La búsqueda del paraíso perdido de María de Isaacs

La búsqueda del paraíso perdido de María de Isaacs

Por Penélope Canónico


Naturaleza exuberante y la bondad del hombre. Fueron los dos primeros tópicos literarios de América. La historia de las letras giró en torno a la búsqueda de espacios idílicos como fuente temática. El escritor Jorge Isaacs (1837-1895) se hizo eco de esta tradición. La incorporó como motivo central en su novela María donde los protagonistas se debaten en post de una armonía interna. La evocación de un paraíso perdido.

Novela romántica, sentimental y lacrimógena. Definida por la crítica como “novela nacional de Colombia”. Sus borradores fueron esbozados durante las noches libres que la ruda labor en la selva le dejaba a su autor. Fluctuaba entre intentos fallidos de recobrar el orden patriarcal de su niñez y la lucha por establecerse en una nueva economía comercial. Frustraciones que motivaron la redacción de la novela.

Ficción realista y literaria. La obra carece de causa política o social aparente, de odio racial y de conflictos regionales. El sentimiento de pérdida es puramente personal. El texto no es fundacional. No proyecta un futuro idealizado ni localiza el problema que entorpece el progreso del país.

María es la evocación nostálgica que hace Isaacs de un mundo semi feudal ya desaparecido, sin propósito de intervenir en la historia del país. Predice la ambivalencia política de Isaacs entre conservadores y liberales. La pérdida de los privilegios de la tierra, el desgaste económico causado por la abolición de la esclavitud terminó en la ruina de la clase hacendada, la cual muere de asfixia, al igual que la protagonista del libro. Espectáculo estético de la tristeza.

***

Historia anacrónica

La incongruencia reside en la confluencia de la corriente prerromántica y la romántica que le otorgan a la novela tonalidades entre lo emergente y lo arcaico. Visión del paisaje como descripción espiritual, relaciones idílicas, retórica que identifica al autor con el lector, retrato picaresco de Salomé; paisajes vernáculos, exilio, idealización de la mujer ligada al sentimiento; algunos de los ejes temáticos.

En María se configura la idea de las almas sensibles como medio para conservar la virtud. Las lágrimas exteriorizan esa sensibilidad que aparece tanto en la vida privada como en la pública.

***

El tiempo de la narración

Recuerdos y augurios. Ausencias y encuentros. Se relata un futuro, pero narra un pasado. La historia se narra retrospectivamente, cuando la felicidad desapareció de todo plano. Sin fecha, la notación temporal se marca con los momentos del día, meses y estaciones que introducen la descripción de distintos paisajes.

Todo es estático. Escasos movimientos que se perciben como viajes marcados por despedidas y bienvenidas que quiebran la armonía casera.  El movimiento y el peligro están en el afuera.

***

Modelo de lectura

El incremento de la producción y de la lectura literaria afianzó las literaturas nacionales. María da cuenta de una nueva forma de leer. Sin atender a los estatutos de autoridad impuestos, argumenta que ya no le atraen las lecturas edificantes porque le da tristeza leer sola.

La obra fue llevada al cine y editada por primera vez en libro. No en folletín, como era habitual en América Latina. Desde su primera aparición, en 1867, fue estudiada a nivel continental en diferentes circuitos, promoviendo la generalización de su lectura.

***

La vida social hispanoamericana

En el S. XIX se multiplicó la conciencia de nuevas experiencias. María habla de estas tensione: agresiones a la naturaleza, exilios, duras condiciones de trabajos. Una amalgama de modos de convivencia social bajo el paternalismo de los dueños de la tierra donde la pérdida de la propiedad proviene de la fatalidad y desemboca en el destierro y la muerte.

María aparece en la crítica hispanoamericana en dos perspectivas que se condensan en la lectura adolescente: la capacidad disciplinante frente a la lectura dañina de novelas naturalistas. Los últimos capítulos están signados por la dispersión. La familia abandonó el centro patrio por la ciudad, el padre está desligado del núcleo familiar en la hacienda la “Santa Rita” donde recibió la noticia de su ruina económica. La clausura del paraíso es sobra del mal cálculo paterno. La partida definitiva de Efraín es exilio activo y voluntario, no sumiso. Extraños habitan hoy la casa de mis padres, se lamenta Efraín al fin de la narración. ♣♣♣

#PA.

SABADO 21 DE NOVIEMBRE DE 2020.