Suárez en campaña y con Miami al borde del caos sanitario

Suárez en campaña y con Miami al borde del caos sanitario

Por José Ortega

El alcalde de Miami, la ciudad de Estados Unidos con más casos de COVID-19 en el país, reconoció su fracaso ante el avance de la pandemia. Francis Suárez primero dijo que “era esperable que fuésemos los más afectados” y después culpó a “la falta de disciplina” de los habitantes.

Suárez, que estuvo entre los primeros en contraer la enfermedad en la ciudad, afirmó que frenar el avance del virus sin destruir la economía es posible todavía si la ciudadanía coopera, pero no descarta imponer una nueva cuarentena. “Es algo que estamos analizando cada día y vamos a tener que tomar decisiones muy difíciles en los próximos días si esto no mejora”, dijo ayer durante una entrevista con Efe

“Si esto fuera cosa solo de un virus -agrega- no habría problema, cerraríamos la ciudad mañana, pero va a afectar a miles de personas el hecho de cerrar la economía por completo, es algo que se tiene que balancear con la realidad que tenemos en una pandemia”.

Cuando se le preguntó por los 15.300 casos nuevos en un día que Florida registró el 12 de julio, la mayor cantidad diaria en todo Estados Unidos desde que se inició la pandemia, reconoció que “no es positivo” desde ningún punto de vista.

En una entrevista firmada por Soledad Cedro en el portal Infobae, el alcalde se escuda: “Lógicamente, el contagio del virus tiene que ver con la densidad poblacional y siendo Miami la ciudad más grande y de mayor densidad en el estado era esperable que fuésemos los más afectados”.

Y en ese plan agregó que “Pero además del contagio orgánico entre residentes también hay que considerar que somos una ciudad cosmopolita y que el aeropuerto de nuestro condado recibe 50 millones de visitantes al año”.

***

En las últimas 24 horas se registraron 2.090 nuevos casos de COVID-19 en Miami-Dade y la cuenta acumulada desde el 1 de marzo está en 69.803 casos, de ellos 1.175 mortales. En toda Florida desde el 1 de marzo 291.629 personas se han contagiado la enfermedad y 4.409 han fallecido, contando la 132 de las últimas 24 horas, que es una cifra récord para el estado.

Pese a las alarmantes cifras, a la tendencia en alza, y a las críticas de especialistas en enfermedades infecciosas que compararon que lo que ocurre en Miami se asemeja a lo que ocurrió en la ciudad china de Wuhan, el alcalde consideró que la comparación es “un poco fuerte”.

Sin embargo, según publicó Infobae, las terapias intensivas de Miami están trabajando al 92 por ciento de su capacidad. “Sabemos que más del 30 por ciento de las personas se están contagiando por contacto en su propio hogar y por un miembro de la familia”, dijo Suárez. Con esos datos, suponer lo que puede suceder en Miami es casi una cuestión aritmética.

Con ese mismo pensamiento frío, el alcalde que éste año intentará ser reelecto dijo que se encuentra “balanceando una crisis sanitaria con una crisis económica”. “Sabemos que si cerramos todo, el contagio baja. Pero también sabemos que el impacto para nuestra economía sería brutal y muchos de nuestros comercios no sobrevivirían”, agregó.

***

Suárez, cuyo padre, Xavier Suárez, también fue alcalde de Miami y en las elecciones de este año competirá por la Alcaldía de Miami-Dade contra el actual alcalde Carlos Giménez

En plena campaña, la realidad a la vista obligó a decir a Suárez un dato relevante sobre la situación sanitaria en el que se encuentra la ciudad: “por el momento la mortalidad se ha mantenido baja, tenemos suficiente capacidad (hospitalaria) por lo menos para las próximas semanas y hemos tomado medidas para reducir la curva del aumento de infecciones. Obviamente necesitamos la cooperación de nuestros residentes para llegar a ese punto”.

Luego apuntó contra los ciudadanos: “una parte de lo que estamos viendo en este momento tiene que ver con la falta de disciplina”. Refiriéndose a quienes no cumplen con las normas para prevenir los contagios, demostrando debilidad del Estado. Y luego echó barro al resto de las autoridades estatales, condales y locales. “Creo que necesitamos tener más comunicación para dar un mensaje único”. “Es mejor tener consistencia de comunicación y de mensaje”.

Sobre las medidas que está tomando en este momento crítico, mencionó que para asegurar que los negocios cumplen las reglas para prevenir la COVID-19 se están aplicando a los infractores cierres de 24 horas a 30 días, dependiendo de la gravedad. Además, está tratando con las autoridades del estado la posibilidad de usar hoteles como unidades de aislamiento, pero por ahora no sabe de cuántos podrá disponer. 

Suárez dice que el hecho de que 2020 sea un año electoral no le afecta en sus decisiones sobre la COVID-19. “Para mi esto es en base a la ciencia, los expertos y la forma en la que afecta a la economía”, argumentó.  ♣♣♣

#PA.

Miércoles 15 de julio de 2020.