Día del refugiado: Escuchar puede cambiar el mundo

Por Penélope Canónico

Por Penélope Canónico


Se celebra cada 20 de junio en todos los rincones del planeta.

Detrás de cada número hay una persona forzada a dejar su hogar y una historia de desarraigo y sufrimiento. Escuchar, conocer y reconocer la realidad e identidad de las personas refugiadas. Una experiencia inmersiva, centrada en el mundo sonoro para descubrir su capacidad de resiliencia en la reconstrucción de sus vidas.

Es la propuesta de la Oficina Regional del ACNUR, el organismo de Naciones Unidas encargado de brindar protección internacional y soluciones a los refugiados y otras personas de interés, que conmemora el día mundial del refugiado a través del arte creado por el reconocido músico argentino Santiago Vázquez a partir de las voces y sonidos de personas refugiadas en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.

Bajo el lema #EscucharPuedeCambiarElMundo, esta pieza artística (inmersiva.org) se estrenará el 20 de junio a las 20hs (Bolivia/Chile/Paraguay) y 21hs (Argentina/Uruguay) en el marco del evento online Jam Festival 2021. Se presenta como una invitación a reconocer la fuerza de la diversidad, la potencia del sonido y la música como lenguaje universal, más allá de las fronteras.

“En este viaje pude encontrarme con mi propia historia, como hijo de una familia que consiguió el status de refugiados en España. Y, al escuchar las historias de diversas personas refugiadas en varios países de Latinoamérica revalorizo lo que atravesaron mis padres y el importante apoyo que recibimos por parte de ACNUR en ese momento. Espero que, en este proyecto musical, en el que combiné las voces de diversos encuentros y charlas con estas personas provenientes de Nigeria, Congo, Venezuela, Cuba y Siria, con mi propia voz como músico, se perciba algo del mundo de desafíos y también oportunidades que la experiencia del refugiado conlleva”, señala Vázquez.

***

Qué dice Informe de Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado 2020 

América Latina continúa experimentado la mayor crisis de desplazamiento forzado en su historia contemporánea. A pesar de la pandemia, el número de personas que han huido de las guerras, violencia, persecución y violación de los derechos humanos en 2020 alcanza casi los 82,4 millones, según el último informe anual de ACNUR, sobre tendencias globales- Esto supone un aumento del 4% sobre la cifra récord de 79,5 millones alcanzada al final de 2019.

Así, a finales de 2020 había 20,7 millones de refugiados bajo el mandato de ACNUR, 5,7 millones de palestinos y 3,9 millones de venezolanos desplazados fuera del país. Otros 48 millones eran personas desplazadas internas dentro de sus propios países y 4,1 millones adicionales eran solicitantes de asilo. Las cifras indican que, a pesar de la pandemia y de las llamadas a un alto el fuego a nivel global, los conflictos siguen expulsando a personas de sus hogares.

“Merecen nuestra atención y apoyo, no solo mediante la ayuda humanitaria, sino también con la búsqueda de soluciones a su difícil situación”, declaró Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

***

Algunos números

Las niñas y niños menores de 18 años representan el 42% de todas las personas desplazadas forzosas. Es una población particularmente vulnerable, especialmente cuando las crisis se prolongan durante años. Estimaciones recientes de ACNUR muestran que casi un millón de niños han nacido como refugiados entre 2018 y 2020. Muchos de ellos pueden seguir siendo refugiados durante muchos años.

El informe también señala que, en 2020, en el pico de la pandemia, más de 160 países habían cerrado sus fronteras, 99 de los cuales no hacían excepciones con las personas que querían pedir protección. Sin embargo, con la introducción de mejores medidas, como los reconocimientos médicos en las fronteras, certificados médicos o cuarentenas tras la llegada, procedimientos simplificados de registro o entrevistas a distancia, se fue incrementando el número de países que encontraron la forma de garantizar el acceso al asilo al tiempo que intentaban contener la propagación de la pandemia. 

Al mismo tiempo que las personas seguían huyendo a través de las fronteras, varios millones más se veían obligadas a desplazarse dentro de sus propios países. Impulsadas fundamentalmente por las crisis de Etiopía, Sudán, los países del Sahel, Mozambique, Yemen, Afganistán y Colombia, el número de personas desplazadas internas creció en más de 2,3 millones.

En cuanto a la situación en el sur de América Latina, a diciembre de 2020, las personas de interés de ACNUR en los países que cubre la Oficina Regional (Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay) alcanzaron las 694.199 personas. En Argentina, son 185.342. Entre ellas, 3.988 personas refugiadas (cuyas principales nacionalidades son colombiana, peruana y siria), 9.247 solicitantes de asilo (cuyas principales nacionalidades son venezolana, senegalesa y cubana), 448 personas que ingresaron a través del Programa Siria y 171.659 personas venezolanas desplazadas en el extranjero.

***

5 datos sobre el desplazamiento forzado

– El desplazamiento forzado casi se ha duplicado desde 2010 (41 millones entonces frente a 79,5 millones ahora).

– El 80% de las personas desplazadas del mundo se encuentran en países o territorios afectados por inseguridad alimentaria aguda y desnutrición, muchos de ellos son regiones que enfrentan riesgos climáticos y de desastres naturales.

– Más de ocho de cada 10 refugiados se encuentran en países en desarrollo, generalmente un país vecino del que huyeron.

– El Informe Tendencias Globales cuenta todas las principales poblaciones desplazadas y refugiadas, incluidos los 5,6 millones de refugiados palestinos que están bajo el mandato de la Agencia de la ONU para Refugiados Palestinos (UNRWA) que con 70 años de experiencia trabaja en 135 países.

– El compromiso de Desarrollo Sostenible de 2030 de “no dejar a nadie atrás” ahora incluye explícitamente a las personas refugiadas, gracias a un nuevo indicador sobre refugiados aprobado por la Comisión de Estadística de la ONU.

#DíaDelRefugiado #ConLosRefugiados #ConLasRefugiadas 

#EscucharPuedeCambiarElMundo 

#PA.

Notas Relacionadas

“Habrá un antes y un después” de la movilización en Uruguay

Con la emoción contenida bajo un cielo de un solo color, una multitud de uruguayas y uruguayos de distintos ámbitos y procedencias, de los más diversos colores y sectores del sector productivo, social y económico del país, este miércoles 15 se celebró una jornada de lucha y reflexión, de propuestas y señales, de esperanza y futuro.