Trump ordenó y justificó la matanza en donde muere un líder iraní

 -  -  2


El presidente estadounidense dijo que el ataque con drones contra el poderoso jefe de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní, fue para “parar una guerra”. La ofensiva dividió todavía más a demócratas y republicanos en las dos cámaras del Congreso. Las autoridades de Nueva York incrementaron la seguridad ante un posible atentado.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmó ayer que ordenó matar al poderoso comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní, para “parar una guerra”, no para comenzarla. El golpe se produjo en medio de la escalada de tensión entre Washington y Bagdad, después de que seguidores y miembros de Multitud Popular asaltaran la embajada estadounidense en Irak el 31 de diciembre.

“Actuamos la pasada noche para parar una guerra. No actuamos para iniciar una guerra”, dijo Trump, que compareció por sorpresa ante la prensa desde su club privado en Mar-a-Lago, en West Palm Beach (Florida). “No buscamos un cambio de régimen. Sin embargo, las agresiones del régimen iraní en la región, incluido el uso de combatientes para desestabilizar a sus vecinos, debe terminar y debe terminar ahora”, enfatizó el mandatario en su primera declaración televisada desde la muerte de Soleimaní.

El Pentágono anunció el jueves por la noche la muerte en un ataque con drones de Soleimaní en el aeropuerto internacional de Bagdad y lo justificó asegurando que el general iraní estaba desarrollando planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región.

A pesar de que sus palabras parecían buscar rebajar la tensión, Trump avisó de que está preparado para contestar e cualquier respuesta militar de la República Islámica. “EE.UU. tiene de lejos el mejor ejército del mundo, tenemos la mejor inteligencia del mundo. Si los estadounidenses en cualquier lugar son amenazados, ya tenemos objetivos identificados. Y estoy listo y preparado para tomar cualquier acción que sea necesaria, y eso se refiere en particular a Irán”, avisó.

Sin ofrecer ninguna prueba, Trump aseguró que Soleimaní estaba planeando “ataques inminentes y siniestros” contra militares y diplomáticos estadounidenses. “Soleimaní hizo de la muerte de personas inocentes una pasión enfermiza, contribuyendo a complots terroristas tan lejos como en Nueva Delhi o Londres”, afirmó Trump, que aseguró que el comandante iraní “había perpetrado actos de terror para desestabilizar Oriente Medio en los últimos 20 años”.

“Lo que hicimos debería haberse hecho hace mucho tiempo, muchas vidas se habrían salvado”, remarcó, en una crítica velada a sus antecesores en la Casa Blanca.

Trump, además, responsabilizó a Soleimaní de la muerte el pasado 27 de diciembre de un contratista estadounidense en un ataque contra una base militar en Irak y aseguró que el comandante iraní también orquestó el asalto a la embajada de EE.UU. en Bagdad, que se produjo en respuesta a bombardeos estadounidenses en Siria e Irak.

Irán ha prometido que tomará represalias y, en respuesta, EE.UU. designó ayer como terrorista a la Liga Verdadera, que es un grupo afiliado a la Fuerza Quds, destinada a las operaciones en el extranjero y que depende de la Guardia Revolucionaria de Irán, ya designado como grupo terrorista por Washington. Además, según medios locales, el Pentágono tiene previsto enviar a Oriente Medio entre 3.000 y 3.500 soldados.

***

El ataque en Irak divide aún más al Congreso estadounidense

El ataque con un dron acabó en Bagdad con la vida de Soleimani, dividió todavía más a demócratas y republicanos en las dos cámaras del Congreso, aumentando así el recelo mutuo existente entre los congresistas en vísperas del inicio del juicio político contra el presidente de EEUU, Donald Trump.

“La Administración Trump ha llevado a cabo ataques en Irak contra militares de alto nivel, matando al comandante de la Fuerza Quds, Qasem Soleimani, sin una Autorización para el Uso de la Fuerza Militar contra Irán. Además, esta acción se llevó a cabo sin consultarlo al Congreso”, criticó en Twitter la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi.

Las declaraciones contrastan con el mensaje del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien horas más tarde pedía a los congresistas “esperar a que los hechos sean revelados y a oír lo que tenga que explicar la Administración” antes de hacer un juicio.

El consejo fue ignorado por el líder de la minoría demócrata en la misma cámara, Charles E.Schumer, que se quejó también de no haber sido informado, algo a lo que el presidente Trump respondía en Twitter: “Tampoco lo fueron los iranís, y por la misma buena razón”.

Mientras la mayoría de representantes republicanos celebraron ayer el ataque y defendían la decisión tomada por la Administración, como el senador por Carolina del Sur Lindsey Graham -quien en Twitter dijo que se había matado “al hombre más poderoso de Teherán después del Ayatolá”-, muchos demócratas lamentaban no haber sido informados y expresaban temor por las posibles consecuencias. Graham explicó que él sí fue informado de la posibilidad de que se llevara a cabo esta operación durante su reciente visita a Trump en Florida.

En un comunicado, Pelosi señaló que el ataque “arriesga provocar un peligroso crecimiento de la violencia” y afirmó que “EE.UU. y el mundo no pueden permitirse tener una escalada de la tensión hasta un punto de no retorno”.

Algo muy al hilo de lo expresado por la aspirante a la candidatura presidencial demócrata y senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, quien tuiteó que EE.UU está “al borde de otra guerra en Oriente Medio”, o el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, el demócrata Eliot L. Engel, que se mostró “muy preocupado” por las “consecuencias imprevisibles” del ataque.

El también candidato a las primarias demócratas y senador Bernie Sanders se mostró muy preocupado durante un mitin en Iowa por la “peligrosa escalada” en la tensión y el peligro de un nuevo conflicto bélico, al igual que el ex vicepresidente Joe Biden, que en un comunicado calificó el ataque como “tirar dinamita en una caja de cerillas”.

El senador republicano Ted Cruz menosprecio estas críticas puesto que “cuando ves a iraquíes celebrando en las calles que EE.UU. ha hecho justicia con el jefe del la purga étnica, está al margen de la comprensión que algunos en Washington critiquen a Donald Trump por sus propias razones políticas”, algo muy en la línea de los expresado por la mayoría de sus compañeros de partido.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, aseguró que la acción militar tuvo como fin “evitar un “ataque inminente” y que con ella se salvó la vida de estadounidenses, ya que el general iraní Qasem Soleimani “planificaba activamente una gran acción (…) que hubiese puesto en riesgo cientos de vidas”.

Además de Soleimani, en el ataque, llevado a cabo el jueves en el área del aeropuerto de Bagdad, murió también ellvicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, aliadas de Irán.

***

Nueva York extrema la vigilancia ante cualquier “represalia”

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, aseguró que se ha coordinado con los mandos de la policía de Nueva York para “estar vigilantes” y proteger localizaciones clave de la ciudad “ante cualquier intento de Irán y sus aliados terroristas de tomar represalias contra Estados Unidos”.

En reacción al ataque perpetrado esta madrugada por Estados Unidos y que acabó con la vida de Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, el edil neoyorquino auguró que “durante un largo periodo de tiempo” deberán permanecer atentos ante esta “amenaza”.

De Blasio, que compareció el viernes al mediodía junto a altos cargos de la Policía, recordó que “durante los últimos 20 años, Nueva York ha sufrido los resultados del terrorismo” y advirtió que “nos enfrentamos a una realidad diferente: estamos en un estado de guerra de facto entre EE.UU. e Irán y nadie sabe qué pasará”.

“En las décadas recientes no nos hemos enfrentado a la realidad de una guerra con el Gobierno de un país grande con una red internacional terrorista a su disposición, y no hace falta recordar que Nueva York es el objetivo terrorista número uno en EE.UU.”, sostuvo.

“No queremos asumir cosas, pero sabemos que históricamente Irán y sus aliados han estado interesados en las localizaciones de Nueva york más prominentes y conocidas internacionalmente”, agregó, señalando que en algunos casos se reforzarán los controles de acceso mediante “revisiones de mochilas”.

De Blasio matizó que no quiere ser “alarmista” y expresó su confianza plena en la Policía y las agencias del orden, pero pidió a los ciudadanos estar en “constante vigilancia” y seguir el lema de las autoridades: “Si usted ve algo que le preocupa, diga algo”.

El comisario de la Policía de Nueva York, Dermot Shea, aseguró que no existe ninguna amenaza “específica o creíble” contra Nueva York y que las agencias colaboran para detectarlas antes de tiempo, pero se podrá observar mayor presencia de efectivos armados en localizaciones clave.

Por su parte, el subcomisario de la Policía, John Miller, apuntó que Irán es el “principal estado patrocinador del terrorismo” y mencionó casos recientes contra sus aliados en EE.UU., como Ali Kourani, un espía de la organización chií libanesa Hizbulá condenado el pasado diciembre en Nueva York a 40 años de prisión.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo anunció que también incrementará la seguridad en infraestructuras a lo largo del estado por precaución y que ha ordenado desplegar miembros de la Guardia Nacional en los aeropuertos de la ciudad.

Asimismo, ha ordenado a las empresas de suministro eléctrico, gas natural, líneas telefónicas y agua corriente que aumenten su vigilancia en cuanto a “seguridad cibernética y física”, y el Departamento de Interior está coordinándose con el centro de Inteligencia estatal para “informar de ciberactividad sospechosa”.

De Blasio dijo hoy a través de Twitter que está preocupado por su ciudad y por el país, y apuntó que el ataque de Estados Unidos a Irán se ha producido sin el visto bueno de la Cámara de Representantes, donde hay mayoría demócrata.

“Sin la aprobación del Congreso, el gobierno de Estados Unidos le ha declarado la guerra a Irán esta noche. El pueblo estadounidense no ha tenido voz en el asunto”, insistió de Blasio, quien agregó que “esto no terminará pronto”.

#PA. EFE, Washington y Nueva York.

Sábado 4 de enero de 2020.
2 recommended
comments icon 0 comments

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *