El encuentro de Trump y López Obrador con eje en la economía

El encuentro de Trump y López Obrador con eje en la economía

Los presidentes de EE.UU., Donald Trump, y México, Andrés Manuel López Obrador, confiaron ayer que el tratado comercial T-MEC ayude a sus respectivos países a superar la crisis económica causada por el coronavirus, que ha “afectado profundamente” a sus naciones.

En una declaración conjunta que firmaron después de su encuentro en la Casa Blanca, los dos mandatarios celebraron la entrada en vigor el pasado día 1 del T-MEC, renegociado entre EE.UU., México y Canadá para sustituir el antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que databa de 1994. “El T-MEC es el instrumento ideal para proporcionar certidumbre económica y una confianza renovada a nuestros países, que será crucial para la recuperación que ha empezado en nuestras dos naciones”, indica la declaración, que ambos firmaron en inglés y español.

Agregaron que el acuerdo también fortalece la cooperación mutua “en la lucha contra la corrupción con los castigos más fuertes en comercio internacional de cualquier acuerdo de comercio”. Ambos mandatarios destacaron los avances logrados para conseguir “una asociación renovada y fortalecida, equipada para los desafíos económicos y de seguridad del siglo XXI”.

Sobre el T-MEC, la declaración asegura que fortalecerá la competitividad global de Norteamérica y “promoverá el crecimiento económico, el empleo y la prosperidad de los pueblos estadounidense y mexicano”. México se convirtió en el mayor socio en el comercio de bienes de EE.UU. en 2019 y actualmente el intercambio bilateral diario está valorado en 1.600 millones de dólares, recuerda el documento.

“El T-MEC marca el comienzo de una nueva era que beneficiará a los trabajadores, agricultores, ingenieros y empresarios de ambos países, que son la columna vertebral de nuestras economías integradas”, destacaron.

***

Los mandatarios reconocieron los profundos daños ocasionados por la pandemia de la COVID-19 e indicaron que ambos países siguen coordinando estrechamente sus respuestas a los desafíos económicos, de salud y de seguridad sin precedentes credos por la enfermedad.

Desde marzo, los dos países restringieron los viajes entre ellos a los esenciales, pero garantizando el flujo de bienes y servicios fundamentales, así como las cadenas de suministro y el movimiento de trabajadores de emergencia, según recordaron.

Los mandatarios no hablaron en su reunión sobre inmigración ni temas relacionados con la frontera o los jóvenes indocumentados conocidos como “soñadores”, según el Gobierno de México. 

El jefe de la Oficina de la Presidencia de México, Alfonso Romo, aseguró tras el encuentro que solo se habló “del tratado comercial” T-MEC que acaba de entrar en vigor, y de la cooperación bilateral ante la pandemia del coronavirus. 

En declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, Romo negó con la cabeza y repitió “del tratado comercial” cada vez que se le preguntó si los presidentes hablaron sobre inmigración, frontera o los “soñadores”. 

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo en una rueda de prensa tras el encuentro que el tema de inmigración solo “salió a relucir muy brevemente”, en el sentido de “subrayar la gran cooperación entre Estados Unidos y México” en materia migratoria. También destacó en particular la decisión de López Obrador de movilizar a la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala, algo que “ha permitido grandes avances” a la hora de contener la inmigración ilegal.

Preguntada por si Trump y López Obrador hablaron sobre la promesa electoral del primero de que México pagaría por la construcción del muro en la frontera común, la portavoz respondió: “Ese tema no se tocó mientras yo estuve en la sala”. 

***

Antes de reunirse con sus respectivas delegaciones, Trump y López Obrador conversaron durante un rato a solas, apenas acompañados por sus intérpretes, en el Despacho Oval. 

En sus declaraciones a la prensa tras el encuentro, López Obrador defendió a los migrantes mexicanos en EE.UU. como gente “buena y trabajadora”, pero también dio las gracias a Trump por haber sido “respetuoso” con esa comunidad. 

Lo hizo a pesar de que Trump, durante su campaña electoral de 2016, llamó “violadores” y “criminales” a los inmigrantes mexicanos y a que ha implementado una dura política contra la población indocumentada en el país. 

Según informes de prensa, Trump planea rescindir de nuevo esta semana el programa conocido como DACA, que protege de la deportación a unos 650.000 indocumentados que llegaron a EE.UU. de niños, y de los que aproximadamente el 80 % son mexicanos. 

Tras su encuentro en la Casa Blanca y su comparecencia conjunta, Trump y López Obrador tenían previsto mantener una cena junto a dos decenas de empresarios de ambos países, precedida de una nueva declaración a la prensa. 

#PA. EFE, Washington.

Jueves 9 de julio de 2020.