Diego Lagomarsino: “Si hubiera sido parte de un plan criminal, ya estaría muerto”

Diego Lagomarsino: “Si hubiera sido parte de un plan criminal, ya estaría muerto”

Por Camilo Cagnacci

Tras la viralización de una vieja publicación que sirvió para reavivar el debate en torno a la muerte del fiscal Nisman, el técnico informático habló con #PuenteAereo.

Las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea han revolucionado las formas de comunicar e informarse. Pero también produjeron daños colaterales, como la ruptura del eje temporal de las noticias que circulan. Un claro ejemplo de ello se dio el primer sábado de junio, cuando una nota sobre la causa Nisman de hace un año atrás se viralizó como si se tratara de una primicia.

El artículo en cuestión, cuyo título es “Confirman que Alberto Nisman fue asesinado por su denuncia contra Cristina Kirchner”, fue publicado el 1 de junio de 2018 y se refiere a un fallo de la Cámara Federal porteña, basado en un informe pericial de Gendarmería que concluye que la muerte del fiscal se trató de un asesinato “ocurrido en el interior del baño y en el que participaron dos victimarios”. En esa nota, también se informa que la Sala II de la Cámara Federal porteña ratificó las acusaciones contra los custodios del extitular de la Unidad Fiscal AMIA (UFI AMIA) y dejó firme el procesamiento del técnico informático Diego Lagomarsino.

Ahora, #PuenteAereo habló con Lagomarsino sobre esta curiosa situación, el estado de la causa, su situación judicial y personal. “Si hubiera sido parte de un plan criminal, ya estaría muerto”, aseguró a #PA el hombre que se hizo famoso por entregarle a Nisman el arma que le puso punto final a su vida.

–¿En qué estado está la causa por la muerte del fiscal Nisman?

–De momento, no cambió nada desde noviembre de 2017. No hubo ningún hecho relevante en la causa. Lo más relevante que pudo haber pasado fue la comunicación del Merril Lynch conmigo y las otras partes, que pusimos en conocimiento a la Justicia. (NdR: El 17 de abril pasado el banco Merril Lynch, donde Nisman era apoderado una cuenta con 600 mil dólares, informó que no hay ninguna restricción para que la madre del fallecido fiscal, su hermana Sandra o el propio Lagomarsino, que figuran como titulares de la misma, puedan retirar o transferir el dinero en cuestión).

–¿Y por qué crees que en los últimos días se viralizó la nota sobre la confirmación de que Nisman fue asesinado por su denuncia contra Cristina Kirchner?

–Hubo un tweet del fiscal Marcelo Romero que decía que por más que la noticia fuera de hace un año no dejaba de ser cierta. Eso no está en discusión, pero es extemporáneo. Poner una noticia vieja como actual no hace que la noticia deje de ser cierta, pero resulta llamativo. No sé por qué hacen esto ahora, pero me resulta extraño.

–A propósito de los tweets que andan dando vuelta, hubo uno muy duro del abogado Manuel Romero Victorica en contra tuyo y del periodista Pablo Duggan. Los tildó de “patéticos” por desacreditar el informe pericial de Gendarmería, que sostiene que a Nisman lo mataron.

–No lo vi, pero tampoco entiendo por qué opina. Él ya no es parte de la causa ni la conoce. Romero Victorica dijo que no estaba probada mi salida de Le Parc. Dijo que yo había guardado los papelitos del peaje. Y entre tantas otras afirmaciones incorrectas que hizo, aseguró que se lavaron manchas de sangre de las canillas del baño donde murió Alberto. Todo esto expone su profundo desconocimiento del expediente. Incluso, llegó a negar que Arroyo Salgado haya hablado del tiro detrás de la oreja.

–¿Y cuál es tu situación hoy? Tanto a nivel judicial como personal.

–Tanto yo como toda la defensa, desde el día cero, estamos comprometidos con la verdad de lo que pasó. Nunca hicimos nada para que no se llegue a la verdad. Un medio salió a decir que me oponía a la junta de Gendarmería. Falso. Nosotros queríamos que participen también el Cuerpo Médico Forense y Policía Federal, que ya habían hecho pericias y tenían conclusiones al respecto. Si eso hubiera pasado, tal vez hoy no tendríamos tantas dudas.

–¿Estás conforme con el trato que te vienen dando los medios desde aquel 18 de enero de 2015?

–No es una cuestión de conforme o no conforme. Los medios deben reflejar la realidad. Y muchos de ellos no la reflejaron.

–¿Por qué crees que hay medios que eligieron no reflejar la realidad?

–Serán líneas editoriales, desconozco. Yo te digo el resultado, el motivo no lo sé.

–¿Y con el accionar de Justicia cómo estás?

–A la Justicia le dieron una pericia falsa y decidió en base a ello. Yo creo que la Justicia fue influida por un informe de Gendarmería Nacional muy controversial y opuesto a lo que informaron el Cuerpo Médico Forense y Policía Federal, ambos en concordancia con la teoría del autodisparo.

–¿Crees que se está buscando verdad y justicia o simplemente hacer uso político de la causa en función de determinados intereses?

–La verdad es un accesorio en toda esta causa. Claramente, la muerte de Alberto le sirvió a muchas personas y medios. Pero lo único que habla de homicidio es el informe de Gendarmería Nacional. En todo el expediente lo único que hay con la palabra homicidio, oficial y con un alto grado de duda, es el informe presentado por Gendarmería.

–¿Por qué crees que Nisman se “autodisparó”?

–Por el Cuerpo Médico Forense, la Policía Federal, los estudios toxicológicos, los radiológicos, por lo que dicen mis peritos, que son tipos que saben mucho del tema, y por lo que dicen peritos internacionales. Porque, obviamente, cuando mis peritos viajan al exterior para dar conferencias tratan el tema con otros peritos y todos coinciden en ello.

–¿Crees que la sociedad toleraría una resolución judicial distinta a la hipótesis de que Nisman fue asesinado por su denuncia contra Cristina Kirchner?

–Como dijo Patricia Bullrich en una entrevista con la televisión española, en 2015, “la sociedad tiene un veredicto: a Nisman lo mató el poder”.

–Y siendo consciente de eso, ¿ves posible volver a tener una vida normal?

–No. La única manera de que todo esto tenga claridad y que realmente se sepa todo lo que pasó es que esta causa deje de ser abierta a las partes y sea a todos. Y que se haga una junta pública, televisada, entre Policía Federal, Cuerpo Médico Forense, Gendarmería Nacional, peritos internacionales y periodistas, en la que todos puedan preguntar. ¿Cuánto puede durar?¿Cinco meses? Lo importante es que la gente no tenga dudas.

–Supongo que todos los días debes repasar lo que viviste con y a partir de Nisman. ¿Hay algo de lo que estés arrepentido?

–Me arrepiento de la situación que estoy viviendo. De haber confiado en lo que me dijo Alberto. Alberto me engañó.

–¿Y cómo te tiene esta situación que estás viviendo?

–¡Hinchado las pelotas! No es fácil llevar una familia en los hombros tratando de que esté todo bien, poniendo buena cara. Porque ellos no se merecen que yo esté mal. No es fácil para nadie, pero en mi caso particular es muy difícil.

–¿Cómo es tu vida?

–Trato de hacer la vida más normal posible, pero tengo una restricción que me impide estar más de veinticuatro horas fuera de mi casa o más de cien kilómetros de distancia. Entonces, por ejemplo, las vacaciones de mis hijos son sin mí. Al cine no voy. No puedo entrar a un cine, no me imagino. No sé si es el encierro o qué, pero no puedo. Sin embargo, hace poco noté un cambio en mí: acepté una invitación al teatro. Y estoy aceptando un poco más que antes ir a comer afuera.

–¿Y eso a qué se debe? ¿Pasaste o temés pasar por algún mal momento?

–No, no. Jamás pasé un mal momento. Si bien no estoy mucho en la calle, nunca me pasó que alguien me diga algo. Al contrario, vienen, se me acercan y me dan apoyo. Incluso por WhatsApp. El otro día recibí mensajes del actor Gerardo Romano, que no me conoce y sin embargo cree en mí.

–Volviendo al tema familiar, con tus hijos, ¿cómo llevás el tema de la causa? ¿Es algo incómodo o ya es parte de la diaria?

–La causa Nisman es un integrante más de la familia. Mis hijos saben del tema. Gracias a Dios, ellos están muy bien. Nunca hicieron muchas preguntas, pero el tema siempre se habló delante de ellos.

–¿Si mañana fuera el juicio, cómo crees que terminarías?

–Absuelto.

–Pero la Justicia hoy te señala como partícipe necesario del supuesto asesinato.

–Si hubiera sido parte de un plan criminal, ante el riesgo de que delate a los responsables o a otros posibles partícipes, me hubieran matado. Ya estaría muerto. Desde hace tres o cuatro años. Además, Camilo, ¿por qué una persona se involucraría en un caso así? ¿Qué podría motivar que una persona deje su vida normal para meterse en un quilombo así? No hay nada que te puedan dar que haga que uno quiera estar en esta situación. Te destruye la vida.

–¿Y cómo crees que será recordado Alberto Nisman?

–El tiempo lo dirá. Y como a todos nosotros, Dios lo juzgará.

♣♣♣