Varieté, improvisación y sencillez

Varieté, improvisación y sencillez

Por Penélope Canónico


La vida con humor. En tiempos de distanciamiento social, angustia e incertidumbre, se instalaron los encuentros virtuales. El arte se resignifica y se fusiona como una montaña rusa de emociones para inscribirse en nuevos formatos de fácil acceso.

Varietales por doquier es un grupo de teatro independiente compuesto por jóvenes de Zárate y Campana, cuya misión es entretener a los vecinos de la zona. Con 6 años de trabajo ininterrumpido en el ámbito artístico, derribaron mitos y se adaptaron a diferentes plataformas virtuales para reinventarse en la era del Covid-19.

Espectáculo de improvisación, el ciclo teatral online RE-VIVOS se desarrolla todos los sábados de septiembre a las 23 horas desde el canal de youtube (https://www.youtube.com/c/Varietalespordoquier). Un código QR, que puede escanearse desde la app de Mercado Pago, funciona a modo de gorra online cuando las luces se apagan. Bisellia, el teatro Municipal Pedro Barbero, Anexo Fantasma, el Almacén Cultural, el centro cultural La Rosa y el Fórum Cultural en Zárate son algunos de los escenarios donde ya desplegaron su creatividad.

***

Federico Rodríguez (32), uno de los actores del grupo —conformado también por Carolina Ponce de León (24) y Gastón Meo (39), habló con #PuenteAereo sobre la importancia del ámbito cultural, su experiencia y la evolución del grupo que fundó junto a otros artistas.

—¿Cómo nació el grupo de improvisación “Varietales por doquier”?

La idea surgió en agosto de 2014 entre un grupo de amigos vinculados al ámbito artístico. Teníamos ganas y empuje para construir un espectáculo teatral en la ciudad de Campana. Con el correr de los días, empezamos a reunirnos en el espacio cultural La Rosa para improvisar hasta que aparecieron creaciones colectivas que dieron origen a “varietales por doquier”.

¿Cómo y a qué se debe el nombre del grupo?

Se trata de un juego de palabras entre varieté y varietales. Hay una clara vinculación con el vino. De hecho, en las primeras funciones de noviembre de 2014, les ofrecíamos una copa de vino a los espectadores antes de comenzar la función. Somos un grupo independiente que prueba diferentes formatos para renovarse. Por ejemplo, en el de música más impro invitamos a músicos de la zona para representar juntos el videoclip de un tema. Nos gusta fusionar disciplinas.

En sus funciones, hacen partícipe al público, pidiéndoles que inventen títulos o frases para improvisar. ¿Cuáles fueron las más insólitas y qué escenas surgieron a partir de la invención?

El formato de improvisación tiene que ver con nuestras raíces, pero entre 2015 y 2016 empezamos a trabajarlo en profundidad. Investigamos y dejamos que la gente nos dijera todos los géneros: pelotero, musical de ópera; algunas de las propuestas. Todas las funciones son insólitas. El factor sorpresa siempre está presente en las tablas, Uno permanece a la espera de que te tiren un disparador con el que tengas que hilvanar una historia o frase. De alguna forma, la gente te prueba, ansiando que se hable sobre esa palabra u oración que propuso.

—¿Cómo definís la improvisación? ¿Cómo se entienden entre los miembros del equipo?

Es teatro espontáneo. Siempre hay una estructura previa armada. No se improvisa sobre la nada, sino que nos apoyamos en los aportes que hace el público. Se trabaja el aquí y ahora, el error como construcción, la escucha y el no negar, sino sumar lo que me brinda mi compañero. Existen códigos entre nosotros que se van forjando a partir del entrenamiento. La solidaridad del improvisador es fundamental.

¿Cómo se reinventaron en esta cuarentena?

Explotamos IG y sobre todo, el recurso de los vivos. Nos mostramos más activos en las redes sociales.  Lunes y viernes, a veces los sábados incluidos, hacemos juegos de improvisación. Los miércoles la propuesta es de personajes. La gente nos envía ideas para que representemos personalidades, a modo de entrevista. Además, se suma un artista de la zona como invitado.

Estrenaron un ciclo de funciones streaming por Youtube con modalidad pay after show. ¿De qué se trata? ¿Cómo exploraron este formato?

Quisimos probar qué podía pasar abriendo la puerta. Primero, hicimos dos funciones que tuvieron buena recepción del público. Todos los sábados a las 23 horas nos pueden seguir por nuestro canal de youtube. El humor y la improvisación se alimentan de la participación y del feedback con la gente.

¿Qué sentís al empezar una nueva función?

Adrenalina, nervios, ansiedad. Un terremoto de sensaciones. Tenemos un ritual de ejercicio en el entrenamiento. También contamos con charlas motivacionales antes de salir a escena. Usamos la música para bailar, precalentar y movilizar el cuerpo que en nuestro instrumento de trabajo. En definitiva, estamos a la merced del público con las ideas que trae al escenario.

¿Cómo son recibidos por el público? ¿Cuáles son sus expectativas?

Nos sorprendió, superó nuestras expectativas. La gente es creativa y todo el tiempo nos ofrece propuestas. Cada miércoles recibimos entre 70 y 80. Sólo podemos elegir 3 o 4. La realidad es que nos sentimos acompañados en este contexto de pandemia. Liliana es una señora que nos suele enviar regalos para mostrar su agradecimiento. Nos dice que la hacemos sonreír y que le estamos alegrando la cuarentena con nuestro trabajo.

¿Desafíos presentes?

Poder continuar con este ciclo de funciones online. Se sumaron contrataciones privadas para animar eventos. El mayor desafío es permanecer y que nuestro trabajo perdure de forma ininterrumpida en una zona donde el teatro no es frecuente. La consigna es generar cultura. La cultura de pie.

♣♣♣

Redes sociales: IG: @varietalesxdoquier Facebook: varietales por doquier

#PA.

Sábado 19 de septiembre de 2020.