La ruta del cómic de Bruselas cumple 30 años cómic - comic - La ruta del cómic de Bruselas cumple 30 años

La ruta del cómic de Bruselas cumple 30 años

Por Clara Gámez

Bélgica es, con Francia, el centro neurálgico de la producción de cómics en Europa y, más allá de las oficinas comunitarias, los transeúntes de Bruselas se topan con Tintín, los Pitufos o Lucky Luke, encarnados en grandes murales que recorren la capital y conforman la ruta del noveno arte, que este año celebra su 30º aniversario.

Empapelar la ciudad con afamados personajes del cómic europeo fue idea del concejal Michel Van Roye, quien al retirar las grandes lonas de publicidad que enmascaraban los barrios bruselenses decidió dar una nueva vida a sus fachadas, a menudo en mal estado.

“Esta voluntad de renovar la ciudad, de proponer y revitalizar los barrios, condujo poco a poco a la instalación de este sendero del cómic”, cuenta el actual concejal de Renovación Urbana, Arnaud Pinxteren, que atiende frente al mural inspirado en el intrépido periodista Ric Hochet, recién restaurado.

Las primeras creaciones vieron la luz en 1991 y, desde entonces y por petición ciudadana, se incorporaron nuevos murales hasta conformar este colorido paseo que cuenta con más de sesenta obras y en el que han participado los vecinos de Bruselas, muy involucrados en la elaboración.

Una de las características de esta ruta es que sus frescos suelen incluir puntos de referencia de los barrios. Esta integración del cómic con el paisaje urbanístico queda reflejada en la pared dedicada a la tira de viñetas de Léonard, una caricatura alocada de Leonardo da Vinci, que pinta las vistas que le ofrece la ciudad, la cúpula del Palacio de Justicia.

El itinerario se expande más allá del casco histórico, hasta el barrio de Laeken, una forma de reconvertir ciertas zonas deterioradas de la ciudad en una atracción turística para “descubrir esta Bruselas menos conocida”, añade el responsable de urbanidad.

***

Tintín protagonista de la ruta

Tintín, el reportero de ficción más famoso del mundo, acompañado de su fiel perro Milou ocupan un lugar especial en el imaginario belga y en la ruta, que ha brindado hasta cinco murales a la obra del artista Georges Remi, más conocido como Hergé, que catapultó la popularidad de las tiras cómicas.

El diseño más famoso de la ciudad es, probablemente, una escena del decimoctavo álbum de la serie de aventuras, titulado El Asunto Tornasol, en la que Tintín y el capitán Haddock huyen por una escalera de incendios.

Una de las últimas incorporaciones a la ruta, un paseo cambiante que ve nacer y desaparecer murales cada año, fue el doble fresco realizado por Wauter Mannaert de Yasmina, una joven entrañable que cocina platos baratos con productos locales, como la patata.

“Es muy importante para nosotros feminizar los personajes de cómic”, señala Pinxteren, además de dar voz a las nuevas voces femeninas que se intentan abrir camino en la industria.

Aunque por la ruta desfilan murales memorables, como el de Olivier Rameau a unos pasos del Manneken Pis, el responsable público destaca el fresco de ochenta metros de Corto Maltés que se extiende a lo largo del canal Quai des Péniches.

El emblemático marinero de Hugo Pratt inspiró el nombre del segundo hijo del alcalde de la capital, lo que demuestra, opina Pinxteren, en qué medida “la cultura del cómic está tan anclada en la herencia y hábitos belgas”.

***

Otras actividades para los amantes del comic

Bruselas también se impregna de los emblemáticos personajes en un museo destinado exclusivamente a este arte, además de contar con otras colecciones privadas como la galería Champaka o The cartoonist, que expone las viñetas de la prensa belga.

Por la ciudad también se pueden encontrar múltiples cafés y boutiques especializadas en el sector. Cada año se celebra además el Festival del Cómic, “una oportunidad para descubrir nuevos talentos, sobre todo femeninos, cada vez más numerosos en el panorama del cómic belga”, explica Pinxteren.

La industria del cómic sigue en “continuo crecimiento”, asegura el concejal, y le augura un buen futuro al mercado con nuevas firmas, aunque reconoce que estos libretos deben volverse “más femeninos y un poco menos clásico”. ♣♣♣

#PA. EFE.