“El Gobierno ha logrado que la corrupción deje de ser un problema”

 -  -  1

Por Camilo Cagnacci

Para el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, “no debería” haber una avanzada judicial contra el macrismo. También, reveló a #PuenteAereo que “algún juez” lo llamó para tramitar su jubilación y advirtió que “la sociedad no toleraría retrocesos” en materia de lucha contra la corrupción.

Tras el palazo recibido en las PASO del último 11 de agosto, el Gobierno decidió instalar dos ideas: que el resultado es “reversible” y que votar por el kirchnerismo en las elecciones nacionales del próximo 27 de octubre es votar por “ladrones” y “la impunidad”, al menos así lo manifestó la diputada Elisa Carrió, autoproclamada como una de las voceras del presidente Mauricio Macri. Pero eso no fue todo. Días después de las primarias del 11 de agosto que consagraron a Alberto Fernández como “presidente virtual”, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, reveló que aquel resultado generó “mucha inquietud” en el Poder Judicial. En plana campaña electoral y después de los inesperados fallos de la semana pasada, el comentario del funcionario no pasó desapercibido. En medio de ese enrarecido clima, Garavano respondió las preguntas #PA.

Reivindicó el trabajo del Gobierno en materia de lucha contra la corrupción y advirtió que “la sociedad no toleraría retrocesos” en ese sentido. También, reconoció que “algún juez” lo llamó para tramitar su jubilación ante el eventual regreso K.

Además, ratificó sus diferencias con la doctrina Irurzun y dijo que “no debería” haber una avanzada judicial contra el macrismo una vez que deje la Casa Rosada. “El gobierno de Mauricio no ha tenido prácticamente denuncias de corrupción durante la gestión, por eso se ha tratado de inventar algunas cuestiones previas vinculadas a cosas familiares o de otras personas”, argumentó.

–Una de las banderas de Cambiemos fue la de la lucha contra la impunidad. A poco más de cien días de que el Gobierno cumpla sus cuatro años de mandato: ¿hay Justicia en Argentina?

–Si, por supuesto. Se logró por primera vez en muchos años que los casos lleguen a juicio y esto no es menor porque la duración promedio de las causas de corrupción en Argentina es de 14 años. El gobierno generó un montón de herramientas: la ley del arrepentido, el fortalecimiento del Programa de Protección de Testigos para que los jueces y los fiscales pudieran avanzar en sus investigaciones, los juicios unipersonales que permitieron que todos los casos menores se resolvieran con un solo juez y mucho más rápido. Todas estas cosas permitieron que por primera vez en nuestra historia haya condenados. Una candidata a vicepresidenta sometida a proceso en juicio oral, esto nunca había pasado. La gran deuda que siempre ha tenido la Justicia y que empezó a saldar en estos años, es la realización de juicios orales para llegar a las sentencias ya sean absolutorias o condenatorias. Y ese es el dilema que como poder independiente la Justicia tiene que resolver.

¿Y el estado de derecho? La expresidenta Cristina Kirchner llegó a decir que “con Macri no hay estado de derecho”.

–La verdad, que es una manifestación que llama la atención. Nosotros creemos que se ha fortalecido enormemente el estado de derecho, la mayoría de los jueces, fiscales e integrantes de la Justicia son los mismos que funcionaron durante sus gobiernos. Y el Gobierno generó una libertad y una independencia que les permitió actuar y avanzar en los distintos procesos, tanto para encontrar responsables a algunas personas, como para en otros casos considerar que no habían sido responsables de los delitos por los cuales eran acusados. Hacía mucho tiempo que la Justicia argentina no actuaba con tanta independencia, e incluso el proceso de selección de magistrados fue muy importante porque se avanzó en tratar de tener magistrados nombrados conforme la Constitución, y no magistrados interinos, vulnerables o dependientes del poder de turno.

¿Cómo definiría la relación entre el Poder Ejecutivo y el Judicial a lo largo de la gestión de Cambiemos?

–Fue una relación de respeto, ambos poderes se respetaron y pudieron desarrollar algunas políticas públicas en materia de lucha contra el narcotráfico, pero básicamente fue una relación de respeto e independencia entre los dos poderes del Estado. Cada uno en el rol que le correspondía dentro de los que son las materias que fija la Constitución Nacional.

–¿La Justicia se acomoda al poder turno o el poder de turno acomoda a la Justicia?

–Ese es un análisis que le corresponde a usted. Los jueces tienen que aplicar la ley y resolver las causas, independientemente del contexto político. Nosotros, como sociedad, debemos estar atentos para no permitir retrocesos en materia de avances en la lucha contra la corrupción, lo mismo contra el narcotráfico, contra la inseguridad. Me parece que hoy la sociedad no toleraría retrocesos en esas áreas. Si quedan impunes algunos de los hechos de corrupción que vivimos durante el kirchnerismo creo que la sociedad no lo aguantaría.

¿Y cree que a partir de la llamada de la doctrina Irurzun, algunos jueces pudieron haber sido más papistas que el Papa?

–Cada juez es responsable de los procesos que conduce, y cada proceso y cada situación de las distintas personas son incomparables, son situaciones individuales que hay que analizar en los distintos procesos judiciales, con lo cual yo no me atrevería a realizar un diagnóstico general. Respecto de la prisión preventiva, yo siempre he manifestado que se trata de una herramienta excepcional, y por otro lado, reformamos el Código Procesal Penal Federal, que ha comenzado a regir en Salta y Jujuy. Ese nuevo Código ya incluye regulaciones objetivas para que los jueces a la hora de decidir una prisión preventiva tengan pautas objetivas que hasta hoy no tenían.

–¿El escenario electoral puede alterar el funcionamiento de la Justicia?

–Lamentablemente, incluso desde antes de las elecciones primarias, el proceso electoral generó ciertos niveles de mayor lentitud en materia de Justicia, especialmente en el tema de los juicios orales porque hay muchos que no tienen fecha de inicio. Lo importante es que avancen con los juicios orales que se están desarrollando. Porque me parece que el tema del juicio oral también es importante para aquella persona que se considera inocente, es la forma en definitiva de reafirmar que el Estado no le ha podido probar que cometió un delito.

–En las últimas semanas se conocieron fallos que hasta hace unos meses resultaban inimaginables y sorprendieron a la opinión pública. Por ejemplo, la absolución de César Milani el viernes previo a las PASO y la anulación del procesamiento a Julio De Vido por las coimas en el soterramiento del Sarmiento este miércoles. ¿A qué lo asocia?

–Quiero creer que son fallos dictados conforme a los expedientes judiciales. La Justicia tiene que resolver de acuerdo a la ley y no a los resultados electorales. No debería importar si gana uno u otro candidato y esa es la línea sobre la cual Argentina debe progresar. El mismo (Carlos) Rosenkrantz lo enfatizó al comenzar el año judicial. Si se hiciera lo contrario sería un retroceso en lo que se logró en estos tres años de trabajo, con medidas que todavía están en marcha (como la implementación del nuevo Código Procesal Penal) que lo que buscan es desterrar la impunidad para siempre en Argentina. Si algún juez o algún político quiere volver a ese esquema creo que se equivoca. En cuanto a la anulación del procesamiento a Julio De Vido, el doctor (Martín) Irurzun es un juez serio, habrá tenido razones para pronunciarse en este sentido, yo no  conozco el expediente en detalle como para poder evaluar o juzgar la resolución que ha dictado. Son resoluciones preliminares en el marco de la investigación. Se toman como si fuera definitivo cuando en realidad lo significativo es el juicio oral y público. Ahí es donde tiene que estar el foco porque ahí se define si una persona es culpable o inocente.

Días atrás usted comentó que el resultado de las primarias causó intranquilidad en la Justicia, ¿ya recibió llamados para tramitar jubilaciones?

­–La verdad es que hemos tenido durante toda la gestión jueces que han pedido jubilarse. En este último tiempo ha habido algún juez que ha solicitado su jubilación, jueces que manifiestan que realmente tuvieron que soportar embates y momentos difíciles durante gestiones anteriores. Pero, bueno, en realidad es importante que la mayoría de los jueces puedan seguir desempeñando su función con independencia y que el nuevo Gobierno, ya sea del presidente Macri o de Lavagna o de Del Caño o de Alberto Fernández o de cualquier otro candidato, en definitiva respete la independencia judicial y genere tranquilidad al Poder Judicial para que pueda desarrollar su tarea con independencia.

¿Temen una eventual avanzada de la Justicia contra ustedes en caso de que en octubre se ratifique el resultado de las PASO?

–No debería. La verdad es que el gobierno de Mauricio no ha tenido prácticamente denuncias de corrupción durante la gestión, por eso se ha tratado de inventar algunas cuestiones previas vinculadas a cosas familiares o de otras personas. Pero la verdad es que no conozco que se haya dicho: tal licitación estuvo mal, tal obra se pagó más de lo que se debía pagar. Todo esto es un aprendizaje y yo espero en esta línea que el nuevo gobierno, al igual que este, no tenga denuncias de corrupción. Sea el presidente que sea. Creo que como ya dije recién los argentinos se han hartado de la corrupción, y que han logrado con este gobierno que la corrupción deje de ser un problema, deje de ser un tema y por eso han votado a opciones que los representan en otro espacio de sus preocupaciones, pero que esa población no toleraría una vuelta atrás.  

–En todo este tiempo, ¿alguna vez pensó en renunciar como hizo Nicolás Dujovne? ¿Por qué no lo hizo?

–No, no, la verdad que no. Yo estuve muy a gusto con el trabajo que desarrolle. La verdad es que hemos cumplido con un montón de las metas que nos pusimos en Justicia 2020 con resultados muy exitosos. Hemos sido el primer gobierno que envía un Código Penal, desde 1921, al Congreso; una ley de responsabilidad penal juvenil; aprobada la reforma y puesta en marcha del nuevo Código procesal penal; la ley de víctimas, la ley del arrepentido; de medidas de prueba especiales; de juicios unipersonales; de arbitraje internacional; estamos enviando el nuevo Código civil y Comercial al Congreso. Hemos puesto en marcha la oralidad civil en todo el país, más de 90 centros de asistencia a la víctima en todo el país, hemos construido nuevas cárceles como la de Cuyo; estamos construyendo una nueva sección en Marcos Paz para trasladar Devoto, hemos sacado la Unidad 9 del centro dela ciudad de Neuquén; hemos implementado un sistema de  tobilleras para arrestos domiciliarios. Hemos trabajado el tema de trata de personas, lo mismo de violencia de género. Tenemos el cuerpo de abogados de violencia de género, que está avanzando. Hemos recibido reconocimiento de la OCDE, de Naciones Unidas, de la Comunidad internacional. Hemos sido uno de los gobiernos que más jueces ha nombrado de acuerdo a procedimientos constitucionales vigentes. La verdad es una gestión que nosotros consideramos que ha podido ser realmente muy positiva y además vamos a dejar Justicia 2030 que es una agenda para los próximos 12 años de todas las reformas que hay que hacer en materia judicial.

♣♣♣

comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *