Las fronteras en Misiones no se abren

Las fronteras en Misiones no se abren

Por Cristian Franchi


Pese a un nuevo reclamo paraguayo, el gobierno de Misiones se mantiene firme en la postura de mantener las fronteras cerradas.

En Misiones, la flexibilización durante la pandemia o la “salida binaria” –como se ha llamado desde un principio- demostró tener éxito. La población dio muestras de responsabilidad y el Gobierno provincial diagramó un avance gradual para volver lentamente a la normalidad.

A diferencia de otras provincias, Misiones está rodeada en un 80% de su territorio por límites internacionales, teniendo en muchas localidades un ida y vuelta casi constante tanto a Brasil como a Paraguay en materia comercial y otros rubros.  

El cierre de las fronteras generó diferentes situaciones en todo el territorio provincial, siendo Puerto Iguazú una de localidades que más lo sintió, teniendo en cuenta que gran parte de los ingresos son mediante el turismo internacional y de los países limítrofes. Caso contrario fue el de Posadas, donde mantener el cerrojo en el puente internacional San Roque González de Santa Cruz posibilitó que el castigado comercio local pueda tener al menos unos meses de alivio.

A mediados de noviembre, el Gobierno nacional a través de la Dirección Nacional de Migraciones anunció la intención de implementar una prueba piloto para la apertura del paso internacional entre las localidades de Puerto Iguazú y Foz de Iguazú. “Estamos trabajando con el gobierno de Misiones con el objetivo de abrir las fronteras terrestres con Brasil y Paraguay, pero aún no tenemos una fecha exacta de cuándo podría suceder”, señaló al matutino local El Territorio la titular de la Dirección Nacional de Migraciones, Florencia Carignano.

En ese sentido, desde el gobierno provincial anunciaron el envío de un proyecto para trabajar de manera progresiva en la apertura de la frontera, aunque la última palabra la tiene la Casa Rosada. Es que en la prórroga de las medidas sanitarias, se recordó que hasta el 20 de diciembre rige el cierre de las fronteras del país para residentes extranjeros, en el afán de preservar la salud de la población ante la pandemia que aún afecta al mundo. En Misiones, en tanto, la emergencia sanitaria por coronavirus se extiende hasta el 31 de diciembre, como se publicó hace un mes en el Boletín Oficial.

***

Con Paraguay la relación es más tirante. Cuando desde Encarnación más se presiona para que el puente se reabra, la gestión del mandatario misionero Oscar Herrera Ahuad más reafirma su postura. Las fronteras no se abren. Incluso esto fue motivo de un cruce dialéctico entre el gobernador de Itapúa Juan Schmalko y su par de Misiones.

En esta oportunidad, fue el intendente de Encarnación –localidad vecina a Posadas- el que salió al cruce con los reclamos. En los últimos días, decenas de encarnacenos se movilizaron por las calles de la ciudad en el Departamento Itapúa, con varios reclamos. Incluso para conseguir mayor presencia de vecinos, la Municipalidad de esa localidad decretó un asueto de 8 a 12, lo que permitió la presencia de trabajadores de servicios.

Pese a los reclamos y las presiones desde el otro lado del puente, la postura del Gobierno de Misiones sigue firme y con aval de la Casa Rosada. El propio gobernador Herrera Ahuad confirmó que la decisión está basada en el creciente número de casos de Coronavirus en Paraguay y Brasil.

“No podemos de un día para otro generar una apertura de todos los niveles, hablo de las cuestiones internacionales, con lugares limítrofes que tienen una segunda ola o un rebrote que puedan impactar en la provincia de Misiones” sostuvo el mandatario misionero. Para Herrera Ahuad “es un momento de extrema movilidad en el mundo, pedimos la máxima responsabilidad de la población para que acompañe el tremendo esfuerzo que se hizo durante todo un año. Estamos cerrando un año sumamente complejo y hemos llegado a esta instancia donde prima la responsabilidad social”. Decisión tomada, las fronteras no se abren. ♣♣♣

#PA.