Organizaciones trans abogan por la inclusión laboral en Cono Sur

Organizaciones trans abogan por la inclusión laboral en Cono Sur

Para lograrlo primero hay que derribar una barrera que se llama discriminación, explicó la coordinadora regional de la Red latinoamericana y del Caribe de personas trans.

#PA

Integrantes de organizaciones trans de Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay abogaron por la inclusión laboral y social de esta población en estos países además de compilar una serie de “buenas prácticas” y la definición de un plan subregional de acción.

Así lo explicó la coordinadora regional de la Red latinoamericana y del Caribe de personas trans, Marcela Romero, quien indicó que “es necesario el compromiso” de los Estados y de las Naciones Unidas para generar políticas públicas de inclusión y valoró la experiencia uruguaya en este tipo de legislaciones.

“Uruguay tiende a las buenas prácticas. En este momento es Uruguay y lo que queremos es tener toda esa información para empezar a visibilizarla en nuestros países y después poder empezar a trabajar con los Parlamentos, los partidos políticos y los movimientos sociales”, señaló.

Según Romero, será necesario el apoyo de los ministerios de Trabajo, Desarrollo y Educación de estos países, para cumplir con el programa que desarrollan y que representa, además, una “herramienta fundamental” como la capacitación y la formación educativa. Además, añadió que para lograr la inclusión “primero hay que derribar una barrera que se llama discriminación”.

“Es una necesidad urgente de la población trans y que el trabajo sexual no puede ser la única opción que tengamos, en este caso (…) nosotras ya le hemos demostrado al mundo que podemos trabajar y podemos estar en todos los espacios. Lo que necesitamos es que haya decisión política”, expresó.

Según Romero, el 99 % de las mujeres trans en Latinoamérica ejerce el trabajo sexual debido a que “no tienen otra opción” e hizo énfasis en la necesidad de que la “nueva generación”, que en algunos países disfruta de “algunos derechos”, pueda continuar sus estudios e ingresar al circuito laboral, e insistió en que de no implementarse estos cambios la “única opción” será el trabajo sexual.

“La emergencia en el mundo es con las mujeres. Hay una violencia de género muy fuerte, hay una violencia institucional hacia las mujeres. Por ser mujeres trans nos asesinan. Han subido los crímenes de odio en la región. Creo que es necesario trabajar para disminuir el estigma y la discriminación y también capacitar a los servidores del Estado”, aseveró.

Con relación a la existencia de legislación en la región,señaló que, tanto en su país como en Chile, existe la ley de identidad de género y que Paraguay es donde se observa la mayor carencia en esta materia, país que, a su juicio, es donde se centra el “fundamentalismo de antiderecho”. Pero alertó que en el caso de Argentina, “hay una influencia católica, evangelista y militar que continuamente genera violencia”.

Por último, en referencia a la reparación que ofrece el Estado uruguayo a las personas víctimas de tortura y persecución durante la última dictadura militar (1973-1985), sostuvo que “hay que reparar a una población que por años no pudieron estar dentro de la agenda del Estado”, en el resto del Cono Sur.

Este encuentro se desarrolló en la capital uruguaya durante dos días y fue impulsado por la Oficina Regional para América latina y el Caribe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el que también participaron representantes de los Gobiernos, la sociedad civil y la academia.

Redacción PA. Agencia EFE.