Historia, política y resistencia a través del teatro

Historia, política y resistencia a través del teatro

Por Valeria Druckmann

Desde tiempos remotos, las artes escénicas sirvieron como instrumento introductorio a diferentes realidades socioculturales y políticas mediadas por la ficción, la utopía, la memoria y el trabajo colectivo de sujetos sociales. Un repaso por el surgimiento del teatro popular y comunitario en Misiones.

Dos hermanos reman en canoa sobre el río mientras reflexionan sobre el destino que tendrán cuando las máquinas comiencen a demoler sus casas, obligándolos a readaptar sus vidas lejos de los recursos que les garantizaban la subsistencia hasta ese momento.

Contextualizada en el año 2003, la obra de teatro Más Costanera refleja de manera poética las vivencias y la historia de un barrio que vio crecer a varias generaciones de pescadores, lavanderas, canoeros, en una época en la que era habitual utilizar el agua del río para lavar la ropa, limpiar la casa e incluso cocinar. Con el paso de los años el desarrollo habitacional y las grandes empresas comenzaron a ganar espacios, forzando desalojos y estableciendo nuevos estilos de vida, incorporando otros hábitos y el compromiso de invertir dinero en un recurso que se convirtió en servicio.

Esta es sólo una de varias obras teatrales que fueron inspiradas en historias reales, construidas a partir de la memoria, la reconstrucción de identidades, la producción de sentidos y recordando anécdotas que no fueron contadas, quizás, por la historia oficial. Fue presentada por su directora, Carolina Gularte, el sábado 10 y domingo 11 de abril a las 21 en el Espacio Reciclado, en el marco de la Fiesta Provincial del Teatro Misionero.

“El teatro es una práctica artística, política, lúdica, comunicacional fundamental porque implica el trabajo de la memoria en forma colectiva y que tomemos conciencia de que somos sujetos sociales”, fue el concepto que dejó a #PuenteAéreo, Alexis Rasftopolo, investigador, comunicador y magíster en Ciencias Sociales y Humanas, al reflexionar sobre el teatro comunitario.

“Sin dudas que las formas de teatralidad se constituyen en modos de participación política porque en tiempos de individualismos el teatro comunitario necesita siempre de lo colectivo, de la diversidad de experiencias, de saberes y sumar esfuerzos para llevar a cabo un proyecto de esa naturaleza”, puntualizó Rasftopolo.

Y agregó: “Las temáticas y las historias que se narran son temas que nos atraviesan porque aluden a la memoria de los pueblos, a las problemáticas muy sentidas que tienen que ver con las experiencias de contaminación del ambiente; hechos que nos marcaron durante el pasado reciente como las grandes crisis o con los procesos de inmigración y todo lo que eso significó en términos culturales, políticos y sociales”.

***

El trasfondo político en el arte escénico

En las décadas de los 60 y 70 la crisis política y socioeconómica que atravesaba la Argentina impulsó a varios actores independientes y colectivos artísticos a proponer lecturas, miradas y experiencias de lo que se vivía en ese entonces como una forma de adaptación al orden vigente e incluso de contestación al poder impartido entonces.

El teatro comunitario en particular, encuentra sus antecedentes en el teatro filo-dramático, funciona autogestivamente y fuera del circuito comercial convencional, conformando una lucha por la concientización política a través de las obras. Se caracteriza por nacer en los barrios y es protagonizada por sus miembros para traer al presente la historia que los vio nacer como vecinos e incluso como pueblo, con temáticas como la inmigración, la movilidad social de las clases más desprotegidas, bajo un determinado marco histórico, social y político.

Marcela Bidegain es una investigadora argentina del teatro como movimiento artístico y político. En su trabajo titulado Teatro comunitario. Resistencia y transformación social caracterizó las diferencias entre el teatro comunitario, popular y de calle. Los dos primeros tienen en común el sector del que provienen y su público. En tanto, el callejero comparte el hecho de tener como escenario el espacio público y el trabajo colectivo, aunque se diferencia en cuanto a su conformación. La diferencia radica en que el comunitario está integrado por vecinos y quienes actúan en el popular son profesionales.

***

El teatro para la resistencia en Misiones y Buenos Aires

A partir de diversos datos y archivos periodísticos, la investigadora Lucía Verónica Veliz realizó un trabajo centrado en las relaciones que se establecieron entre el teatro y la sociedad posadeña en la primera mitad del siglo XX, titulado La evolución del teatro en Misiones, enmarcado entre los años 1900 y 1950.

A partir de este estudio, constató que el teatro se encontraba presente en todas las actividades sociales, culturales e incluso en las escuelas y grupos juveniles de la época. Según los registros, en 1944 surgió el primer grupo de teatro en Posadas reconocido como grupo de teatro comunitario y años después surgieron espacios de teatro vocacional e itinerante.

Uno de los grupos de teatro comunitario con mayor antigüedad y vigencia en la provincia de Misiones es la Murga de la Estación, creada en el año 1999 cuando el grupo Kossa Nostra se presentó en uno de los espectáculos del grupo “Catalinas Sur”, pionero del teatro comunitario en nuestro país y tuvieron la idea de replicarlo en Posadas. Catalinas Sur tuvo su origen en el barrio La Boca de Buenos Aires en el año 1983 con el objetivo de manifestarse frente a un orden pernicioso que, implantado en tiempos de dictadura, continuó luego en plena democracia hasta llegar a su punto de eclosión.

En tanto, la Murga de la Estación comenzó a reunirse en lo que era la sala de espera de la vieja estación de trenes de la ciudad de Posadas, de donde proviene su nombre. El primer gran evento que llevó a cabo, fue la fiesta de San Juan, ya que uno de los objetivos que tenían era recuperar la memoria e historia de los primeros pobladores y las fiestas populares de la región.

Con el tiempo se conformaron otros grupos de teatro comunitario como la Murga del Monte en la ciudad de Oberá- año 2000, la Murga del Tomate en la ciudad de Eldorado, además de otros espacios teatrales independientes como Espacio Reciclado y Sala Tempo en diferentes épocas. ♣♣♣

#PA.