El fin de un gigante: Trump se enfrenta al segundo juicio político

El fin de un gigante: Trump se enfrenta al segundo juicio político


La Cámara de Representantes de EEUU acusó al presidente Donald Trump por “incitación” a los mortales disturbios de la semana pasada en el Capitolio aprobando un juicio político contra el mandatario. Votaron a favor del juicio político 232 legisladores, mientras que 197 se manifestaron en contra.


La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó este miércoles la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump, en esta ocasión bajo la acusación de “incitación a la insurrección”, por el asalto de la semana pasada al Capitolio.

Trump se convierte así en el único presidente en la historia de EE.UU. que es enjuiciado políticamente en dos ocasiones. La votación de este miércoles se saldó con 232 votos a favor y 197 en contra, con diez legisladores republicanos sumándose a la totalidad de la bancada demócrata.

“Sabemos que el presidente de EE.UU. incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”, sostuvo Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara Baja, en el debate previo a la votación.

Estados Unidos vive una tensión política sin precedentes recientes después del violento asalto al Capitolio de la pasada semana por una turba de seguidores de Trump, que dejó cinco muertos. El mandatario saliente criticó el nuevo juicio político en su contra como algo “absolutamente ridículo” y “una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política”.

Todo ello a menos de una semana de que se lleve a cabo la ceremonia formal de traspaso de poder, prevista para el 20 de enero, en la que el demócrata Joe Biden asumirá la Presidencia.

***

Pelosi: Trump es un “peligro claro y presente” para EE.UU.

La presidenta de la Cámara Baja de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, aseguró que Donald Trump “debe irse” ya que es “un peligro claro y presente” para el país, en el debate previo a la votación de un nuevo juicio político contra el mandatario, acusado de “incitación a la insurrección”.

“Sabemos que el presidente de EE.UU. incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”, sostuvo Pelosi en el pleno de la Cámara Baja.

Por su parte, varios legisladores republicanos se han opuesto a la medida al asegurar que iba en contra de los llamados a la unidad en los difíciles momentos que atraviesa el país. “Este no es el camino si queremos recuperar la unidad. Es momento de buscar la curación. Paremos este juicio político”, replicó Jeff van Drew, legislador republicano por Nueva Jersey.

***

Más de 20.000 soldados para la investidura de Biden

El jefe de la Policía de Washington, Robert Contee, anunció este miércoles que ampliaron a más de 20.000 el número de miembros de la Guardia Nacional desplegados para los días previos y durante la ceremonia de investidura del presidente electo, Joe Biden, el 20 de enero.

Hasta el momento, el máximo de soldados que se iban desplegar desde este fin de semana se estableció en entre 10.000 y 15.000, muchos de los cuales fueron acuartelados anoche en el interior del Capitolio, que el 6 de enero fue asaltado por una turba violenta de simpatizantes del presidente saliente, Donald Trump.

El Pentágono considera que el número de efectivos de la Guardia Nacional destinados a reforzar la seguridad en la capital estadounidenses se acerca a los 30.000, a los que se sumarán los cuerpos de la Policía del Capitolio, la Policía de Parques Nacionales, la policía local de Washington y el Servicio Secreto.

Según fuentes del Departamento de Defensa consultadas por el diario Washington Post, la determinación final sobre las fuerzas que serán necesarias en la capital durante la investidura dependerá de los requerimientos del Servicio Secreto, encargado de la seguridad presidencial.

Por el momento, este fin de semana habrá 10.000 soldados desplegados en Washington, el doble de toda la presencia militar actual de Estados Unidos en Afganistán. Por primera vez desde la Guerra Civil (1861-1865), varios centenares de soldados fueron acuartelados en el interior del Capitolio, donde tuvieron que dormir en los suelos y pasillos de mármol, rodeados de la suntuosidad de la sede legislativa.

Las autoridades de Washington se han visto obligadas requerir unidades de la Guardia Nacional de Maryland y Virginia, estados vecinos, así como de una fuerza de reacción rápida especializada en disturbios.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, dijo el martes al Washington Post que deben ser cuidadosos a la hora de enviar a la Guardia Nacional de otros estados a Washington, ya que hay amenazas de disturbios durante la investidura no solo en la capital, sino también en las sedes de gobierno de los 50 estados del país.

***

Trump pide a sus seguidores evitar la “violencia” antes de la investidura de Biden

El presidente saliente, pidió a sus seguidores no incurrir en “violencia” ni romper la ley en los próximos días, ante las múltiples informaciones que apuntan a nuevas concentraciones armadas antes de la investidura dentro de una semana del mandatario electo, Joe Biden.

“Ante las informaciones sobre nuevas manifestaciones, urjo a que no debe haber NADA de violencia, NADA de romper la ley y NINGÚN vandalismo de ningún tipo”, dijo Trump en un comunicado difundido por la Casa Blanca. “Eso no es lo que yo defiendo, y no es lo que defiende Estados Unidos. Pido a TODOS los estadounidenses ayudar a rebajar las tensiones y calmar los ánimos. ¡Gracias!”, añadió.

El breve comunicado del presidente saliente llegó mientras la Cámara de Representantes se preparaba para acusarlo de “incitar” la insurrección de sus seguidores la semana pasada en el Capitolio, lo que obligará al Senado a someter a un segundo juicio político (“impeachment”).

Trump ha mandado mensajes contradictorios sobre el asalto de sus seguidores al Capitolio: durante el ataque los describió como “gente muy especial”, pero después intentó distanciarse de ellos y condenar la violencia.

Este martes, Trump evitó asumir ningún tipo de responsabilidad por lo ocurrido y defendió como “totalmente apropiado” el discurso que dio antes del asalto al Capitolio, en el que instó a sus seguidores a dirigirse al Congreso para evitar que los legisladores ratificaran la victoria de Biden.

Su nuevo mensaje llega dos días después de que el Buró Federal de Investigación (FBI, en inglés) advirtiera que seguidores radicales de Trump planean “protestas armadas” previstas en todos los 50 estados del país entre el día 16 y el 20, cuando tomará posesión Biden.

Los grupos extremistas, que tras el cierre de miles de sus cuentas en Twitter y el bloqueo a la red social conservadora Parler han comenzado a coordinarse en aplicaciones encriptadas de mensajería como Telegram, también han amenazado con un posible nuevo asalto al Capitolio o a las sedes de los Congresos estatales.

Pese a la petición de Trump de evitar la violencia, algunos analistas creen que el mandatario saliente ha envalentonado todavía más a los extremistas con sus afirmaciones de este martes de que el juicio político que se está preparando en el Congreso está generando mucho “enfado” en el país.

#PA.