María de Isaacs: La evocación de un pasado perdido

Por Penélope Canónico

Por Penélope Canónico


Una de las obras capitales de la literatura hispanoamericana del siglo XIX.

Sentimental y lacrimógena. María es la novela nacional de Colombia. Disfuncional antes que fundacional porque no proyecta un futuro idealizado ni localiza el problema que entorpece el progreso del país. Despojada de tintes políticos, su autor describe la América concreta en que trabajaba y luchaba. No está fechada, pero se estima que transcurre alrededor de 1840 porque en 1851 se abolió la esclavitud.

Jorge Isaacs (1837-1895) nació en Cali, Colombia, antes de que el gobierno se dividiera entre conservadores y liberales, pero se alistó contra los segundos en 1854. Hijo de un judío inglés quien recibió la cultura de un niño criollo, sus padres se conocieron en el valle del Cauca donde, más tarde, compraron una casa. Se hizo conocer como poeta tras un viaje a Bogotá.

En 1865 comenzó a escribir la novela: hizo los borradores en las noches que el rudo trabajo en la selva le dejaba libres.  Fluctuaba entre intentos fallidos de recobrar el orden patriarcal de su niñez y la lucha por establecerse en una nueva economía comercial. Estas frustraciones motivaron y dieron tinta a las letras de su obra.

***

Anacronismo textual

Espectáculo estético de la tristeza. El texto aborda la evocación nostálgica que hace Isaacs de un mundo semifeudal ya desaparecido. De algún modo, predice la ambivalencia política de Isaacs entre conservadores y liberales. La pérdida de los privilegios de la tierra, el desgaste económico causado por la abolición de la esclavitud terminó en la ruina de la clase hacendada, la que muere de asfixia como la propia María.

Incongruencia al presentar algo como propio de una época que no corresponde. Se da en la confluencia de la corriente prerromántica (sentimientos ligados a las lágrimas, matrimonio arcaico entre primos, retórica de relaciones idílicas), y romántica (fatalidad como símbolo de lo absoluto) que le otorgan a la novela tonalidades entre lo emergente y lo arcaico.

En María se configura la idea de las almas vulnerables como medio para conservar la virtud. Las lágrimas exteriorizan esa que aparece tanto en la vida privada como en la pública. El tiempo se desarrolla hacia un futuro, pero narra un pasado representado por los recuerdos. Dramatiza la madurez de los personajes en el tiempo. La historia es narrada retrospectivamente, cuando la felicidad ya desapareció.

***

Idilio amoroso cargado de nostalgia

Las lecturas, cómplices de la relación amorosa, se inician con la llegada de Efraín con sus “estantes cargados de libros y con conocimiento que lo convierten en maestro improvisado”. Primero se presenta la lectura edificante (la biblioteca de Efraín, el diario de Napoleón) y luego, cuando se propicia el idílico amoroso aparecen nuevas lecturas (Atala).

Se pasa de la lectura en voz alta por el padre a la lectura compartida entre adolescentes. El amor es estimulado por la lectura compartida y por la seducción de miradas.

Tras la partida a Londres, la unión de los amantes se ciñe a la lectura de cartas cargadas de lenguaje amoroso. María afirma que ya no le atraen las antiguas lecturas edificantes, dando cuenta de una nueva forma de leer no atenta ya a los estatutos de autoridad impuestos para lo impreso.

***

La lectura de María

Obra del canon hispanoamericano. El incremento de la producción y de la lectura literaria afianzó la identidad de literaturas nacionales. Hay numerosas ediciones de María. Fue editada por primera vez en el libro, no en folletín como era habitual en América Latina. Fue llevada al cine y a la tv en formato de telenovelas.

Desde el comienzo se presiente que María morirá, lo cual es simbolizado por el pájaro fatídico y agorero que revoloteaba en las noches tristes. En sus cuatro apariciones anuncia la ruina del padre de Efraín y la enfermedad de María, y se presenta maldiciendo a los amantes al partir Efraín a Londres y, cuando visita la tumba de María. El pájaro negro es el que cierra la novela con su graznido. ♣♣♣

#PA.

Notas Relacionadas

“Habrá un antes y un después” de la movilización en Uruguay

Con la emoción contenida bajo un cielo de un solo color, una multitud de uruguayas y uruguayos de distintos ámbitos y procedencias, de los más diversos colores y sectores del sector productivo, social y económico del país, este miércoles 15 se celebró una jornada de lucha y reflexión, de propuestas y señales, de esperanza y futuro.