El Congreso español votó el ingreso mínimo familiar

El Congreso español votó el ingreso mínimo familiar

El Congreso español aprobó este miércoles el nuevo Ingreso Mínimo Vital (IMV): una renta básica con la que se pretende frenar la pobreza en las familias e impulsar la inclusión laboral de los colectivos más desfavorecidos. Si bien el decreto ya había sido aprobado por el gobierno el día 29 de mayo, era necesario su convalidación parlamentaria con el resto de las fuerzas políticas.

En una votación poco común por el grado de acuerdo conseguido entre las bancadas de los distintos partidos, el decreto contó con el voto positivo de todos los miembros del Congreso de Diputados, menos del espacio ultraderechista Vox que se abstuvo en la votación, por entender la medida como un “efecto llamada” para la inmigración.


Sin duda, la ley es un triunfo importante para el gobierno de coalición que asumió el año pasado; en particular para las figuras del presidente Pedro Sánchez y el promotor del proyecto y vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, de Unidas Podemos.

Por su parte, los diputados se comprometieron a tramitar el proyecto de ley por el procedimiento de urgencia para achicar los tiempos burocráticos de espera; la medida llega en la etapa de reapertura económica y social del país, luego de que la cuarentena y la pandemia del coronavirus perforaran las economías locales, retrajeran el consumo interno y erosionaran miles de fuentes de trabajo.

La renta mínima en cuestión, va desde 461 euros hasta los 1.015 euros mensuales (500 -1.200 dólares) y podrán tener acceso todas las personas de entre 23 y 65 años o desde los 18 años que tengan menores a cargo. Un dato para nada menor, es que la renta solo la perciben los españoles o aquellos residentes legales que tengan al menos un año de estadía en el país, con la excepción de las personas vulnerables en situaciones de violencia de género o explotación sexual donde no será excluyente esa condición.


***

En su discurso de defensa del proyecto ante el Parlamento, Iglesias remarcó: “Las sociedades más igualitarias y que protegen mejor los derechos sociales son más seguras”. Y agregó que “no hay libertad si no se llega a fin de mes”. Junto al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, coincidieron en que se trata de una de las medidas con mayor capacidad de redistribución de rentas y que “dignifica el país”.

En España ya están vigentes rentas básicas, aunque con distintos criterios dependiendo la región, por lo tanto el objetivo actual es configurar un ingreso “mínimo nacional” vital, que luego cada comunidad decidirá como complementar, y que a su vez es compatible con rentas salariales e incentivos al empleo.

Se prevé que la medida pueda beneficiar hasta a 2,3 millones de personas en España (850 mil hogares) y la mitad del total son niños. Para el estado español, la inversión estatal implica anualmente una suma de 3.000 millones de euros, que representa un 0,24 % del PIB (según datos del año 2019) y es sumamente importante para hacerle frente a la crisis social venidera.

De acuerdo con las nuevas previsiones de la OCDE, España viene siendo la cuarta economía más castigada por la crisis del coronavirus entre los países del G20, con una caída del Producto Interno Bruto del 11,1 %, solo por detrás de Italia (-11,3 %), Francia (-11,4 %) y el Reino Unido (-11,5 %).

#PA. Té­lam . EFE.

jueves 11 de junio de 2020