Ecuador vive un clima de tensión por no resolver sus resultados electorales

Ecuador vive un clima de tensión por no resolver sus resultados electorales

Por Lucia Sabini Fraga

Las elecciones de Ecuador siguen dando que hablar. Desde las elecciones del domingo 7 (hace más de diez días) han surgido cruces, entredichos, acusaciones y escándalos varios respecto al conteo definitivo de votos. El problema principal radica en quién ocupará el lugar para disputarle al candidato correísta Andrés Arauz (Unión por la Esperanza) las elecciones presidenciales en la instancia de balotaje el próxima 11 de abril.

Los conteos dan al centroderechista Guillermo Lasso (Alianza CREO-PSC) con 19,74 % de los votos, mientras que el candidato de perfil ambientalista Yaku Pérez (Pachakutik) obtuvo un 19,38%; un porcentaje ligeramente inferior que lo dejaría afuera de los próximos comicios.

***

Un acuerdo polémico

El viernes 12 se selló un pacto entre los candidatos en pugna Pérez y Lasso, para propiciar un nuevo escrutinio. Si bien ya fue curioso que en el encuentro no incluyeran la voluntad del candidato más votado, Andrés Arauz (ni la presencia de ningún otro partido participante de las elecciones); también despertó ciertas alarmas la entrada en juego de la OEA (Organización de Estados Americanos) y su máximo representante Luis Almagro, quienes luego de la actuación en Bolivia han quedado seriamente cuestionados.

En el acuerdo del viernes 12, estuvieron presentes tanto los dos candidatos en cuestión, como representantes de la OEA y del CNE; y el encuentro pareció más político que institucional, ya que tampoco se establecieron ni plazos ni métodos. Almagro salió a felicitarlos: “Felicito a los candidatos @yakuperezg y @LassoGuillermo por haber tenido un diálogo constructivo y democrático, y al @cnegobec por su apertura y transparencia para garantizar que la voluntad de los ecuatorianos y ecuatorianas expresada en las urnas sea respetada.”

Un dato que abona más la sospecha de que el encuentro fue más anti-sector Correista que pro- institucional, fue la aparición del fiscal colombiano Francisco Barbosa ese mismo viernes en la cuidad de Quito, para entregar el supuesto material probatorio de que el ELN (Ejército de Liberación Nacional) habría financiado la campaña del candidato ganador, Arauz. Sin duda, la estrategia de “ensuciar” al candidato de “Unión por la Esperanza” está corriendo con fuerza.

***

Lasso y una nueva denuncia

En un febrero movida para el país, todos los días hay novedades. El domingo 15, el candidato Lasso dio una nueva vuelta de tuerca a la novela ecuatoriana: emitió una carta donde se despegaba del acuerdo firmado un par de días antes. Observó que el acuerdo debería ser entre todos los candidatos de la primera vuelta e instó al CNE a no caer “en actos ilegales y hasta delictivos”.

En su escrito y en sus redes sociales salió a despegarse del candidato indigenista y advirtió a Pérez: “no voy a caer en sus provocaciones; la verificación contable solicitada por usted debe ser transparente y jamás obedecer a sus intentos de fraude y caos en la democracia.”

El lunes 15 se suspendió una reunión prevista del máximo órgano electoral para dirimir el conflicto, situación que el presidente de Ecuador Lenin Moreno salió a criticar, al igual que la OEA, exhibiendo su preocupación “sobre la falta de definiciones respecto al proceso electoral.” En su Twitter Moreno apuntó directo: “Me preocupa suspensión de la sesión del CNE de esta noche. El compromiso de actuar con seriedad y sensatez hacia el país requiere transparencia y sentido de oportunidad en su pronunciamiento. He dispuesto a Finanzas atender requerimientos de recursos si fuese necesario”, escribió el mandatario.

Con todos los ojos puestos allí, este martes 16, finalmente el CNE se expidió sobre el informe presentado por el director de Asesoría Jurídica de ese mismo órgano, que respaldaba el pedido de Pérez. La votación obtuvo dos miembros a favor, uno en contra, una abstención y la ausencia de uno de los consejeros; con ese resultado insuficientes para la aprobación, el órgano electoral debió frenar el pedido el informe técnico jurídico que avalaba el recuento parcial en 16 provincias del país y del 100 % en la de provincia de Guayas. “No se aprueba el informe; ni se aprueba ni se niega el informe”, aclaró el secretario de la sesión tras la votación; una respuesta por demás compleja ante un escenario tan poco claro. Según la ley electoral, los resultados debían ser dados a conocer a los 10 días de la elección (es decir, ayer miércoles 17), una situación no solo improbable sino peligrosa.

***

Movilizaciones y clima incierto

Por su parte, el movimiento político indígena Pachakutik convocó en el día de ayer una marcha nacional para exigir al Consejo Electoral el recuento de votos, un pedido con el que el candidato Pérez viene amenazando hace tiempo. “La caminata incluirá varias provincias, desde el centro del país llegará al CNE, calculamos que en seis o siete días”, manifestó el coordinador de ese espacio político, Marlon Santi, para explicar el tipo de convocatoria.

El candidato Pérez no da tregua en sus acusaciones, pero decidió cambiar su mirada respecto a la posibilidad de apoyar al millonario Lasso -como sí hizo en las elecciones del 2017-. En una conferencia de prensa de este miércoles, el candidato dijo que “Ni sueñen que vamos a apoyar a la delincuencia organizada de Lasso, ni sueñen que para evitar que venga Correa al Ecuador tengamos que apoyar al feriado bancario y a la corrupción del señor Guillermo Lasso… somos los únicos que podemos ganar” advirtió. Es que la ruptura del pacto de hace solo una semana tuvo evidentes consecuencias en su discurso.

También acusó al CNE de complicidad de fraude y de ser un órgano corrupto. “Estas lecciones son una caricatura de transparencia electoral” expresó Pérez y dio por sentado que continuarán movilizados hasta obtener un nuevo conteo: “No vamos a renunciar a la resistencia legal y social jamás”. Por ahora, el clima sigue tenso y no parece despejarse fácilmente. ♣♣♣

#PA.