Un túnel, símbolo de la última esperanza

Un túnel, símbolo de la última esperanza

Por Mikaela Viqueira

Un túnel bloqueado por lodo y escombros, donde se cree hay atrapados cerca de 40 trabajadores, se ha convertido en la última esperanza de hallar a supervivientes después de la avalancha que el domingo golpeó una zona montañosa del norte la India, dejando al menos 197 desaparecidos y 32 muertos.

“Estamos en pie de guerra para evacuar a estas personas”, afirmó hoy en un discurso en el Parlamento el ministro de Interior, Amit Shah, tras recordar que horas después de la tragedia ya se logró rescatar a doce trabajadores en otro túnel más pequeño.

Tampoco se limitan los esfuerzos, añadió, para tratar de encontrar a los otros desaparecidos, que según el último informe de la Policía del estado de Uttarakhand, donde ocurrió la tragedia, ascienden a 197, además de 32 fallecidos confirmados.

La mayoría de los desaparecidos, cerca de 150, eran trabajadores de dos centrales hidroeléctricas en construcción, donde se encontraban esos túneles, que recibieron el impacto repentino de una columna de agua y lodo caída de las cumbres.

Desde entonces más de medio millar de miembros del Ejército, la Policía y de la Fuerza Nacional de Respuesta de Desastres (NDRF) se ocupan de las labores de rescate, apoyados por cinco helicópteros.

“Estamos trabajando en el túnel, cortando escombros y cables resistentes. No nos rendimos”, aseguró en Twitter el director general de la NDRF, Satya Narayan Pradhan, acompañado de imágenes en el interior del túnel con maquinaria en pleno rendimiento.

El avance en este túnel de unos 250 metros es más lento de lo esperado, con grandes masas de lodo y escombros que dificultan unas tareas de rescate que esperaban haber concluido esta tarde.

***

Búsqueda de otros supervivientes

En esta zona montañosa del Himalaya próxima a la frontera con China, se vieron también afectadas por la tragedia unas pocas aldeas, como la de Raini Chak, donde Mohan Singh aún busca desesperado a su octogenaria tía Amrita Devi, que trabajaba en el campo con dos familiares cuando les sorprendió la avalancha.

“Los otros dos consiguieron llegar a casa”, pero de ella nada se sabe, relató Singh, quien no oculta que la esperanza de hallarla con vida “disminuye con cada segundo que pasa”. “Es una espera tortuosa, pero las autoridades están trabajando para rescatar a los supervivientes”, afirmó.

Una de las centrales hidroeléctricas en construcción está cerca de su aldea, por lo que Singh conoce a algunos de los trabajadores de ahí, en su mayoría jornaleros llegados del vecino Nepal, algo que complica su identificación. “En muchos casos incluso los contratistas que los emplean no conocen su identidad. Es posible que nunca se sepa quiénes son esos que nunca regresarán”, lamentó.

***

El origen de la avalancha

Aunque hasta ahora se había atribuido a la rotura de un glaciar la avalancha, geólogos indios apuntaron este martes a una gran masa de nieve derretida como la causa de la tragedia. “Las imágenes de satélite indican que la avalancha se desencadenó con la caída de un depósito de nieve fresca, en lugar de la rotura de un lago glaciar”, indicó Santosh Kumar Rai, el jefe de la división de Glaciología del Instituto Wadia de Geología del Himalaya, en Uttarakhand.

También el ministro de Interior, en su discurso hoy en el Parlamento, reveló que “a partir de los datos por satélite” se puede ver que “en el extremo del glaciar, a una altitud de 5.600 metros, (se produjo) una avalancha de nieve que cubrió un área de unos 14 kilómetros cuadrados y provocó una inundación repentina”.

Según Rai, las imágenes del 2 de febrero muestran que no había mucha nieve en las crestas superiores, sin embargo, el día 6 hubo una fuerte nevada y las imágenes del día 7, cuando se produjo el desastre natural, “muestran que toda la nieve se fue cuesta abajo”.

De acuerdo con esta teoría, los bancos de nieve en la cresta de la montaña comenzaron a derretirse durante el día, provocando más tarde el alud que desencadenaría la tragedia. ♣♣♣

#PA. EFE, Nueva Delhi.