Lejos de la paz en Bolivia

Lejos de la paz en Bolivia


Bolivia se encamina a los comicios presidenciales del 18 de octubre tras reiteradas postergaciones adoptadas por el Gobierno de facto, luego del acuerdo labrado pacientemente por el ex mandatario Evo Morales y la derecha en el Parlamento. Pero la tensión en el país no decae por la complicada situación planteada por la pandemia y por la presión que la presidenta Jeanine Áñez imprime a los candidatos mejor favorecidos que ella en las encuestas.

Acuerdo para la fecha de elecciones

Hasta este fin de semana, la oposición reclamaba por la falta de palabra del gobierno que sobrevino al golpe de Estado en sendas postergaciones de los comicios en base a los inconvenientes que provocaría la concurrencia a las urnas en medio de la pandemia del coronavirus, que ya se cobró la vida de más de 4.000 personas, entre ellas Esther Morales Ayma, hermana mayor del exmandatario.

El Movimiento al Socialismo (MAS), que lidera Morales y que la mayoría de las encuestas señalan como favorito para esos comicios con Luis Arce y David Choquehuanca en la fórmula presidencial, logró atar a una ley la fecha final del 18 de octubre para la celebración de las elecciones bajo el apercibimiento de que otro retraso electoral acarreará una sanción penal contra las autoridades de facto.

Ese acuerdo, en principio rechazado por la Central Obrera Boliviana (COB), que finalmente decidió levantar los bloqueos de rutas y declararse en “cuarto intermedio” hasta la fecha de las elecciones, permitió un cierto clima de paz social que, sin embargo, choca día a día con el drama de la pandemia en algunas ciudades y con la interna en la que la derecha pugna por acaparar el voto del electoral contrario al MAS.

***

El pacto nacional de Áñez

En ese contexto, Áñez se encontraba embarcada en el día de ayer en una invitación pública a los candidatos a firmar un pacto para garantizar el pago de subsidios que necesitan el apoyo previo del Congreso, pero en particular se refirió a Arce y a Carlos Mesa -el candidato de la derecha mejor ubicado en los sondeos- a quienes desafió a que “no sean tibios”.

“Vuelvo a invitar a todos los candidatos a la presidencia a que firmemos el pacto nacional por los bonos (subsidios), ¿puede el señor Arce o el señor Mesa firmar ese pacto y garantizar ante todos los bolivianos que van a impulsar el Bono Salud frente a la asamblea del MAS que se niega a liberar ese dinero para pagarlo?, ¿pueden garantizar que el siguiente año van a volver a entregar el Bono Canasta Familiar, el Bono Familia y el Bono Universal? ¿Pueden firmar ese compromiso? Yo los invito, sean valientes, tomen decisiones, no sean tibios, vengan y firmen por los bonos”, dijo en un acto en Santa Cruz, consignó el diario Los Tiempos.

Más allá del tono de prepotencia hacia los dos candidatos mejor posicionados en los sondeos, analistas advierten que la enjundia de la presidenta de facto está más dirigida a Mesa, con cuyo electorado lucha, y no a Arce, el candidato del líder aymara a quien ella reemplazó luego del golpe de Estado en una sesión legislativa vacía.

***

Encuestas y el rol de los medios

A dos meses de las elecciones, si finalmente se celebran el 18 de octubre, Arce encabeza la mayoría de las encuestas, pero la duda estriba en si este economista de 56 años, ministro de Evo Morales, alcanzará los votos suficientes para ganar en primera vuelta.

Para ello, debería obtener el 50% de los sufragios o bien una diferencia de 10 puntos con el segundo más votado y siempre con más del 40% de las boletas.

Sin embargo, algunos medios claramente identificados con la derecha como el diario Página Siete muestra hoy en su portada una encuesta de la empresa Mercados y Muestras según la cual Arce y Mesa comparten un empate de 23%, con un punto menos para el postulante del MAS y tres más para el de Comunidad Ciudadana respecto de la medición de julio.

“Ante la pregunta ¿Por quién usted votaría en las próximas elecciones presidenciales?, el 23% expresó que respaldaría a Arce, el 23% manifestó que apoyaría a Mesa, y el 12% manifestó que votaría por Áñez. No obstante, las cifras con un decimal muestran que Arce tiene 22,8% de respaldo y Carlos Mesa 22,6%, lo que en votos válidos se traduce en 32,7% para el candidato del MAS contra el 32,4% para el postulante de Comunidad Ciudadana”, indica el medio.

El 6% sostuvo que respaldaría a Luis Fernando Camacho, de Creemos; el 3% dijo que apoyaría al expresidente Jorge Tuto Quiroga, de Libre 21; el 2% aseguró que votaría por Chi Hyun Chung, del Frente Para la Victoria; y el 1% por Feliciano Mamani, candidato de Pan-Bol.

En tanto que el 19% está indeciso y el 11% optó por la opción ninguno, blanco o nulo. La encuesta se realizó entre el 6 y el 11 de agosto, en medio del contexto de los bloqueos de rutas por la fecha de las elecciones.

#PA. Té­lam. 

miércoles 19 de agosto de 2020