria, la paz y la libertad.♣♣♣ 

comments icon 1 comment

One thought on “Paredes que hablan

    Write a comment...

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *