“Nos están matando en Colombia”, el presagio de un joven que lucha por su vida “nos están matando en colombia”, el presagio de un joven que lucha por su vida - foto lucas villa 1 01 - “Nos están matando en Colombia”, el presagio de un joven que lucha por su vida

“Nos están matando en Colombia”, el presagio de un joven que lucha por su vida

Por Federico García


El estudiante Lucas Villa se convirtió en un símbolo del Paro Nacional en Colombia. En un audio enviado a su amigo un día antes de recibir ocho disparos en medio de una protesta, dice: “Todos podemos morir, pero ¿cómo uno va a dejar a su pueblo?”

“nos están matando en colombia”, el presagio de un joven que lucha por su vida - Federico Garcia 1024x1024 - “Nos están matando en Colombia”, el presagio de un joven que lucha por su vida

“Ahorita en Colombia, sólo el hecho de ser joven y estar en la calle es arriesgar la vida. Todos podemos morir acá, pero cómo uno va a dejar a su pueblo ¿Cómo no salir a marchar, a protestar mañana 5 de mayo?”.

Un día después de enviar ese mensaje a su amigo Leandro, el estudiante Lucas Villa, de 37 años, recibió ocho balazos y por estas horas se debate entre la vida y la muerte, luego de que los médicos declararan su “estado neurológico muy grave”.

Esa noche, mientras los manifestantes cantaban en inmediaciones al viaducto César Gaviria de la ciudad de Pereira, fueron baleados por al menos dos personas que viajaban en motocicleta vestidas de civil, según declararon los testigos del hecho.

Villa estaba entre ellos y recibió ocho impactos de arma de fuego en el cuello, cabeza, tórax y brazos. El momento posterior al ataque fue captado en videos que muestran al joven tirado boca arriba en el piso, perdiendo mucha sangre. Junto a él, otras dos personas yacen heridas. Una de ellas es Andrés Felipe Castaño, de quien aún se desconoce su estado de salud.

Lo primero que se dijo es que Villa había muerto, luego que tenía muerte cerebral, algo que posteriormente fue descartado por el director del hospital San Jorge, donde permanece internado en cuidados intensivos.

Rápidamente, se viralizaron imágenes que lo retrataban bailando y cantando pacíficamente, con lo cual el estudiante se convirtió inmediatamente en un símbolo del Paro Nacional de Colombia, protestas que se iniciaron el pasado 28 de abril y que derivaron en una represión que dejó al menos una veintena de muertos, y que todavía hoy continúan en las calles del país gobernado por Iván Duque.

***

La visibilidad y liderazgo del estudiante, que exhortaba permanentemente a los jóvenes a salir a la calle, hacen suponer a su círculo íntimo que no se trató de un ataque al azar: “Estamos 100% seguros de que el ataque fue perfilado y planificado”, le dijo un amigo suyo, desde el anonimato, a la BBC.

Por su parte, el gobierno de Pereira ofreció una recompensa de 50 millones de pesos colombianos para “cualquier persona que nos pueda aportar material probatorio para esclarecer este acto criminal que hoy se produce en nuestra ciudad”, dijo el secretario Álvaro Arias Vélez.

Eso no evitó que las críticas se direccionaran hacia la figura del alcalde Carlos Maya, que tres días antes del atentado contra Lucas Villa incitó a la creación de grupos paramilitares para detener las protestas: “Vamos a convocar a todos los gremios de la ciudad y a los miembros de la seguridad privada para hacer un frente común junto a la Policía y el Ejército para recuperar el orden en la seguridad ciudadana. La ciudad de Pereira no se detiene ni se detendrá y no la vamos a dejar en manos de los violentos”, dijo en una conferencia rodeado de uniformados.

***

Un presagio

“Nos están matando en Colombia”, se escucha y se ve decir al alumno de la Universidad Tecnológica de Pereira en un video grabado durante las manifestaciones del 5 de mayo. Como si sus palabras hubieran sido un presagio de su trágico porvenir, esa misma jornada fue baleado de muerte.

Para su amigo y compañero de aula Leandro Libreros, Lucas siempre estuvo dispuesto a dar la vida por ver un país en paz. Pero no lo dice sólo desde el corazón, ya que dio prueba de ello al compartir con el diario El Espectador un audio enviado por Villa el día antes de las marchas en Pereira.

“Puede pasar lo peor para todos, muchos podemos morir porque ahorita en Colombia el solo hecho de estar en la calle y uno ser joven es arriesgar la vida. Todos podemos morir, pero, ¿uno cómo va a dejar a su pueblo?, ¿uno cómo no va a salir a marchar mañana 5 de mayo? No puede. Toca asumir que, si toca irse, toca irse. Ojalá el espíritu nos guíe y nos cuide para que podamos sobrevivir para crear un mundo nuevo”, se escucha en un mensaje de voz de 1:28 minutos.

Aunque las investigaciones del caso están apenas por comenzar, su familia ya tiene una hipótesis firme: “A mí me mostraron un video donde a él le estaban apuntando con una luz infrarroja desde un puente en la parte superior del viaducto, como marcándolo con el láser. Es posible que en ese momento ya habían tomado la decisión de atentar contra la vida de mi sobrino, porque no tiene otra lógica”, aseguró su tía Martha Viviana de las Salas.

En otro de los audios que le envió a Leandro Libreros, también en la madrugada del 5 de mayo, horas antes del atentado, le dice: “En este momento se puede conectar con el amor de una nación, intentemos hacer eso, es la única manera. Estamos a punto de vivir lo más doloroso que nunca hayamos vivido, pero estamos a tiempo de detenerlo”. ♣♣♣

#PA.