Breves apuntes sobre la sociedad marxista

 -  -  3

Por Penélope Canónico

“Si el silencio es la mejor prueba del triunfo de una ideología, el hecho de que en la sociedad se comience a hablar nuevamente de capitalismo es un síntoma inequívoco de que está en problemas”.

Terry Eagleton

Pesimismo, desconcierto, depresión económica, desilusión y crueldad son algunos de los sentimientos que invadieron a un grupo de escritores norteamericanos conocidos como Lost Generation (Generación Perdida), término acuñado por Gertrude Stein. Francis Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway, John Dos Passos, John Steinbeck y Henry Miller, son algunas de las tantas figuras que atravesaron la oscura historia de una compleja coyuntura.

***

Escenario complejo

La obra de John Dos Passos (1896-1970) refleja la frustración por el vacío cultural de su país en medio de una Europa convulsionada. Su fuerte tendencia política de izquierda y la estrecha relación que mantuvo con España ilustran este enunciado. En Manhattan Transfer, una se sus novelas más conocidas, refleja los fragmentos de los estratos sociales que pululaban en Nueva York alrededor de los años 20.

El mundo se encontraba en crisis, los conflictos bélicos estallaban en diferentes geografías y la Guerra Civil española inauguraba una nueva época. Manhattan Transfer y El gran Gatsby de Fitzgerald relatan dos rostros disímiles de una cultura que no escapa al materialismo de la sociedad estadounidense sumergida en el marasmo económico que daría lugar al Crack de 1929. Testifican lo que Georg Lukács llamó “realismo crítico”. Entreteje una ficción convertida en instrumento de análisis, desmenuzan el mundo real y denuncian las mitologías, fraudes e injusticias que acarrean siglos de historia.

***

Cambios culturales por doquier

Visiones mecánicas frente a numerosas necesidades sociales. En Marxismo y literatura (1977), el crítico Raymond Williams plantea que el capitalismo intenta privilegiar la base económica y que la cultura está compuesta por un conjunto de relaciones entre formas dominantes, residuales y emergentes. Hoy sucede lo mismo ¿Por qué? El poder busca enfatizar la cualidad desigual y dinámica de un momento determinado.

Se trata de una experiencia en proceso. La emergencia de una nueva estructura del sentir vinculada al nacimiento de una clase. Otras veces, con la fractura o mutación dentro de una clase. Es la bandera que adoptó de la generación perdida. La descripción de la cultura como un proceso de interacción, de conflicto, de tensión incómoda, de resistencia entre ideología y experiencia.

Los hechos sociológicos permiten comprender las relaciones complejas e indirectas entre las obras y el mundo ideológico del que forman parte. Relaciones que aparecen no solo como preocupaciones, sino como estilo e imagen que otorgan calidad y forma.

“Lo revolucionario de la crítica marxista consiste en entender que la producción de las ideas, representaciones y conciencia están entrelazadas con la producción de la vida material y puestas a defender un orden social desigual”. La obra de Dos Passos no escapa a esta cuestión. Se trata de una forma de respuesta intelectual y artística frente las problemáticas sociales.

Dirigir la mirada a la realidad y no al discurso que se hace sobre ella. El marxismo es mucho más que un método crítico. Es una práctica política que entraña una compleja ideología. Sobrevivió a la historia porque plantea cuestiones políticas vitales. Después de todo, como afirma Eagleton: “La originalidad de la crítica marxista no depende de su perspectiva histórica sobre la literatura sino de su concepción revolucionaria de la historia”.    ♣♣♣

#PA.

Domingo 2 de febrero de 2020.
3 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *